CICLISMO: Jasper Philipsen añade en Puebla de Sanabria un eslabón a su carrera.

El ciclista belga se impuso en el sprint de la etapa más larga de la Vuelta. Los corredores afrontaron la etapa de 230 kms. con lluvia, viento frontal, baja temperatura y condiciones que suelen llamar dantescas.

Mucho mérito de todos los componentes de la carrera. Primero, quienes formaron parte de una larga fuga de la que formaban parte Alex Aranburu, Jonathan Lastra, Luis León Sánchez, José Joaquín Rojas, Tim Wellens, entre otros, y además Mattia Cattaneo. El componente del Deceuninck-Quick Step, a medida que la escapada iba perdiendo integrantes, decidió atacar y marcharse en solitario, cuando peores eran las condiciones climáticas.

Su ventaja fue «in crescendo» tanto sobre los compañeros como del pelotón del que llegó a estar separado unos dos minutos. El grupo no estaba por la labor de dejarle ganar. Primero engulló a los fugados que quedaban por el camino mientras se subían las rampas del Padornelo.

Con el viento en contra, Cattaneo fue alcanzado a tres kilómetros de la llegada, justo donde se tomaron los tiempos oficiales, ya que una mancha de aceite en el suelo, más adelante, podía afectar al grupo con caídas que hubieran podido crear problemas inesperados. La organización avisó a tiempo a los directores de los equipos.

Ya en las calles de Puebla de Sanabria, cada cual fue tratando de encontrar la mejor posición para el esperado sprint. En él Philipsen llegó mejor que Ackermann y Steimle que emplearon un tiempo de 6.22.36.  Con el mismo tiempo entró en meta (16º) Jon Aberasturi del que puedes leer una entrevista en la sección de noticias de este blog.

La general y el resto de clasificaciones no cambian, aunque será interesante saber cómo afecta el esfuerzo de hoy en la jornada de este viernes entre Salamanca y Ciudad Rodrigo con el puerto de El Portillo (1ª) como dificultad más significativa.

.

 

 

You may also like

0 comments

Leave a Reply