Basket

Una vez más se cumplió la maldición y el organizador se queda con las ganas de llevarse el trofeo. En Málaga el conjunto de Pablo Laso se impuso con holgura en la final de la Copa del Rey.

Los de Nicola, que fueron a remolque en algunas fases del encuentro, resolvieron con un estirón final. Perdían al descanso 50-36.

Sorpresa de las grandes en la Copa del Rey de basket. Si en una de las semifinales del jueves, el Valencia derrotó al Barça, este viernes. Morabanc Andorra alcanza por primera vez en su historia las semifinales de este torneo, tras un partido muy disputado en el que los de Txus Vidorreta terminaron perdiendo (85-87).

Marcelino Huertas, por los canarios, y Todorovic, por los andorranos fueron los mejores anotadores del encuentro con 20 puntos ambos.

En el último partido de cuartos de final, el anfitrión Unicaja consiguió imponerse al final al Zaragoza de Porfi Fisac (90-86)

De este modo, las semifinales se completan de este modo:
Valencia-Real Madrid (sábado, 15, 18.30)
Morabanc Andorra.Unicaja (sábado, 15, 21.00)

Real Madrid-Bilbao Basket (93-83).

Los dos equipos ganadores se clasifican para semifinales.

El Delteco Gipuzkoa Basket derrotó al Marín (94-66) en un partido en el que jugó casi siempre muy bien, tanto en defensa como en ataque. Los gallegos, con menor rotación que los locales, resistieron hasta la mitad del último cuarto, aunque casi siempre con desventajas más allá de los 10 puntos. En los últimos cinco minutos, el vendaval ofensivo del GBC y el hundimiento de su rival propiciaron que el marcador se fuera a guarismos muy altos. Con esta victoria, el GBC alcanza los 16 triunfos y afianza su segunda posición en la tabla, ya que el Valladolid también le ganó al Palma (74-66) y continúa primero con un partido de ventaja. A dos de los donostiarras se colocan los baleares, que caen a la cuarta plaza, mientras que el Coruña suma 15 y se coloca tercero.

La salida del Gipuzkoa Basket en el primer cuarto fue muy buena, con una defensa intensa y un ataque acertado. Para el minuto 6 ya ganaba por 22 a 10. El juego fluido de los locales propiciaba canastas fáciles, primero de Rozitis, después de Jawara y también de Oroz. Con 26-12 al final de los primeros diez minutos y un Marín muy fallón, el partido parecía que se iba a romper muy pronto a favor de los donostiarras.

No fue así porque los visitantes, de la mano del alero Badmus y del ex base del GBC Niang, mejoraron mucho ante un Gipuzkoa Basket ahora menos agresivo. Del 28-12, máxima ventaja local al inicio del segundo cuarto, se pasó a un 36-29 tras un parcial de 8-17. Marcelo Nicola pidió un tiempo muerto y con un 6-2 de parcial, la iniciativa volvió a estar del lado del GBC.

En el tercer cuarto, el Gipuzkoa Basket alcanzó los 10 puntos de ventaja, con 50-40 en el marcador tras canastas de Rozitis y Dee, pero enseguida llegó la reacción del conjunto visitante, donde Niang y Díaz anotaron varias canastas seguidas hasta el 54-49. A partir del minuto 25, el técnico local optó por un quinteto más defensivo, con Uriz, Oroz, Motos, Jawara y Olaizola en la cancha, y acertó de pleno porque paró la producción ofensiva de los gallegos. Después, sendos triples de Motos y Olaizola, más otra canasta de dos puntos del pívot donostiarra, abrió de nuevo el marcador hasta el 64-50.

Tampoco en el último cuarto el Marín tiró la toalla. Al menos en los primeros cinco minutos. Después, acabó imponiéndose la calidad del GBC y su mayor profundidad de plantilla. En el tramo final del encuentro y con el Marín prácticamente hundido físicamente, el cuadro local jugó a placer. Anotaron todos y destacaron los dos triples finales del pívot Biram Faye, en una faceta desconocida suya. Como tantas veces, el conjunto donostiarra tiró de calidad y oficio para dejar la victoria en el Gasca ante el delirio de la grada que se lo pasó en grande. Marcelo Nicola hizo muchas rotaciones y ofreció minutos a todos sus jugadores tras una semana intensa que culmina con el trofeo de la Copa, ofrecida en el Gasca a la afición, y una nueva victoria en la liga que le permite seguir acechando la primera plaza.

FICHA TÉCNICA

(94) DELTECO GBC (26+20+18+30): Dee (10), Murphy (11), Oroz (6), Rozitis (16) Sollazzo (9) -quinteto inicial- Bruggeman (2), Mutic (8), Jawara (6), Motos (9), Mikel Uriz (2), Olaizola (7), Faye (8).

(66) MARIN PEIXE GALEGO (12+26+15+13): Deorson, Badmus (17), Saunders (4), Noguerol(2), Díaz (10) -quinteto inicial- Mazaira (12), Niang (16), Orellano (4), Seoane (1).

ÁRBITROS: Palomo, Olivares y Marcos. Sin eliminados.
Foto: Gipuzkoa Basket (twitter)

Los guipuzcoanos llegaron también con ventaja al descanso (46-38)

El Delteco Gipuzkoa Basket ya tiene la Copa Princesa en su vitrina. Lo logró al derrotar por 55-62 a un Valladolid que fue inferior en el partido y que siempre estuvo a remolque de un GBC efectivo, que defendió muy bien en muchos momentos y que, aunque no fue un día de un gran acierto, supo controlar el ritmo del duelo para poco a poco hacerlo suyo y minimizar las virtudes de un rival que no pudo celebrar el título en su propio feudo. Con esta victoria el Gipuzkoa Basket rompe la estadística del Valladolid, que todavía no había perdido en casa esta temporada, y también el historial de esta competición, ya que siempre el equipo local se había impuesto en la final. Johnny Dee, con 17 puntos, fue el mejor anotador del equipo y también el MVP del partido.

El inicio del encuentro marcó ya una clara tendencia a favor del Gipuzkoa Basket. Con Johnny Dee muy acertado, nueve puntos en el primer cuarto, los donostiarras ejercían una defensa excelente para maniatar al rival. El Valladolid falló mucho en estos primeros diez minutos, sobre todo desde más allá de 6,75. Como consecuencia de la superioridad guipuzcoana, muy pronto los de Marcelo Nicola alcanzaron ventajas de diez puntos. Primero un 3-13, después un 5-15 ante un adversario en el que solo su anotador Frack Bartley encontraba el aro visitante. Así las cosas, el GBC se fue al final de este primer periodo con una ventaja de 11-17. Eso sí, en los últimos instantes de este cuarto el equipo de Hugo López ya empezó a defender con mayor intensidad.

Fue en el segundo cuarto cuando se igualó todo. Aunque dos canastas de Uriz volvieron a poner la ventaja en diez puntos (11-21), el cuadro local comenzó a ver el aro donostiarra un poco más grande. De esta forma, McKenzie y Federico, este con un triple, recortaron la desventaja. Después, un rebote ofensivo del pívot estadounidense Granado situaba al Carramimbre a cinco puntos (18-23). Nicola paró el partido con un tiempo muerto y aunque anotó Sollazzo; sin embargo volvió la mejor versión de Bartley y apareció el base Leimanis para el 22-25. Dee, con un triple de los suyos, puso el 22-28, pero el partido ya se había igualado en ambos lados de la cancha. Otro triple de Bartley suponía un parcial de 9-3 que elevaba el ambiente en el pabellón Pisuerga. Sollazzo y Aboubacar anotarían para el 29-30 del descanso.

Ambos equipos firmaban estadísticas muy parecidas en cuanto al acierto en tiro. Eso sí, ninguno atinaba desde el triple, con un 21% para el Valladolid y un 22% para el GBC. Al final del partido, estos porcentajes serían todavía peores, lo que da una muestra clara de que el partido se decidió gracias a la mejor defensa, en este caso la del Gipuzkoa Basket. No obstante, todo quedaba pendiente, como era de esperar, para la segunda parte.

Fue en el tercer cuarto cuando todavía el GBC adquirió más boletos para hacerse con esta Copa. Un triple de Dee, más canastas de Sollazzo y Rozitis significaron un 1-9 de parcial que calcaba el mismo inicio del partido. Solo las faltas de Rozitis y Jawara en

esos momentos le dieron cierto aire al Valladolid que volvía a rezagarse en el marcador peligrosamente para sus intereses. Cinco puntos de Jawara, incluido un triple y después una canasta de Sollazzo llevaron al GBC casi a romper el partido con 13 puntos de renta (33-46). El conjunto donostiarra terminaba el cuarto con un 39-50 que premiaba su sobresaliente defensa y un parcial de 10-20 que le acercaba a su objetivo.

Susto al final

En el cuarto decisivo la primera canasta fue de Motos que devolvía a su equipo la renta de 13 puntos. En los tres primeros minutos de este periodo el Gipuzkoa Basket mantenía su intensidad ante un Valladolid que volvió a jugarse el partido a una defensa zonal. Le dio resultado por momentos porque del 41-54 se pasó a un preocupante 55-57 en algo más de cuatro minutos. Quedaban tres para el final y el cuadro local, gracias a sus dos mejores jugadores ayer, Leimanis y sobre todo Bartley, se metía de nuevo en la batalla. Nicola pidió un tiempo muerto y en la siguiente jugada anotó Oroz una entrada. Todo un soplo de aire fresco para contener la avalancha local. Después, llegaron los errores por parte de los dos conjuntos hasta que Jawara sumó dos tiros libres a falta de 1,46. Con 55-61 el GBC fue inteligente a la hora de llevar a los tiros libres al pívot local Aboubacar, muy flojito en esta faceta y que falló cuatro seguidos en el momento clave del encuentro. Ahí concluyó el partido. Ganó el mejor, un Delteco Gipuzkoa Basket que celebró la Copa y que gana prestigio como club al sumar un nuevo título que no tenía. Ahora, a por la Liga, la competición que tiene dos grandes premios para los dos mejores equipos.

Ficha técnica

(55) Carramimbre CBC Valladolid (11+18+10+16)): Toms Leimanis (8), Frank Bartley (20), Niksha Federico (3), Sergio de la Fuente (4), Seydou Aboubacar (6) -quinteto inicial-. También jugaron: Jubril Adekoya (8), Kimbal Mackenzie (2), Mike Torres (1), Dani Astilleros (0), Guim Expósito (0) y Tom Granado (3).

(62) Delteco Gipuzkoa Basket (17+13+20+12): Johny Dee (17), Adam Sollazzo (10), Alex Murphy (2), Davis Rozitis (7) y Xabi Oroz (7) – También jugaron Mikel Motos (2), Karamo Jawara (11), Mikel Úriz (6), Julen Olaizola (0) y Ryan Bruggeman (-).

Árbitros: López Herrada, Albacete Chamón y Fernández Carretero. No hubo eliminados.

Los de Marcelo Nicola llevaron la iniciativa buena parte del encuentro ante el Carramimbre VK Valladolid que no pudo beneficiarse del factor campo.

El conjunto guipuzcoano ofreció un alto nivel defensivo y fue la base del triunfo en un tanteo corto. Al descanso, ganaban los guipuzcoanos (29-30). Dee fue elegido MVP de la final.

No es fácil convivir con situaciones como las que llevan marcando el pase del IDK Gipuzkoa esta temporada. Se le han escapado partidos que tenía ganados. Van unas cuantas derrotas que se producen en los instantes finales de cada encuentro. Puede que eso esté marcando al cuadro de Azu Muguruza. El miedo a fallar les atenaza y los rivales neutralizan la desventaja para llevarse el gato al agua.

Las guipuzcoanas hicieron lo más difícil ante las canarias. Perdían en el descanso (27-38), para remontar después de un excelente tercer cuarto.Un parcial enorme (16-0) llamaba al optimismo porque la remontada era una losa sobre las visitantes (66-57). En cualquier circunstancia los puntos se quedan en casa, pero esa presión añadida por las experiencias acumuladas volvió a sobrevolar por encima del equipo y un parcial final de 5-15 dio al traste con todo. Una pena, porque no se lo merecen.

FICHA TÉCNICA
(71) IDK GIPUZKOA (15+12+27+17) Cousseins-Smith (3), Kraker (13), Laura García (12), Edwards (16), Toch Sarr (12) -cinco inicial- Lara González (6), Nystrom (2), Erauncetamurguil y De Souza (7).

(72) CIUDAD DE LA LAGUNA TENERIFE (17+21+15+19) Bintou (2), Atkinson (20), Traore (7), Weaver (7), Pierre Louis (23) -cinco inicial- Bettencourt (3), Moss (3), Pedrals , Herrera (4) y Montenegro (3).