SOS de Asobal ante la posibilidad de no acabar la temporada

Asobal, la Asociación de Clubes de balonmano masculino en la que se integra el Bidasoa, despide el año con una nota informativa para tratar de situar a los seguidores de este deporte en la realidad que están viviendo los clubes. Basta leer la nota para tildar el momento como de desamparo total, con los clubes abandonados a su suerte. La falta de apoyos y recursos para solucionar el problema causado por el COVID-19 lleva a las entidades a un callejón sin salida. Después de mucho tiempo, hacen público un comunicado, que compartimos en su integridad. Dice así:

«Aunque la Liga Sacyr ASOBAL pudo comenzar en el mes de septiembre, los efectos derivados de la situación sanitaria han obligado a tomar una serie de medidas para reforzar la seguridad y protección de los equipos y demás agentes deportivos, las instalaciones deportivas y de los espectadores. Por otra parte, la progresiva prohibición de la asistencia de público, desde el primer partido en algunas zonas, hasta llegar a la ausencia total de espectadores en casi todos los pabellones desde mediados de octubre y que ahora se está revirtiendo, aunque con aforo reducido en algunas comunidades autónomas, ha supuesto un escenario imprevisto y económicamente inviable.

Las competiciones deportivas que dependen de las respectivas federaciones territoriales, prácticamente no se han iniciado y los entrenamientos han debido suspenderse durante semanas. A todo ello hay que añadir la rapidez e imprevisibilidad de la segunda ola del virus COVID 19 que se ha extendido mucho antes de lo previsto y con una virulencia insospechada, suponiendo para los clubes una situación sobrevenida e imprevista en la que se ven inmersos sin tener responsabilidad alguna y con escaso margen de maniobra.

Los clubes, cuando planificaron los presupuestos de la temporada 20/21, ni en el peor de los escenarios pudieron prever la ausencia casi total de público, y, por consiguiente, la caída o desaparición de las partidas presupuestarias de ingresos procedentes de la venta de abonos, entradas, merchandising y la pérdida de una parte importante del patrocinio local o de proximidad, al que le interesa la visibilidad de la publicidad de su negocio durante la disputa de los partidos.

1. Objetivo

El objetivo de la mesa de trabajo, constituida en ASOBAL, es el de hacer pública la situación que estamos viviendo y reclamar un rescate económico con la adopción de medidas por parte de todas las instancias con responsabilidades en el mundo del deporte y del balonmano.

Para ello reclamamos que las administraciones públicas y autoridades deportivas sean conscientes de la situación y exigimos que, de manera urgente, se adopten medidas de ayuda económica para rescatar a los clubes, siguiendo el ejemplo de los países europeos de nuestro entorno.

Así, en Alemania, un poco más de una cuarta parte del programa de ayuda de emergencia de 200 millones de euros del gobierno federal se destinará al deporte profesional. En total, se han solicitado casi 69 millones de euros pudiendo solicitarse 800.000 euros por club y, anteriormente, a principios de julio, se aprobó un paquete de ayudas para paliar las consecuencias de la crisis del coronavirus para el deporte profesional, dirigido a clubes deportivos y a empresas en competiciones profesionales y semiprofesionales.

Francia ha creado líneas de ayuda para el deporte amateur por valor de 100 millones de euros y una asistencia a las familias, en condiciones a concretar, para fomentar el regreso de los jóvenes al deporte apoyando la inscripción o reinscripción de los niños en los clubes, así como la renovación del fondo solidario para pequeños clubes amateurs en dificultad. Para el deporte profesional dispondrá de un fondo de compensación por pérdidas en taquilla por importe de 110 millones de euros que servirá para ayudar a los clubes profesionales en función de sus pérdidas y su dependencia de la taquilla. Una ayuda imprescindible para el deporte profesional en graves dificultades por la puerta cerrada que impone la crisis sanitaria.

Además, se ha anunciado una exención de las cotizaciones sociales patronales a pagar en octubre, noviembre y diciembre, equivalentes al 20% de la nómina. Un esfuerzo de 105 millones de euros que beneficiará a los clubes de menos de 250 empleados.

En el Reino Unido, los principales deportes para espectadores en Inglaterra recibieron una inyección de efectivo combinada de 300 millones de libras, destinada a proteger su futuro inmediato durante el período invernal. Un apoyo que se une a los cientos de millones de libras que los clubes deportivos han recibido a través de los esquemas de apoyo empresarial del COVID.

Bajo el programa Sports Winter Survival Package se apoyará a toda la cadena del deporte de manera íntegra. Desde los órganos rectores nacionales hasta los clubes, todos ellos afectados por las restricciones del coronavirus a lo que hay que sumar que, a principios de este año, el gobierno intervino con £ 16 millones en préstamos de emergencia. Y, en octubre, anunció ayudas de £ 100 millones para apoyar a los centros de ocio administrados por los Councils, y el fondo de emergencia de £ 220 millones para clubes de base en abril.

Italia legisló en octubre diversas ayudas económicas tales como una compensación de 800 euros para colaboradores deportivos en el mes de noviembre o 50 millones de euros en subvenciones no reembolsables para Associazione Sportiva Dilettantistica (ASD) y Società Sportiva Dilettantistica (SSD) y la posibilidad de que las ASD y SSD, que ya habían hecho uso de las aportaciones no reembolsables en los últimos meses, obtengan ayudas económicas de forma automática.

Con idénticos motivos y fines, ASOBAL reclama que la RFEBM sea consciente de la situación que estamos viviendo y de la necesidad de elaborar de manera participada un plan para relanzar el balonmano y de arbitrar medidas para ayudar a los clubes ante esta difícil situación.

Es voluntad de los clubes de ASOBAL formar parte de la solución, contribuyendo a la mejora de la salud de la población mediante la práctica del deporte y el ejercicio físico, destacando la voluntad, finalmente, de participar de manera activa en el plan de relanzamiento del país, pues no hay que olvidar la importancia del deporte como una parte clave de nuestra vida social, un contribuyente importante a nuestra economía y un centro fundamental dentro de muchas comunidades.

Proteger ese patrimonio deportivo y respaldar tantos puestos de trabajo dentro del sector del deporte como sea posible es un paso importante para garantizar que nuestra economía pueda recuperarse de los impactos de la pandemia del coronavirus. No hay que olvidar que son tiempos sin precedentes para el sector, y que los deportes y ligas que dependen de los espectadores han visto sus ingresos especialmente afectados por la pandemia a lo que hay que añadir que el papel que desempeñan en sus comunidades locales es vital.

En el caso de no atenderse esta petición, los clubes de ASOBAL no disponen de la estructura financiera suficiente para finalizar la temporada y mucho menos para garantizar su viabilidad, con la consiguiente pérdida, no sólo de empleos sino de un patrimonio clave en la vida social como es el deporte, más teniendo en cuenta la labor educativa y de salud que llevan a cabo los clubes en el entorno social y con el deporte de base.

2. Datos

Un estudio de la situación económica de los clubes de ASOBAL revela que, entre los gastos, existen nuevos conceptos y cantidades que están incrementando los costes (por ejemplo, lo relacionado con la protección y seguridad sanitaria de los equipos, instalaciones y espectadores; desplazamientos y estancias, pruebas diagnósticas, limpieza y desinfección instalaciones etc.), mientras que otros conceptos como por ejemplo, cuotas de participación federativas, tasas, arbitrajes, etc. se mantienen sin reducción.

Es revelador también la reducción del nivel de ingresos a lo largo de la temporada (abonos, cuotas de socios, entradas, patrocinios, subvenciones públicas y otros). De la información aportada por los clubes resulta un déficit presupuestario global y aproximado de 3.000.000 euros, lo que representa un porcentaje medio del 25% de pérdida económica total.

3. Conclusión

ASOBAL hace un llamamiento de petición de ayuda a la Administración Pública del Estado, con el apoyo de la AJBM y la AEBM, y esperamos que también con el apoyo del CSD y la RFEBM, para la adopción de medidas económicas urgentes y extraordinarias por parte de la citada Administración, que sirvan para paliar las graves consecuencias económicas de la pandemia provocada por el SARS-CoV-2 en los clubes de balonmano españoles, con el único objetivo de proteger el balonmano español y salvaguardar sus puestos de trabajo y así como la existencia de sus clubes»

You may also like

0 comments

Leave a Reply