Jokin Murguialday: “Al pasar el Mortirolo es cuando más cerca he estado de sentirme profesional”

Por sus venas corre sangre de tubulares y radios, de botellines y pedales, glóbulos de ciclista. Rojos de pasión que es lo que captas al escuchar sus palabras. Jokin Muguialday (Agurain-Salvatierra, 2000) acaba de correr el Giro en versión joven. En la mochila, además del móvil, se acumulan experiencias no vividas hasta ahora que, en algún caso, le animan a seguir. Sube y baja como las montañas rusas. De vez en cuando alguna costalada y siempre la eterna esperanza de alcanzar el profesionalismo.

El Giro de Italia Sub-23 ha sido una oportunidad para demostrarte que eres capaz de afrontar ocho etapas seguidas…

-La verdad es que no se me ha hecho nada largo y si no hubiera sido por las heridas habría estado bastante normal como cualquier día. El octavo y último era uno de los que mejor me sentía ya que estaba bastante curado de las heridas y la etapa se adaptaba muy bien a mis características.

No estáis acostumbrados a eso. ¿Qué cambia en relación con las carreras de un día o vueltas más cortas?

-El mayor cambio es la gran velocidad, al fin y al cabo éramos el único equipo amateur de todo el Giro y como es lógico no estamos acostumbrados a correr con pros. En el llano iban increíblemente rápido y a nadie le afectaba el paso de los días como puede sentirse en amateur. Los inicios de puerto eran horribles para poder entrar delante y los primeros 20/30 min se hacían exageradamente rápidos.

Corréis a mucha velocidad. Eso supone un riesgo de caídas. Dos compañeros tuyos debieron retirarse y tú sentiste el asfalto en tu piel…Estabas cosido a heridas…

-Está claro que las caídas son y serán siempre parte del ciclismo, tarde o temprano todos nos vamos al suelo y como ciclistas solo podemos aceptarlo, levantarnos y seguir mirando hacia delante ¡jeje!. En este caso la mayoría de caídas fueron por la lluvia, eran carreteras que no estaban acostumbradas a mojarse y al hacerlo…pues al suelo ¡jaja!. Es realmente una pena que mis dos compañeros se tuvieran que retirar por algo así. Yo me caí al principio de carrera y la carrera se me hizo mentalmente eterna, ver que el trabajo de todo un año se puede acabar así…siempre es un duro golpe de moral. Sin embargo, si puedes superar ese golpe como pude hacerlo yo, esa es sin duda la parte más importante con la que me quedo de todo el Giro.

Terminar entre los diez primeros, teniendo en cuenta el nivel de corredores que competían, ¿Cómo lo valoras?.

-La verdad es que no me ha sentado como para celebrarlo. Siento como si hubiera hecho top 10 en cualquier vuelta amateur de aquí. Es cierto que hay un gran nivel de corredores pero al fin y al cabo al hacer 8º siempre hay que pensar en incluirse a uno mismo en ese gran nivel de corredores, aunque es cierto que antes del Giro es cierto que estaba bastante asustado por que pensaba que eran muy superiores. Son los mejores sub23 del mundo y no sabes cómo te vas a sentir con ellos.

En la última etapa de Aprica, el trazado asusta e impone ¿Qué se siente subiendo el Mortirolo?

-Antes del Mortirolo teníamos dos puertos de segunda y se hicieron muy, muy, rápido. Llegamos al Mortirolo 40 ó 50 ciclistas, y subirlo era de lo que más me apetecía de todo el Giro. Los primeros 3/4 kms se hicieron eternos, se destrozó la carrera por completo y yo me quedé solo, cogí mi ritmo y poco a poco fui alcanzando a gente hasta que conecté con el segundo grupo y pude coronar con ellos. Se nos fueron 3 ó 4 por delante y alcanzamos la cima después de ellos. Pasar bajo la pancarta fue fantástico. Durante toda la ascensión te daba tiempo a pensar en mil cosas. Fueron 50 minutos de subida y la verdad fue increíble, coronar en el grupo de adelante y toda la gente que estaba arriba animando, Creo que es el momento de mi vida en el que más cerca he estado de sentirme como un auténtico profesional.

Ese día llegas décimo tercero. Cuando cruzas la línea de meta ¿Respiraste, te emocionaste?

-Lo único que pensé fue «se acabó y lo he hecho bien» ¡jajaja! Llegué contento ya que al final el resultado solo es el reflejo del trabajo bien realizado durante todo el año.

Tres corredores del Caja Rural acabasteis la prueba. Carlos García, Mikel Mujika y tú. Una carrera de éstas pasa factura…

Al acabar la prueba tenía muchos pero muchos mensajes de todos los sitios. Dejé el móvil en la mochila y me relajé con los del equipo comiendo una pizza ¡ jajaja! El viaje de vuelta fue en coche y tuve tiempo de hacer de todo y contestar. Al llegar a casa pasé tres días andando en bici muy despacio. El cuarto me tocó apretar y no podía ni con los huevos ¡Jajaja! Después de ocho días de competición y tres de parón, el cuerpo se me relajó mucho y a alguien como yo no le sienta nada bien parar tanto, pero el descanso también es parte del entrenamiento y al final hay que acostumbrarse a todo.

¿A quién hiciste la primera llamada de teléfono ese día o a quien enviaste el primer mensaje?

-Hablé con el reportero de prensa del equipo y después me llamó mi madre. Esos son los primeros que recuerdo… Los demás son demasiados ¡jajaja!

Jokin, eres de Agurain-Salvatierra, con 20 años cumplidos. Cuando uno compite lejos de casa, en Italia o Bulgaria, subido a una bicicleta ¿sabe que está ante una oportunidad, se mete más presión o deja que las cosas siguen su marcha?

-Con el tiempo he aprendido a que la presión desaparezca. Me sentí igual al salir en la primera etapa del Giro que en una carrera de aquí. La presión normalmente no me afecta. Si algo me sale mal siempre tiene su razón y si me sale bien también la tiene.  Hay que aprender a mantener siempre la calma aunque muchas veces sea difícil.

Esta es una pregunta que seguramente te han hecho mil veces. Eres hijo de Javier Murguialday, un corredor de época, con una trayectoria en la que hay victorias profesionales…¿Te aconseja, te mete caña o deja que seas tú quien experimente y salgas de los problemas?

-Siempre me da consejos y hablamos de cualquier duda o problema que tengo. No me mete caña porque sabe que soy  bastante profesional en todo lo que hago y, seguramente, a la hora de entrenar, de los temas de alimentación y de cuidarse… ha aprendido mucho más de mí que yo de él ¡jajaja!

Por lo general, los ciclistas estáis muy al tanto de la competición y no dudo que sigues el Tour de Francia. Por lo que has podido ver qué te está gustando y quién crees que va a ganar…

-Creo que Roglic, tras la retirada de Egan es el claro favoritos. Se nota que tienen un gran trabajo hecho y un gran equipo que les respalda. Pogacar también es un corredor muy interesante que aunque no tenga equipo no sabemos hasta dónde será capaz de llegar y seguro que no lo pone fácil. Creo que ganará Roglic por su gran regularidad y el talento que tiene para superar cualquier situación.

Todos tenéis vuestros pequeños ídolos, corredores que os cautivan porque se comportan de un modo dentro y fuera de la carretera…¿Hay un espejo en el que te miras?

-Mi ciclista favorito es Froome. Es un gran ejemplo de superación y un puro ganador, un ciclista que pone su cuerpo a un límite al que no llega nadie. Lo hace  por cumplir sus sueños, es un puro ganador y alguien que jamás se rendirá por muchas piedras que tiren a su tejado.

Como corredor en formación, qué destacas de Jokin Muguialday y dónde está el margen de mejora.

-Creo que puedo mejorar de todo un poco. Este año he hecho el trabajo mejor que nunca y el resultado se ha visto. Me gusta mucho entrenar duro y disfruto mucho de la pretemporada. Ver poco a poco como van subiendo los números y se va mejorando, siempre da moral para seguir trabajando duro.

Este año tan atípico ha obligado a suspender carreras, a correrlas en otra fecha, a mover el calendario y adaptarse a otro escenario. ¿Te ha afectado mucho vivir esa realidad diferente?

-La verdad es que en el rodillo he disfrutado mucho, he tenido tiempo de pulir otros aspectos que en la carretera no me daba para progresar como trabajos de fuerza, intensidad, divertirme y sufrir mucho pero mucho en carreras virtuales… mejoré mucho en muchos aspectos y al salir a la carretera se notó.

Este éxito en Italia, la medalla de plata en el Campeonato de España de la categoría. Buenas sensaciones. Si miramos al futuro…¿Dónde pones hoy el punto de mira? A corto, medio y largo plazo…

-Poco a poco he ido mejorando. Los resultados lo han reflejado. Siempre hay que avanzar y está claro que el siguiente paso es pasar a “pros”. Cuando llegue ese día deberé seguir trabajando y continuar con el mismo ciclo. No creo que exista un corto, medio o largo plazo. Cada persona necesita su tiempo, siendo constante todo llegará.

Cuando su padre corría la historia era una. Hoy, otra. En ella se sumerge Jokin que, pese a que le encantan las hamburguesas, sabe que no puede pasarse un centímetro de la dieta establecida. Si le preguntas por sus amigos, responderá sin dudar que siempre están cuando les necesita y siempre siente su apoyo. Como el de quienes componen el Caja Rural, su equipo, sus compañeros, sus jefes y directores, las personas…su segunda familia.

 

 

 

You may also like

0 comments

Leave a Reply