Don Juan y doña Inés

Normalmente, por esta época, siempre nos cae algún partido de competición. Coincide con las ánimas, los purgatorios, las dalias y los crisantemos, los cementerios, las tumbas y los recuerdos de personas queridas. Esta temporada añadimos pandemias, virus, confinamientos, perimetrales, colindantes y demás elementos que no son decorativos. Tampoco lo es un drama romántico que todos los años se representa en estas fechas. Hablamos del Don Juan Tenorio, la famosa obra de Zorrilla, el señor que da nombre al campo del Real Valladolid.

A la Real Sociedad le encanta colgar vídeos en las redes sociales. Hemos visto futbolistas vestidos de Olentzero, de Papa Noel, no recuerdo si de Reyes Magos, de salta vallas, de cantantes y bertsolaris de lo que sea. Se prestan a colaborar por esas razones en las que se valora la notoriedad, lo diferente, lo influencer, los seguidores a mansalva, la venta de camisetas… Hay trabajos en vídeo realmente conseguidos, sobre todo los que enseñan aquello que habitualmente no se ve. Por ejemplo, la fiesta del vestuario en el Metropolitano cuando el equipo logró la plaza para la Europa League que ahora nos ocupa.

Ayer me desperté a las seis y cuarto de la mañana. Sé de sobra que no me vuelvo a dormir, así que empecé a pensar en este beaterio y en su contenido. No hace mucho charlaba con un jugador que ayer, por cierto, no fue titular en Vigo. Le comentaba que quizás no se daban cuenta de lo que estaban haciendo por su gente, los aficionados de a pie, los chavales. Vivimos un momento en el que las buenas noticias se agradecen mucho. La marcha del equipo, todas las cosas buenas que protagonizan, van más allá del resultado. Obviamente, el imponente triunfo de Balaídos refuerza esa tesis. Al hilo del momento alegre, fue cuando se me ocurrió lo que ahora os cuento.

¿Os imagináis a varios de nuestros futbolistas representando una escena del Tenorio? Sería fantástico y arrasaría en las redes sociales. El único problema que nos surge es encontrar una doña Inés. Ya sé que disponemos de un plantel femenino en la entidad, pero necesitamos un futbolista ingenuo, incauto, recatado, recogido, dulce,  que se deje poner una peluca y protagonice la famosa escena del sofá, mil veces recitada: No es verdad ángel de amor que en esta apartada orilla más clara la luna brilla y se respira mejor. Os propongo un juego divertido que desarrolle la imaginación y entretenga con solo pensarlo. Atribuid un futbolista a cada protagonista en la obra.

Más allá de la joven enamorada, el resto de personajes es bastante fácil. Contamos en la plantilla con un conde que representaría con clase al Comendador de Calatrava. Para el papel del apuesto Don Juan sobran candidatos pincelitos, altos, guapos, cautivadores, susurrantes al oído, capaces de expresar los versos a su amada doña Inés. Su padre, don Gonzalo de Ulloa, era recto, exigente, protector de la hija a la que ingresó en un convento. ¿Pensáis en alguno?

Para el rol del libertino Don Luis Mejía encontramos protagonista sin discutir. Lo mismo que para el Capitán Centellas. Ciutti, el confidente criado de don Juan, muy fiel a su jefe, le cae como anillo al dedo a un delantero que no os voy a decir. Pero sigo dándole vueltas a doña Inés. Creo que lo bordaría un titular de ayer en Balaídos, pero si escribo su nombre me sopla un mamporrazo que me deja tiritando. Y si hace falta contar con la abadesa del monasterio, también sé de sobra quién lo bordaría y además no diría que no. ¡Hasta aquí puedo leer!

¿No se quejará el departamento de prensa y marketing de estas ideas que les sugerimos? ¿Os dais cuenta que hasta ahora no he mencionado la palabra marisco, ostras de Arcade, pulpo a feira o mejillón de la ría, como tampoco el agua fría de las Cíes? Fríos se quedaron los gallegos con el repaso de ayer, porque enfrente se encontraron con una máquina engrasada que no chirrió ni medio segundo. Y si encajó un gol fue por culpa de un penalti verbenero, indefendible, que solo se le ocurre pitar a un árbitro taimado. Como inmediatamente después de encajar el tanto desde los once metros, Guevara dio un pase golosón de nota alta, que Portu recogió y Willian José envió al fondo de la portería olívica, el orden volvió a su ser y no hubo sobresaltos.

Por cierto, creo que es necesario reconocer la generosidad infinita del extremo, en este tanto y en el anterior que fueron jugadas calcadas. El brasileño las empujó a la red tras recibir dos pases de para ti del revoltoso extremo. Le vendrán muy bien al delantero, lo mismo que a David Silva, cuyo cruzado cabezazo después de un buen centro de Aihen inauguró el marcador y abrió un camino de poderío, difícil de definir. Ayer, sin Elustondo, ni Monreal, ni Merino, ni Isak, ni los lesionados, ni los descansados, ni… La resultante derrumba la historia, porque el equipo nunca enlazó cuatro partidos seguidos, con cuatro triunfos, marcando al menos tres goles por encuentro y una sensación de seguridad y confianza que le sirve para seguir al frente de la clasificación.

Que en la segunda parte, además de Portu, saltaran al campo Arambarri, Guevara, Roberto López y Merquelanz, con Isak y Januzaj esperando turno, confirma que el técnico no le tiene miedo a nada, ni a las calabazas de Halloween, ni a los murciélagos, ni siquiera a lucir una camiseta preciosa, nouvelle vague, en plan Toulouse-Lautrec, que se intuía bajo la chaqueta. Entre los papeles del reparto del Tenorio que os referido, hay uno que le viene como anillo al dedo. Adivina, adivinanza. Se necesitan voluntarios para doña Inés. Y vivir, sin risas, un momentazo cuando escuche de su amado: ¿No es cierto, paloma mía, que están respirando amor?

Es evidente que los seguidores del equipo txuri-urdin se sienten en este momento más enamorados que nunca del equipo, del juego que propone, de los resultados y de la clasificación. Disfrutad mientras se pueda. A la vuelta de la esquina nos viene otro reto frente los holandeses del AZ Alkmaar, otra obra complicada y difícil de representar porque llega el líder del grupo. Se trata de desbancarle. No sé si a base de versos o de fortaleza.

You may also like

0 comments

Leave a Reply