Balonmano

Sorprendente derrota riojana que aumenta las opciones del Bidasoa para disputar este fin de semana la Copa Asobal. A los irundarras les bastaría empatar este miércoles en Artaleku ante el BM Sinfin para acceder al torneo en el que hace un año fue subcampeón.

El partido que el BM Nava jugó ante el Bidasoa no se pareció en nada a encuentros precedentes de los segovianos ante su publico. Esta vez no ha podido destapar el tarro de sus esencias, porque el Bidasoa le ha atado de pies y manos en las dos áreas. Los de Cuétara han ofrecido un buen partido, efectivo y consistente.

Primero, porque cerró los caminos habituales del ataque local. Pérez Arce apenas si pudo encontrar fisuras en el muro. Cuando quisieron percutir por el centro, encontraron a Tesoriere y compañía. Y si superaban todos los obstáculos, surgía el meta Xoan Ledo que remontaba el 50% de eficacia bajo palos. Una barbaridad al alcance de pocos. Tampoco estuvo mal Yeray Lamariano, cuyas paradas en algunos momentos del partido trataban de conseguir una reacción de sus compañeros.

Rodrigo Salinas se erigió en el jugador bisagra del ataque. Cuando esperaban un lanzamiento, encontraban un pase decisivo. En ese reparto de balones, el equipo fue eficaz. Ni tuvo prisa, ni se equivocó mucho, por lo que las diferencias en el marcador fueron agrandándose paso a paso. De tal modo que, desde que Pérez Arce subió al marcador el gol del empate (1-1), los segovianos siempre fueron por detrás. Si en la primera parte, el protagonismo ofensivo de los amarillos correspondió a la primera línea, tras el descanso, los extremos y pivotes se hincharon a terminar jugadas. Buena nota colectiva.

Jacobo Cuétara ideó un plan que sirvió para desmontar todo lo bueno que el BM Nava es capaz de hacer. Dejó a su rival en 18 goles, cuatro de ellos de penalti, lo que significa que sólo marcaron 14 tantos en juego posicional. ¡Poco más que añadir!.

Pese al madrugón, al equipo irundarra se le notó fresco, con ganas, centrado en sus cosas. Contó con la inestimable ayuda de sus seguidores que tampoco le abandonaron en este desplazamiento. Tras esta victoria, el Bidasoa llega a 22 puntos y casi bate récords. ya que supone batir su segunda marca de puntuación en una primera vuelta con dieciséis equipos (21 puntos, 1995/1996).

Para acabar la primera vuelta queda un encuentro. Se juega este miércoles en Artaleku (20.15). Llega el Liberbank Cantabria Sinfín. De lo que suceda en ese partido y en otros dependerá si el equipo guipuzcoano disputa la Copa Asobal.

FICHA TÉCNICA
(18) VIVEROS HEROL BM NAVA (10+8):Yeray Lamariano; Baptista (1), Agustín Marcelo (1), Virseda, Darío Ajo V. (4), D’Antino (5, 4p), Villagrán (2) –equipo inicial- Kisselev, Pérez Arce (3), Edu Fernández, Seabra, Llopis, Rosales (2), Andrés Alonso, Darío Ajo M. y Ernesto Sánchez (ps).

(27) BIDASOA IRÚN: Xoan Ledo; Cavero (1p), Crowley (2), Esteban Salinas (2), Rodrigo Salinas (2), Sergio de la Salud (1), Seri (2) –equipo inicial- Rangel Luan, Iker Serrano (3), Azkue (3), Tesoriere (1),Kauldi Odriozola (4), Matheus, Leo Renaud (2), Orbovic y Zabala (4).

ÁRBITROS. Monjo Ortega y Martín Soria. Exclusiones de Virseda, Dario Ajo y el entrenador Dani Gordo, por los locales; Tesoriere (2) y Kauldi Odriozola, por los bidasotarras.

MARCADOR CADA CINCO MINUTOS:
1-3, 2-4, 3-6, 4-9, 7-11, 10-14 (descanso)
10-15, 11-17, 12-19, 15-22, 17-25-18-27

INCIDENCIAS: Pabellón Municipal Guerreros Naveros, paetido disputado a las 11 de la mañana. Un grupo de espectadores locales se presentó ataviado con pijamas, candiles y camisones. Notable presencia de seguidores irundarras a los que los jugadores agradecieron el esfuerzo de desplazarse.

(Foto: Daniel Perez). El equipo agradece a sus seguidores el esfuerzo y el apoyo.

Seguro que los jugadores y técnicos agradecen partidos como el que les enfrentaba al Cangas. Los gallegos atraviesan por dificultades, cuentan con varios lesionados y apenas opusieron resistencia. Fueron inferiores en las dos áreas. El Bidasoa con mayor fondo de armario otorgó el protagonismo a unos en un tiempo y a otros en el otro.

Por ejemplo, después de un inicio titubeante, con poco punch, los locales impusieron velocidad de crucero. A Jon Azkue le correspondió liderar el juego y además perforar la meta de Forns. A Esteban Salinas, el encuentro le sirvió de motivación para él y para el público que le animaba por su nombre. Junto a ellos, el meta Rangel que disputó el partido entero. El habitual trabajo de los defensores centrales con Tesoriere al mando fue suficiente para apagar la ilusión canguesa.

El segundo tiempo fue una lección de eficacia, ofensiva y defensiva. A los gallegos les costaba un potosí perforar el 6-0 local y no encontraban el modo de ser eficaces en su área. De este modo, las conexiones con el pivote las aprovechaba un brillante Iker Serrano. Las acciones en los extremos las mejoraban Kauldi Odriozola, Cavero o Zabala. El tiro exterior permitía lucirse a Leo Renaud, Orbovic y Seri. No faltó el gol de Sergio de la Salud, ni el de Matheus da Silva que tuvo minutos en ataque, del mismo modo que Crowley manejó al equipo desde el puesto de central.

En ese carrusel de oportunidades, casi no se fallaba un solo ataque. El marcador lo reconocía con ventajas notables. Tras el 13-8 del descanso, Bidasoa llegó a disfrutar de quince goles de ventaja muy cerca del final (31-16). Tres goles de Menduiña, Ángel Rodriguez y Moises Simes maquillaron, por decir algo, los números del Cangas.

La jornada le pudo salir redonda al Bidasoa en su lucha por entrar en la Copa Asobal, ya que el BM Logroño ganaba por la mínima en Huesca (28-29) gracias a un gol de Dapirán a falta de quince segundos desde siete metros.

FICHA TÉCNICA
(32) BIDASOA IRUN (13+19). Rangel, Crowley, Kauldi (4), Esteban Salinas (3), Rodrigo Salinas (2), Tesoriere, Seri (3); Ledo, Cavero (2, 1 pen.), Orbović (2), Zabala (2), Serrano (4), De la Salud (1), Renaud-David (3), Azkue (5, 1 pen.), Da Silva (1).

(19) FRIGORIFICOS del MORRAZO (8+11). Forns, Vujovic (3), Rubén Soliño, Peiró, Cerqueira (1), Vilanova, Muratovic (2); Javi Díaz, Simes (6, 2 pen.), González (2), Gayo (1), Quintas, Rodríguez (1), Menduiña (2), Castro (1).

MARCADOR CADA CINCO MINUTOS:
1-1, 4-2, 8-4, 10-7, 11-7, 13-8 (descanso);
17-9, 20-11, 23-13, 27-15, 30-16, 32-19.

ÁRBITROS. Álvarez Mata y Bustamante López. Excluyeron a los Tesoriere y Renaud-David por el Bidasoa y al gallego Cerqueira (en dos ocasiones).

Incidencias. Artaleku, ante unos 1.100 espectadores. En la foto de Arrate Morales, el central Jon Azkue percute sobre el muro visitante,

Este miércoles (20.15) el Bidasoa recibe al Cangas en Artaleku. Llega el colista y, si aplicamos la teoría, los de Jacobo Cuétara deberían ganar con holgura. Sin embargo, conviene recordar que los gallegos se les atragantan en los dos campos y que de los últimos doce puntos en disputa, los irundarras sólo sumaron tres. Avisados están.

En principio, el técnico cuenta con toda la plantilla excepto Paco Barthe, al que se le ha realizado una resonancia en y se está a la espera de los resultados para determinar el alcance de la lesión en su hombro izquierdo. El entrenador comentó en la rueda de prensa previa al partido: «Cuando Paco se lesionó nos dio a todos un bajón y sensación de tristeza. Debemos ser cautelosos. Primero vamos a ver qué tiene y después decidiremos».

Por lo demás el entrenador está «muy contento» por el partido que el equipo jugó en Macedonia. «Dejamos aquí todo un arsenal de jugadores, al que se sumó la enfermedad de Milos y la lesión de Barthe en el primer tiempo. Arriesgamos mucho en esa decisión, pero eso permitió que pudiéramos alinear dos jugadores juveniles en Champions durante veinte minutos cada uno».

El balance de la primera fase no ofrece dudas sobre el rendimiento del equipo: «Esta competición merece la pena. Hemos disfrutado y hemos vivido grandes momentos. Nos sentimos orgullosos. Pese a que los equipos de nuestro nivel que juegan en Champions suelen acumular derrotas, nosotros no lo hemos hecho y hemos vivido remontadas épicas. Lo mismo que la conexión con los aficionados en Artaleku. Cuando llegue el momento de la siguiente eliminatoria hablaremos de ella, pero estamos muy contentos por el trabajo realizado».

En este último partido ante el Rabotnik, Rudy Seri destapó el tarro de sus mejores esencias y marcó nueve goles. Cuando le preguntan al preparador por esa actuación, Cuétara responde sin vacilar. «Es un claro ejemplo de falta de confianza que tiene él consigo mismo. Nosotros se la hemos dado. Es el que tiene más permiso para lanzar. Todo depende de él, porque el juego es el mismo, los compañeros son los mismos».

Planteado el inmediato futuro con tres partidos en una semana, el entrenador no ignora que Cangas y Sinfin, los dos en Artaleku, son dos «bestias negras», a la que habrá que añadirse el viaje a Nava «donde visitaremos al equipo revelación de la temporada. Tenemos que romper la negatividad a través del buen juego. Son jornadas muy seguidas en las que, según los resultados, puede cambiar la visión de las cosas. Nuestra idea es sacar todos los puntos, pero será difícil si no hacemos bien nuestro trabajo».

La primera prueba de fuego en el intento por llegar a la Copa Asobal supone superar al Cangas. Bidasoa es favorito y lo debe confirmar con un triunfo.

El Bidasoa perdió ante el Rabotnik en Macedonia (25-23), pero luchó hasta el final por conseguir un resultado positivo con el que cerrar de modo brillante la fase de clasificación de la EHF Champions. A falta de dos minutos, el marcador registraba un 23-23 que confirma la actitud de los irundarras.

Quizás sólo ellos apostaban por sí mismos. Por distintas razones, no fueron de la partida jugadores de nivel como Jon Azkue, Kauldi Odriozola, Rodrigo Salinas y Milos Orbovic que no viajaron siquiera. Para que no faltase de nada, bastante avanzado el primer tiempo, Paco Barthe notó que algo sucedía en el hombro izquierdo. Ya no volvió a jugar un solo minuto.

Esa es a esta hora la principal preocupación del equipo y del jugador hendayés, que notó parecidos síntomas a los del pasado mes de octubre cuando se lesionó en el mismo hombro. Un tratamiento conservador le alejó de las canchas durante nueve partidos (cinco de Asobal y 4 de Champions) pero le devolvió hace pocas semanas. Ahora, después del largo viaje de vuelta, habrá que esperar a que se le realicen las pruebas pertinentes para dictaminar el alcance de la lesión y el tratamiento de la misma. Es probable que no pueda volver a la competición hasta que se reanude la liga en febrero.

Por lo demás, el partido tuvo de casi todo. Rudy Seri recuperó las constantes vitales de su lanzamiento y marcó nueve tantos, uno más que Ostroushko, decisivo en la victoria de su equipo. Los tiros exteriores de este lateral, junto a la eficacia de los pivotes, marcaron la diferencia final (25-23). Rangel y Xoan Ledo jugaron un tiempo cada uno y Gorka Nieto, uno de los jóvenes incorporados este curso, dispuso de bastantes minutos, marcó un gol y forzó un penalti. Seguro que no olvide este partido en el que cumplió con creces.

FICHA TÉCNICA.
(25) EUROPPHARM RABOTNIK (14+11): Chanevski; Ojleski, Markoski (4), Jotic, Ostroushko (8), Djukic (4), Petrovski –equipo inicial- Mitrevski (ps), Madzovski (1), Radovic (2), Shevelev (2), Vegar (1), Kukoski, Velkovski , Gradjan (1) y Kuzmanoski (2).

(23) C.D. BIDASOA IRÚN (15+8): Rangel Luán, Cavero (2), Crowley, Serrano (2, 1p), Sergio de la Salud (1p.), Leo Renaud (4), Rudy Seri (9) –equipo inicial- Xoan Ledo, Zabala (1), Esteban Salinas (2), Paco Barthe (1), Tesoriere, Matheus, da Silva, Gorka Nieto (1), y Asier Santano.

ÁRBITROS: Radojko Brkic y Andrei Jusufhodzic (Austria). Exclusiones de Madzoski (2) y Vegar, por los locales; Esteban Salinas y Leo Renaud, por los guipuzcoanos.

MARCADOR CADA CINCO MINUTOS:
2-2, 5-7, 6-9, 9-11, 11-15, 14-15 (descanso)
18-17, 19-19, 20-19, 22-20, 22-22, 25-23

INCIDENCIAS: Sports Hall Mladost (Bitola), ante unos 1.200 espectadores.

Con muy poco tiempo de diferencia el Bidasoa ha comunicado de forma oficial dos noticias que, desde luego, no han pasado desapercibidas entre los socios del club y aficionados en general al rato de conocerse. Una especie de cara y cruz, haz y envés en el puesto de pivote para la próxima temporada. Mientras Esteban Salinas no seguirá en las filas amarillas, Julen Aginagalde lucirá el «13» de la camiseta guipuzcoana. El tiempo, solo el tiempo, permitirá valorar la profundidad de su fichaje. No vuelve por dinero, sino por sentimientos. Disponía de ofertas económicas mucho mejores. No es un asunto de comparaciones, ni de compromiso, sólo seguir el camino de lo expresado en la campaña electoral hace un año.

La primera cuestión a comentar se relaciona con el trajín de contratos, fichajes, renovaciones en los que está metido el club, pese a no haber terminado el mes de noviembre. Hablamos de futuro a diez meses vista. Una barbaridad para lo que se acostumbraba. El Bidasoa está dando pasos en una dirección que no admite disimulos. Trata de atar a los jugadores jóvenes que forman parte del núcleo duro del equipo. Primero renovaron al entrenador, después comprometieron a Jon Azkue y Kauldi Odriozola, guipuzcoanos e internacionales.

Se supone que tratarán de hacer lo mismo con Mikel Zabala, del mismo modo que en su día Iñaki Cavero aceptó una propuesta de continuidad hasta 2021, al igual que Crowley. Es decir que, a día de hoy, los extremos no serán un problema el año que viene.

Por seguir en la segunda línea, a la renovación de Iker Serrano por un año, se unió después la llegada de un junior brasileño Matheus da Silva, especializado en defensa, lo mismo que Tom Tesoriere que también concluye contrato. A los tres pivotes se une un cuarto, Esteban Salinas, cuyo rendimiento nadie discute. Termina el próximo junio y ha sido el primero en saber la voluntad del club. No continuará.

La costosa decisión corresponde a la estrategia deportiva de la entidad que cuenta lógicamente con el visto bueno del entrenador. Lo mismo que la contratación de Julen Aginagalde que expresó muchas veces el deseo de concluir su carrera profesional en Irún, en el club de su vida. Ha llegado el momento. Los intereses de las dos partes han convenido en el acuerdo. Al jugador chileno se le valora por muchas cosas y se ha enterado por donde debía. Le dan todo el tiempo del mundo para que pueda buscar un equipo en el que poder demostrar su valía. Es lo que merece.

Pero quedan muchas incógnitas por resolver, tanto en la portería como en los laterales de la primera línea. Jugadores como Xoan Ledo, Rangel Luán, Sergio de la Salud, Paco Barthe, el referido Tesoriere, Rodrigo Salinas, Leo Renaud, Rudy Seri o Milos Orbovic son cuestiones a resolver, máxime cuando algunos de ellos cuentan con ofertas exteriores. La entidad desea la continuidad de la mayoría. No existe la menor duda de que el club está trabajando a marchas forzadas en las renovaciones porque considera prioritario que sigan siendo santo y seña del equipo futuro.

Europa está siendo un escaparate y a nadie se le escapa que el rendimiento del equipo llama la atención a muchos clubes del continente con más recursos que los irundarras. Las próximas semanas serán decisivas.El deseado éxito, o no, en las negociaciones permitirá calibrar la efectividad de la junta directiva y su capacidad de generar y gestionar recursos para poder contar con el equipo más competitivo posible.

EL EQUIPO EN BITOLA
Esteban Salinas forma parte de la expedición del Bidasoa que ya está en Bitola, en donde este sábado disputará (17.30) el último encuentro de la fase de grupos frente al Eurofarm Rabotnik. El entrenador ha prescindido de varios jugadores para este partido. Es el caso de Azkue y Odriozola que se quedaron sin vacaciones por el compromiso de la selección en Argentina. Tampoco viaja Rodrigo Salinas al que no se le quiere forzar tras salir de una lesión de tobillo y Milos Orbovic no se recupera de los problemas estomacales que le impidieron jugar en Logroño. Dos jóvenes de la cantera, Gorka Nieto y Martín Santano, completan el grupo.

El pivote chileno del Bidasoa, Esteban Salinas, no continuará en el equipo la próxima temporada por decisión del club. “No es fácil tomar estas decisiones, más en el caso de un jugador querido y que, como Esteban, forma parte de un equipo que el año pasado consiguió el subcampeonato de la Liga y la Copa Asobal, y el billete de regreso a Europa del club», comenta Asier Zubiria, directivo responsable del área deportiva
profesional .

Esteban Salinas llegó a Irún en el comienzo de la temporada 2018/2019, procedente del Balonmano Benidorm. El pivote marcó la pasada Liga Asobal 75 goles en 30 partidos y este año lleva 34 en once choques de la competición doméstica, además de 24 en otros nueve en la VELUX EHF.

“El mercado de fichajes europeo de cara a la próxima temporada se mueve
estas semanas y una vez la comisión deportiva ha tomado esta decisión,
hemos creído que lo correcto era trasladárselo a Esteban”, añade Zubiria,
que ha recordado que el nombre, el trabajo y la profesionalidad de Esteban
Salinas quedarán vinculados a estas dos temporadas.

Después del subidón ante el Sporting CP era previsible que el Bidasoa pasara un mal rato en Logroño. Entre otras cosas, porque debió hacer ante los portugueses un esfuerzo sublime para sacar el punto que necesitaba. En La Rioja afrontaba otra final, en cancha ajena, ante un equipo en forma y con recursos que aspira a lo mismo que los irundarras.

Este partido ha sido en el que más se ha evidenciado el cansancio. El equipo está muy exprimido. Muchos de sus últimos y victoriosos resultados se lograban en los últimos minutos con un poco de fortuna y un mucho de fortaleza mental. Esa es precisamente la que le faltó ante el equipo de Migue Ángel Velasco. Ni las piernas, ni la cabeza funcionaron. Fue notable en el primer periodo. Los veinte minutos iniciales fueron una cadena de errores. Ni la portería funcionaba, ni la defensa acertaba en la gestión del pivote, ni el ataque fluía. Fallos en el pase, faltas en ataque, perdidas. Vamos un compendio de desaciertos que le llevaron a ir perdiendo 12-4 a falta de diez minutos para el descanso.

Pero este equipo es un equipo con alma, al que no se le puede reprochar nada, porque lo da todo y más en cada partido y porque ha llevado al club a una situación envidiable. Sólo así se puede entender la reacción que supuso recortar la diferencia a tres goles (13-10).

Luego, en la segunda parte, el equipo trató de repetir actuaciones precedentes. Se mantuvo vivo en el partido hasta que Rodrigo Salinas, recuperado de la lesión de tobillo, lograba el 20-18, a doce del final. Fue lo más cerca que se estuvo de una posible sorpresa, que los riojanos impidieron gracias a la aportación aportación del pivote Tomás Moreira, a los lanzamientos de Ligetvari, a la dirección de Erik Balenziaga y a la formidable actuación del portero Sergey Hernández.

Este fin de semana, viaje a Macedonia para rendir visita al Rabotnik sin que nada trascendente haya en juego. Se supone que el protagonismo recaerá en los menos habituales y que el técnico dará descanso a los que más desgaste llevan acumulado. No sorprendería ver en la expedición a los jóvenes inscritos en la EHF que habitualmente no se alinean con el primer plantel: Gorka Nieto, Martín Santano, Jaime Mancisidor y el portero Yon Gómez.

FICHA TÉCNICA

(30) BM LOGROÑO LA RIOJA (14+16): Sergey Hernández; Dapiran (2), Erik Balenziaga (5), Ligetvari (5), Moreira (8), Imanol Garciandía (3), Hackbarth (2) –equipo inicial- Sánchez Migallón (1), Kusan (1) E. Ortiz, Kukic (3) , Scott Junior, David Cadarso y Jorge Pérez (ps).

(24) C.D. BIDASOA IRÚN (10+14) Rangel; Zabala (1), Kauldi (4), Barthe (1), Leo Renaud (4, 1p), Rodrigo Salinas (5), Matheus –equipo inicial- Xoan Ledo, Cavero (1), Crowley (1), Iker Serrano, Esteban Salinas (4), Azkue (2), Sergio de la Salud, Tesoriere y Seri (1),

ÁRBITROS: Oscar Raluy y Ángel Sabroso (Canarias). Exclusiones de Sánchez Migallón y Ligetvari, por los riojanos; Matheus, Seri, Esteban Salinas, Paco Barthe y Jacobo Cuétara, por los guipuzcoanos.

MARCADOR CADA CINCO MINUTOS
3-1, 6-3, 8-4, 11-4, 13-8, 14-10 (descanso)
15-12, 16-14, 19-16, 22-18, 28-21, 30-24

INCIDENCIAS: Palacio de los Deportes de la Rioja, ante unos 1.300 espectadores. (Foto. Club Balonmano Ciudad de Logroño)

El partido de este miércoles en Logroño le puede permitir al Bidasoa matar varios pájaros de un tiro. Después de perder el Ademar contra el Barça (28-35) este martes, los de Cuétara, si ganan, se situarán en la segunda posición de la tabla y alejarán a cuatro puntos más el goal average al propio equipo riojano. Es un objetivo cautivador. No será fácil para nada porque los de Miguel Ángel Velasco disponen de un gran equipo con los guipuzcoanos Erik Balenziaga e Imanol Garciandía en sus filas.

Se supone que el equipo ha cargado sus pilas y ha apartado las euforias tras la clasificación para la segunda fase de Champions ante el Sporting Club. Con ese objetivo aplazado, queda otro más inmediato. Se trata de concluir la primera vuelta entre los tres primeros para poder disputar la Copa Asobal en Valladolid (14-15 de diciembre), aunque antes habrá que disputar un maratón de partidos.

En principio, a Logroño viaja el equipo con ilusiones renovadas. Se trata de saber cuántos jugadores están disponibles. Las dudas afectan a Rodrigo Salinas y a alguno de los afectados por las derivas de los últimos partidos. Conviene no olvidar que este viernes el equipo viaja a Macedonia del Norte para afrontar el partido frente al Rabotnik, el último de la primera fase de la Champions League.