Alex Iriondo: “Han apostado por mí y quiero devolverles la confianza”

Podría ser perfectamente un avezado jugador de póker. Está atento a todo lo que sucede alrededor, con los ojos abiertos como platos, dispuesto al asalto de la pieza, escopeta en ristre. Al mismo tiempo, mantiene en su cabeza el orden y la jerarquía de las ideas que aprendió como estudiante de filosofía. Ese conglomerado pertenece a Alex Iriondo, un futbolista de la zona ancha, sufridor de experiencias que pararon el ritmo de su vida. Una lesión le trastocó todos los planes vigentes. Los quiere recuperar ahora en su nuevo destino. Le espera Villaviciosa y quiere ser leal como el nombre de su equipo.

Villaviciosa, nuevo destino…

-Concluye mi cuarta semana aquí y ya puedo ir dando forma a algunas sensaciones que he ido recogiendo durante este tiempo. Villaviciosa es un pueblo con encanto, donde se respira bastante ambiente y todo queda muy cerquita (el mercado, las tabernas, el ayuntamiento, las tiendas…). Sus alrededores son magníficos; el mar, el monte, los diferentes pueblos (Lastres, Tazones…). Y qué decir de su gastronomía…más allá de los famosos cachopos y sidra. Tengo que dar las gracias al CD Lealtad y a sus trabajadores por el recibimiento que me han dado durante estas primeras semanas. Poco a poco me voy sintiendo más a gusto y cómodo, y eso es gracias también a la cercanía que me muestran.

Primera experiencia lejos de casa, qué esperas de ella. En lo deportivo y en lo personal.

-En lo personal madurar en muchos sentidos de mi vida. Hasta ahora siempre me he encontrado en mi zona de confort jugando en diferentes equipos vascos y ahora llega la primera experiencia que me hace salir de casa (aunque no me he ido muy lejos). Por lo tanto, me va a tocar adaptarme, acostumbrarme, ocuparme y conocerme más a mí mismo.

En lo profesional quiero aportar al CD Lealtad todo lo que esté en mi mano. Ha sido un club que ha apostado por mí y quiero devolverles la confianza con todo mi compromiso, profesionalidad y calidad dentro y fuera del campo. Llego con algunos años de experiencia en la categoría y es algo que también se tiene que notar. Estoy muy agradecido al club.

Las cosas han cambiado mucho. Muchos más equipos, grupos, subgrupos. ¿Crees que la experiencia pasada en la categoría va a servir de mucho?

-“La experiencia es un grado” cómo se suele decir muchas veces. Ha sido un verano difícil y atípico y ahora estamos viendo cuales son las consecuencias a nivel deportivo. Este año va a ser clave para todos, para el futuro próximo que nos va a deparar. Nos ha tocado un grupo duro pero creo que podemos dar la talla y conseguir nuestros objetivos.

Va a ser una liga a 18 partidos, más corta y en la que el comienzo va a ser clave. Pero a fin de cuentas es fútbol de 2B y el objetivo tiene que ser competir para sacar algo positivo en cada partido.

Has cerrado un ciclo en Leioa. Te despediste dando las gracias. Sufriste una grave lesión y te costó volver a ser el futbolista que llevas dentro…

-Mi paso por Leioa ha durado tres temporadas. He vivido momentos muy buenos y a la vez experiencias muy duras. Recuerdo cuando el Leioa apostó y confió mucho en mí y eso me hizo sacar una muy buena versión de mí mismo en el campo; recuerdo también cuando sufrí la lesión del ligamento cruzado en mi rodilla y la confianza que me dio el club para renovarme un año más. Trabajé mucho y duro para volver bien, y creo que lo conseguí. Aun así, la siguiente y última temporada no fue la más prospera en ninguno de los sentidos. Es más, ni pudimos concluirla. De todas formas, volví a sentirme futbolista.

Finalmente, después de un verano complicado en el que ha ocurrido de todo, me entristeció tener que despedirme del Leioa de la manera que lo tuve que hacer. Desde casa y sin hablar las cosas en firme cómo lo habíamos hecho siempre. Aprovecho para dar las gracias a todos los que estuvieron conmigo durante las tres temporadas, no las olvidaré.

En ese tiempo de incertidumbres, qué rondaba por tu cabeza.

El fútbol siempre ha sido mi pasión e ilusión, todavía lo puedo decir así. No cabe duda de que son muchas las experiencias que vas dejando atrás y todas ellas sirven para ir sacando conclusiones. En esta categoría no te vas a enriquecer como para poder vivir tranquilo cuando lo dejes, por eso es importante alimentar otros espacios en tu vida. Los estudios son clave, no solo de cara al futuro sino también para vivir y llevar mejor el presente. Cuando apuestas sólo a una bala y descuidas lo demás, es fácil quedar en el alero.

Por eso, la de este verano no ha sido una decisión fácil. Tenía la posibilidad de apostar en acabar la carrera en casa e ir dando forma con más fuerza a mi día a día cómo “maisu”. No obstante, la posibilidad de seguir jugando al fútbol cerca se complicó, nuevas opciones aparecieron y después de valorarlo todo con tranquilidad decidí que venir a Villaviciosa podía ser una buena opción. Aquí voy a poder llevar a cabo todo lo que tenía pensado, y además voy a respirar aires nuevos.

La persona que conozco es bastante fuerte. A esta hora ¿Temes no responder a la confianza? Hablar de miedos…

-Poco a poco te vas haciendo más fuerte, y tengo claro que esta es una carrera de fondo. No hablaría de miedos, puede que de inseguridades. Al principio cuando te enfrentas a situaciones nuevas te preguntas hasta el porqué de ellas, pero poco a poco vas construyendo tu sitio y las cosas van solas hacia delante. A nivel deportivo hablaría de responsabilidad y un punto de presión. Es una temporada muy importante y tengo claro que he venido aquí a dar lo mejor de mí. El club y yo hemos apostado por lo mismo.

Visto desde fuera, la composición de grupos y subgrupos de Segunda B deja bastante que desear. A vosotros os junta a todos los asturianos y completáis con, nada más y nada menos, que Leonesa, Numancia, Valladolid B y Burgos. Todos aspirantes al ascenso. ¡Vaya tela!

-No cabe duda de que son rivales muy potentes. Además, con esta nueva composición de grupos no va a haber margen de error. Vamos a tener que hacernos muy fuertes en casa y ser un equipo solidario y competitivo. Si así lo hacemos, no tengo ninguna duda de que los resultados van a llegar. Evidentemente, cada equipo tendrá una exigencia diferente y habrá que saber adaptarse y responder a la altura.

Dónde crees que pueden estar las claves para no agobiarse y ser competitivos ante semejante horizonte…

Tenemos que confiar en el trabajo que hacemos, en nuestras capacidades y posibilidades. El equipo rival puede ser mejor, pero el fútbol son 11 contra 11 y se juega en 90 minutos. Tenemos que saber jugar nuestras cartas y ser más inteligentes que el rival. Probablemente, tengan más calidad que nosotros, pero eso lo debemos suplir con el sentido de grupo y el hambre de querer ganar.

El Lealtad junto a tres equipos ascendió sin jugar la última repesca, el play-off exprés. El coronavirus afectó en demasía a todos y el club de repente se encontró en una nueva categoría. Toca adaptarse en los despachos muy rápido y hacer el equipo cuanto antes. ¿Te sorprendió que te llamaran?

Durante este tiempo he conocido el interés de algunos equipos, pero cuando hablamos de interés no hablamos de convicción para fichar. En este sentido, el CD Lealtad sí que me mostró interés y convicción desde el principio y eso ha sido la clave para mí.

Creo que soy un fichaje que les podía encajar. Tengo experiencia en la categoría y estoy en una edad en la que quiero reivindicarme, seguir mejorando y conseguir bonitos objetivos.

¿Qué te has encontrado los primeros días?

Un equipo que no se asemeja mucho a lo que he acostumbrado a compartir en los últimos años. Tenemos personas de diversas nacionalidades dentro del grupo, gente con maneras de ser y tratar de distinto modo. Eso sí, poco a poco me voy dando cuenta de que es un buen grupo humano y eso, en equipos como éste, es la clave.

La mayoría son jugadores sin gran experiencia en Segunda División B, pero tienen calidad, intensidad y ambición para demostrar que llegan para quedarse.

La renovación del entrenador Clemente Sánchez es un signo de confianza. En el poco tiempo que llevas con él y tus compañeros, qué destacas del modo de trabajo.

-Desde el primer día han demostrado cercanía en el trato y profesionalismo en su función. Creo que es un cuerpo técnico completo. De cara a los entrenamientos, me he encontrado con un día a día intenso y de bastante balón. Al principio ha costado un poco, después de estar casi 6 meses sin entrenar a fútbol específicamente, pero poco a poco las piernas se van soltando y empiezas a disfrutar más.

El paso por la Real Sociedad, Lagun Onak, Real Unión, Barakaldo, Leioa…a los 26 años de qué te sirve para la nueva experiencia.

-De todas las experiencias pasadas me quedo con algo que me sirve para la actualidad. Algunas temporadas han sido mejores y otras en cambio han sido más duras de llevar, pero de todas ellas he ido sacando experiencias y conclusiones que han sido enriquecedoras. Siempre digo que el fútbol es un deporte colectivo y al mismo tiempo individual, en la fusión correcta de las dos surgen bonitas cosas. Mentalmente hay que ser fuerte, el deporte es impredecible y también hay decisiones que no están en manos de uno mismo. Otros muchos factores sí, pero hay algunos que se escapan de las manos. Me considero una persona cercana, trabajadora y de equipo y en todos los clubes que he estado creo que lo he demostrado. Aquel que quiera basar su idea en el trato sincero y profesional, además de en el día a día de trabajo y mejora, puede contar conmigo.

Centrocampista de largo recorrido, en qué sistema de juego te desenvuelves mejor.

-En las últimas temporadas he jugado en diferentes posiciones del eje del campo. Por lo tanto, diría que soy un jugador polivalente que me puedo adaptar a diferentes posiciones. Eso no sé si es bueno o es malo, depende del entrenador supongo…jejej. Aun así, cómo bien comentas en la pregunta, soy un jugador de largo recorrido que puede jugar de doble medio centro o de medio centro único. Los sistemas en los que mejor me puedo desenvolver son el 1-4-3-3 y el 1-4-4-2

Nunca has jugado en un grupo diferente de Segunda “B”. Del segundo al primero. Por el tipo de equipos, los terrenos de juego, etc. ¿Crees que las cosas serán diferentes?.

-Vamos a enfrentarnos a equipos con buenos estadios y terrenos de juego. Tenemos que ser conscientes de a qué campos viajamos y a qué rivales nos enfrentamos. Después, cuando juguemos en casa las cosas cambiarán, y también cuando vayamos a campos que se puedan asemejar al nuestro. Evidentemente, el clima norteño también influirá.

No creo que los equipos asturianos difieran muchísimo del estilo de juego que pueden ofrecer muchos equipos vascos, pero lo que si tengo claro es que otros muchos equipos, incluyendo a los filiales, van a exponerse y a querer llevar la iniciativa.

¿Cuáles son los objetivos personales que te planteas ante la temporada que empieza casi a la vuelta de la esquina?.

-Aprovechar esta nueva experiencia y aprender de ella. Trabajar, exigirme, lograr los objetivos y disfrutar con todo ello. Voy a poner todo lo que esté en mi mano para ayudar a este club. Espero conseguirlo.

La idea que hayas podido extraer de sus respuestas, es la que corresponde a su modo de ser y pensar. No hay términos medios, porque está seguro de sí mismo hasta las trancas. Será difícil que se achique, porque sabe que es una oportunidad que no puede desaprovechar. Conoce que muchos jugadores como él, a esta hora, siguen ansiosos esperando un equipo, una llamada del representante, un armario para guardar la ansiedad que produce la espera sin respuestas. Por eso, Alex afronta un reto de calado, en lo personal y en lo deportivo. Con el habitual talante positivo que le acompaña, las cosas serán más fáciles.

 

You may also like

0 comments

Leave a Reply