Mikel Azkoiti: “Nuestra responsabilidad es dar lo mejor de nosotros mismos”

El brazalete del Real Unión se ajusta al brazo de Mikel Azkoiti, uno de los expertos futbolistas del cuadro irundarra. Será mejor o peor defensa, pero está comprometido hasta las cachas.  Quizás, si el entrenador elegido no fuera Aitor Zulaika, a esta hora hablábamos de otra cosa. Los dos han vivido muchas travesías en común y saben de sobra en qué consiste el reto que comparten junto al resto de jugadores y técnicos. A la vuelta de la esquina, el comienzo del campeonato con el filial del Alavés visitando Gal.

¿Qué pensáis dentro del vestuario ante una liga tan rara, con formatos diferentes y varias fases?

-El nuevo formato de competición ha creado curiosidad e ilusión al imaginarte cómo se puede desarrollar la temporada. Que si el subgrupo es exigente, que si este año vale más tener un buen inicio, que si entramos en los tres primeros al final de la primera fase, etc. Como pasa siempre que planificas estas cosas en tu mente, te sumerges en las situaciones que deseas que se den. Al final, me imagino que a todos nos gusta soñar, y me parece necesario. Como también tenemos que ser conscientes de que lo único que está en nuestras manos es trabajar bien a diario y la competición nos pondrá en nuestro sitio en cada fase. Esa es nuestra única responsabilidad, dar lo mejor de nosotros mismos en cada entrenamiento y partido.

Un subgrupo de once equipos. Una jornada de descanso y una primera vuelta con cuatro partidos en casa y seis fuera…

-Antes de que empiece lo bueno, todo son cálculos, mirar el calendario, los campos, los fichajes que han hecho los rivales y demás, algo que también es parte de cada temporada. Luego, todo eso se diluye, vas semana a semana preparando el partido que tienes por delante, y no pasas tanto tiempo mirando estas cosas. Creo que son más para el aficionado que para el jugador.

No sé si es fácil hacer cálculos desde el desconocimiento…¿Partido a partido?

-No es un tópico, creo que es la única manera de afrontar una competición de larga duración. Hay una planificación general previa, pero una vez que empieza la liga, cada rival te exige acoplarte, sin perder tu estilo a poder ser, pero hay que prepararse para adaptarse a cada partido.

Formáis una plantilla de 22 jugadores. Nueve que venís de la anterior y trece nuevos. Prácticamente, un traje nuevo. No es fácil hacerse a una idea de lo que sois y podéis ser…

-Por lo menos, el modisto es conocido en Irun. Se podrán hacer a la idea de lo que quiere coser. La pretemporada es siempre un periodo de adaptación para los integrantes de las plantillas, más aun cuando hay muchas caras nuevas. Creo que cada uno ha enseñado rasgos de lo que somos, a partir de ahora toca demostrar lo que podemos ser juntos.

Entre las novedades, jugadores atípicos de muy diferentes procedencias que os obligan a todos a hacer un esfuerzo por encontrar un equilibrio dentro y fuera del vestuario…

-No diría que por ahora haya supuesto ningún esfuerzo, y espero que en adelante tampoco lo requiera. Creo que se ha formado un gran grupo humano, algo importantísimo para afrontar la temporada, sobre todo para los momentos difíciles, que seguro los habrá. Cuando viene todo de cara es fácil ser grupo, tendremos que demostrarlo cuando lleguen mal dadas.

En medio de todos vosotros un entrenador nuevo, “el modisto” aunque con conocimiento de la casa. ¿En qué insiste Aitor Zulaika?

-Me resulta extraño llamar nuevo a Aitor. Es mi cuarta etapa con él, sexta temporada. Si en algo no ha cambiado es en lo que insiste, en exigir a los jugadores: humildad y trabajo. Lo tiene interiorizado en su modo de hacer. Es algo que se lo transmite perfectamente a los jugadores. Comparto con él ese punto de partida, la base más firme desde la que crecer.

¿Cuáles pueden ser las claves del equipo o dónde crees que pueden estar las fortalezas?

-Desde la base que te he mencionado antes. Las claves serán desarrollar e interiorizar una identidad como equipo en la que creamos y al mismo tiempo ser capaces de adaptarnos a los cambios que exija cada partido. Contamos con jugadores que disponen de la capacidad de marcar la diferencia en momentos puntuales, pero debemos hacer del grupo nuestra principal fortaleza.

Parece claro que el objetivo inicial, en la primera fase, será meterse entre los equipos que pugnan por el ascenso, al menos, a Segunda B “Pro”, es decir, entre los siete primeros de los once que formáis el sub-grupo. ¿Cómo lo ve el capitán?.

-Me imagino que ese objetivo lo compartiremos todos los equipos de la competición. Dicho esto, me crea grandes dudas la conveniencia de marcar, como objetivos mínimos, metas más exigentes. Esas declaraciones no suman puntos y pueden significar un peso que no deberíamos llevar. Es una categoría muy igualada. Basta mirar los últimos años del Unión. Pocos equipos son los que tienen la presión y la obligación de estar la temporada que viene en Segunda División o en la nueva ¨Pro¨. No es nuestro caso, lo nuestro es ilusión por subir. Así lo veo.

Luego, está el tema del COVID-19, los protocolos, etc. Eso también puede ser determinante…

-Por supuesto. Ha habido imprevistos y los habrá durante la temporada. Hay un factor ¨suerte¨ que no podemos controlar, y luego tenemos lo que está en nuestras manos como equipo y como club para reducir las probabilidades de que nos perjudique más o menos este tema.

Llegó a Gal en 2013. Es el jugador de la actual plantilla que más años lleva defendiendo la camiseta txuribeltz. Las ha visto de todos los colores. Inicia su octava temporada. Ha recuperado sensaciones perdidas y se ilusiona ante lo que viene por delante. La unión hace la fuerza. Es cierto, pero si no hay personas que empujen en la misma dirección, será difícil conseguir hazañas. El azkoitiarra lo sabe de sobra.

 

You may also like

0 comments

Leave a Reply