Woods ataca en el momento preciso para ganar

Michael Woods (3.48.16) fue el que consiguió llevarse el gato al agua de la última escapada del día en la reanudada Vuelta a España con llegada a Valdegobía. Atacó en el momento exacto dejando a sus cuatro directos rivales con las ganas. Omar Fraile y Alejandro Valverde cedieron cuatro segundos y Guillaume Martin y Nans Peters, ocho. Todos le siguieron con la vista cuando soltó amarras en los últimos dos kms de una jornada de muy buen ciclismo con dos subidas a Orduña que unos y otros aprovecharon para atacar, medirse y probar las fuerzas propias y ajenas.

Era una etapa diseñada por Joseba Beloki en un territorio que conoce. La víspera escribía en su cuenta de twitter:

«Cuando La Vuelta me dio el ok a la etapa de mañana me sentí el tío más feliz del mundo. Un año después no voy a ocultar que estoy parcialmente triste. Traslado a octubre, Orduña sin público, estado de alarma y ahora confinamiento perímetral. Solo queda aferrarme a que los ciclistas van a darnos un gran espectáculo. Con eso me valdría»

A esta hora debe sentirse satisfecho, porque se han sucedido los movimientos, casi desde el principio. Quizás el hecho de que los 684 test PCR realizados a los componentes de la carrera dieran negativo, quitó presión y animó a la disputa. La primera escapada del día fue amplia y en ella figuraban todos los corredores que llegaron a la disputa final, caso de Woods, Valverde, Omar Fraile, Peters, Guillaume Martin y Rui Costa. Junto a ellos corredores «de casa» como Alex Aranburu (7º al final, a 13″) Jonathan Lastra Elissonde, Sicard, Rojas, Verona, Herrada…De los casi 40 fugados, en la primera subida a Orduña, el perfil se fue fragmentando.

Valverde, el mejor de la general entre los fugados, entendió que había opciones de éxito. Atacó, le siguieron unos, se perdieron otros. Woods pensó lo mismo. Las diferencias nunca fueron muy amplias, en torno a los dos minutos. Por detrás el líder Carapaz aguantaba con la ayuda inestimable de Andrey Amador.

En el fondo podríamos decir que había dos carreras. Los aspirantes a ganar la etapa y el grupo de nobles que quiere ganar la Vuelta. No se produjeron mayores sorpresas  y las cosas puede decirse que quedaban como al comienzo del día. Alegría en las filas del EF con el triunfo de su corredor. El gran pelotón llegó a 56″ sin que se despistara ninguno de los favoritos.

La octava etapa sale de Logroño y llega al alto de Moncalvillo. Se espera trajin.

La foto elegida pertenece al patinador Iñigo Vidondo que, como un aficionado más, ha querido compartir este paisaje en las redes sociales. Merece la pena disfrutar de los contrastes.

You may also like

0 comments

Leave a Reply