Una protesta de corredores recorta 100 kms la etapa del Giro

Para saber lo que piensa el pelotón y, sobre todo, lo que siente, es obligatorio ser ciclista. Correr entre nieves en octubre y completar etapas muy largas deja sin resuello a buena parte de los protagonistas. Este viernes se produjo una especie de sublevación, un plante antes de la salida.

Como consecuencia del mismo, la organización debió recortar en 100 kms. la jornada y los ciclistas fueron trasladados en los coches de sus equipos hasta la nueva salida en Abbiategrasso. Es decir que, la etapa más larga de la ronda dejó de serlo.

En la división de opiniones de los protagonistas (no hubo unanimidad) quien sale perjudicada es la carrera. Los pueblos y ciudades que hicieron un desembolso para que la prueba pasara por sus localidades se quedaron con las ganas y los aficionados debieron sentarse ante el televisor. Se quedaron con las ganas de circunvalar Milán  y de ver el precioso lago de Como.

Tampoco hubo una excesiva competencia. El pelotón en su mayoría cubrió los 124 kms sin mayores sobresaltos. Toleraron la escapada y llegaron a meta a más de once minutos del ganador Josef Cerny (CCC), uno de los componentes de la fuga. Campenaerts fue segundo (a 18″), completando el podio Jacopo Mosca (a 26″). El corredor menorquín del Movistar, Albert Torres entró séptimo.

Quedan dos jornadas decisivas y se supone que después «del descanso del guerrero» todo trascurrirá con normalidad. Nada está decidido. Empezando por el sábado, con la subida a Sestriere (en la foto) que puede sentenciar cosas y terminando con la crono de 15 kms el domingo en Milán. Las miradas puestas en Pello Bilbao, cuarto en la general, y que ha protagonizado un Giro formidable.

 

You may also like

0 comments

Leave a Reply