Jon Barrenetxea: «Significa mucho que te den una oportunidad y confíen en ti y en tu trabajo»

El ciclismo y la situación social en la que nos movemos trata de adaptarse a nuevas realidades. Entre ellas, la apuesta por los jóvenes corredores. Cada día se hace oficial la contratación de nuevos valores que han demostrado alto nivel de calidad en el campo aficionado. Uno de los que da el salto es Jon Barrenetxea. Los éxitos en el Café Baqué no pasan desapercibidos y es el Caja Rural quien da el paso al frente, confía en él y le contrata para su proyecto.

¿Después de la temporada realizada, esperabas la llamada?

-Bueno, ya veníamos hablando hace tiempo, y aunque al principio de temporada lo viese lejos, a medida que pasaba el tiempo me lo iba creyendo.

¿Qué significa eso para ti?

-Significa mucho que te den una oportunidad así, que confíen en tu trabajo y en ti como persona. Es un verdadero privilegio poder decir que trabajas en lo que te gusta.

Si hace un año te dicen que ganas el Torneo Euskaldun, el Memorial Valenciaga y alguna prueba más…¿Hubieras firmado esos resultados?

-Viendo el año tan raro que hemos tenido, lo hubiese firmado sin duda. Me quedo un poco con la pena de no haber disputado carreras a nivel internacional, ese Europeo al que no pude acudir por la caída en los campeonatos de España, pero lo demás ha salido perfecto, la verdad.

Muchos de los éxitos llegan desde la confianza. Al acabar en Arrate ese memorial dio la sensación de que lo tenías estudiado todo al milímetro y que sabías muy bien cómo estabas de fuerzas y que estabas convencido de ganar la prueba…

-Había visualizado varias veces la carrera en mi mente los días antes de la prueba y si te digo la verdad era así tal cual me lo imaginaba, una escapada con otros 2 o 3 en San Miguel y empezar Arrate con 40 segundos. Claro que, siempre dependes de lo que hagan los rivales y de la suerte, pero hay días en los que sale todo como esperabas.

En un año tan complicado, las cosas te salen redondas. Cuando nos confinaron en marzo, sin salir de casa durante varias semanas, tu cabeza estaba en…

-Al principio me dio un poco de rabia porque estaba muy bien de forma y pensaba que no íbamos a correr más en todo el año, pero a medida que paso el tiempo y las cosas se pusieron feas, prácticamente me olvidé de la competición porque tenía cosas para mantener la cabeza ocupada. Cuando pudimos volver a la carretera salí con muchas ganas y he disfrutado mucho de la bici esos meses de verano entrenando con los amigos y haciendo planes que en una temporada normal serían imposibles.

Ahora que ya se han fijado en ti y han decidido, si fueras el director de un equipo profesional…¿Ficharías a Jon Barrenetexea? ¿Por qué?

-Claro obviamente jajaja, creo que soy un corredor que todavía tiene mucho margen para mejorar y muchos aspectos diferentes que pulir.

Con todo lo que has demostrado en las pruebas que has podido correr, da la sensación de que has dado un paso al frente, tanto en calidad como en fortaleza. ¿Lo valoras, te das cuenta de lo que has hecho?

-Claro además lo valoro más porque prácticamente empecé a preparar el año desde cero. Estuve cinco semanas sin poder hacer deporte en agosto por una apendicitis. Primero, tuve que volver a preparar el cuerpo para llevar una vida normal y después para volver a ser ciclista. Los primeros entrenamientos me costaron muchísimo.

Gente muy joven y de calidad está asaltando los podios, dejando boquiabiertos a la mayoría. ¿Es una coincidencia? ¿Es una apuesta real por el talento?

-Pues, sí. Ves a gente que por edad podría estar corriendo en sub 23 contigo y ganan el Tour como Pogacar. A veces, eso da que pensar pero bueno, cada uno madura a diferente edad, y los ciclistas de Euskal Herria normalmente suelen llegar a su plenitud alrededor de los 30 años.

Hemos hablado de confianza. Estar seguro de las fuerzas de cada uno ¿Supone un plus? ¿Qué valor le das en esta historia a lo mental, a lo emocional?

-Cada vez le doy más valor a la parte mental, la confianza es súper importante en todos los ámbitos de la vida. Si uno no confía en que puede ganar o hacer una buena carrera, en cuanto lo pase un poco mal se va a rendir en la lucha.

Jon Barrenetxea ¿se pregunta muchas veces qué corredor es y cuál le gustaría ser?.

-Pues bueno todavía tengo que ver hasta dónde puedo llegar, pero tengo la suerte de entrenar con grandes nombres del ciclismo como Omar Fraile y Pello Bilbao y cuando me cuentan historias de hace tiempo, me doy cuenta que eran chavales como yo. Por lo tanto, les tengo como una referencia de hasta donde quiero llegar si las cosas salen bien.

¿La prisa por llegar es buena consejera?

Pues no, al final el ciclismo es una carrera de gran fondo constante y hay veces que las cosas van bien y todo es muy bonito pero otras veces todo lo contrario. Pero cuando se gana hay que saber que no eres tan bueno como la gente te dice y que cuando las cosas salen mal no puedes perder la confianza que tenías.

Hace poco un ciclista como Martín Bouzas, peleando muchos años por ser profesional, una vez conquistado el objetivo y vivida la experiencia, se retira porque no disfruta ni es feliz. ¿Qué te parece?

-Pues me parece estupendo. El ciclismo de competición es muy duro como para hacerlo a disgusto. Por eso creo que siempre hay que tener un plan B porque no siempre las cosas son como uno quiere. Aun así seguro que se lleva un puñado de experiencias bonitas y mucha gente que le quiere.

Quizás ésta debiera haber sido la primera pregunta. Hasta ahora formabas parte del Cafés Baqué, un histórico de pelotón aficionado que apuesta por personas como tú. ¿Qué sería de vosotros sin patrocinadores, ni personas que os ayudan?

Es un equipo muy familiar que lo tenía al lado de casa. Se hacen las cosas muy bien en este equipo, por eso llevan tantos años formando corredores. Solo tengo palabras de agradecimiento. Eso sí, está claro que sin el esfuerzo económico de los patrocinadores sería imposible tener una estructura que trabaja tan bien y tanto nos ayuda a los corredores.

Llegas al Caja Rural lo que significa un nuevo reto. ¿Qué crees que han valorado más de ti para tomar la decisión de incorporarte a su proyecto? ¿Te preocupa no responder a la confianza?

-Creo que todavía tengo muchas cosas que pulir y mucho margen para mejorar, es algo que se valora, la verdad que no me preocupa en absoluto dar el salto, confío en mí y se que tarde o temprano me adaptaré a la forma de correr, aunque al principio seguramente me vaya a costar creo que los compañeros me ayudaran mucho en el camino.

¿El verde es un color de esperanza. Es un color que no abandonas en el maillot y que sigue contigo. Por dónde pasan tus retos personales a partir de ahora, con la competencia mucho más grande?

Pues en adaptarme lo antes posible y aprender a ser ciclista disfrutando de este deporte.

Jon Barrenetxea llega a un nuevo pelotón desde su casa de Gamiz, con el respaldo de sus aitas y su hermano mayor, además del de los nuevos compañeros y directores. Cambia el mapa de las carreras y las carreteras se convertirán en nuevos y más exigentes trazados. Podrá con todo, porque es fuerte y confía en sus fuerzas. El tiempo le enseñará dónde están sus límites y en el recorrido profesional sabrá convivir con ellos y administrar y dirigir su empresa personal. Como estudiante de ADE las cosas, en este sentido, le serán más asequibles.

 

You may also like

0 comments

Leave a Reply