Basket

Es un jugador de baloncesto. Dirige las operaciones desde el puesto de base. Gaizka Maiza vive en La Coruña, porque eligió aquel destino para experimentar cosas nuevas. Es la primera vez que sale de casa y se siente a gusto. Su club, Leyma Coruña, como tantos otros ha solicitado un ERTE. Vive en un piso cerca de Riazor. A su casa le llegan el ruido de las olas, el olor del mar y los ejercicios físicos de obligado cumplimiento. En medio de todo, comparte sus vivencias…

La pregunta es obligada ¿Cómo pasas los días sin compañía en casa?

-Bueno, la verdad es que se hace un poco duro al estar en Coruña sin compañía, pero bueno, intento distraerme. Hago los ejercicios que nos manda el preparador físico y estoy en continuo contacto con familia, novia y amigos. Las redes sociales y las plataformas para ver series o películas también ocupan mucho tiempo en mi día a día.
Aparte de eso estoy cursando el tercer año de Magisterio Deportivo en la universidad de Mondragón (a distancia) y también me gusta mucho el mundo de la nutrición deportiva y tengo pendiente un curso ahí que todavía no lo he empezado.

Se hace duro no saber por dónde pasa el futuro deportivo del equipo, ¿Qué intuyes?.

-La verdad es que creo que todo esto se va a cancelar. Pasan las semanas, se prolonga el confinamiento. La situación está avanzando muy poquito a poco y eso hace que la incertidumbre sea igual para todos. Habrá que ver qué decisiones se toman en las siguientes semanas que serán claves.

El campeonato estaba llegando al momento decisivo. A falta de diez jornadas, todo por decidir y el Leyma en tercera posición…

-Estábamos a buen nivel y yo creo que eso es lo que nos fastidia al final. El no poder continuar con la buena labor que estaba haciendo el equipo. Al final veníamos trabajando muy bien durante toda la temporada, pero las autoridades decidieron parar. Yo creo que era lo lógico.

El pasado verano tomas una decisión y eliges La Coruña como destino. Hasta este forzoso parón ¿Cómo valoras la experiencia?.

-La valoración hasta ahora es muy positiva. A nivel personal yo creo que voy madurando como persona. Aprendes un poco a vivir solo y todo lo que eso conlleva. A veces echas de menos a todas esas personas que están en tu tierra pero bueno. Se aprende a vivir con eso también.
A nivel profesional yo creo que estaba en un buen momento. Al principio de temporada me costó un poco la verdad pero ahora estaba atravesando un buen momento de juego. Es una pena que esto haya parado así de un día para otro.

Esta es la primera vez que sales de casa a vivir una experiencia profesional, tras el paso por el Iraurgi. ¿Cuesta adaptarse?

-Sí, como te decía antes era la primera vez que salía de casa y cuesta. Todo era nuevo para mí. Pero al final te haces. Como te decía, al principio me costó adaptarme a lo que la liga requería, pero bueno, son baches que tienes que pasar. Ahora estaba ayudando mucho más al equipo y yo también disfrutando mucho más de lo que hacía en la pista. Te da pena porque te ves a buen nivel y lo único que quieres es continuar así o mejor. Pero ahora toca parar un rato de competir.

Pasas de Ibarra a La Coruña, de la calma de una población pequeña a la locura de una grande…

Bahhh! No pienses que Coruña es una ciudad muy alborotada. La verdad que es muy atractiva: Tiene sitios chulísimos para visitar, se come muy pero que muy bien ¡jajaja!, Hay lugares para estar tranquilo. La verdad es que desde el primer momento sabía que venía a una ciudad estupenda.

Hay un lema que dice que vives en una ciudad “En la que nadie es forastero”. ¿Te han acogido bien, te sientes importante en el equipo?.

-Me acogieron muy bien sí. Desde el primer momento el club me ayudó en todo lo que necesitaba dentro y fuera de la pista. Hay gente que trabaja mucho. La cantera por ejemplo requiere mucha atención y tiene muchos entrenadores que están al pie del cañón. Y lo mismo pasa con nuestro equipo también. La verdad es que sí. Antes de mi fichaje hablé con Sergio, nuestro entrenador, y me explicó las intenciones que tenía a la hora de configurar el equipo. Y la verdad es que no lo dudé ni un segundo. Todo el “staff” técnico, gente de la directiva, mis compañeros y los aficionados siempre me mostraron aprecio y me apoyaron mucho.

Suele hablarse siempre del valor de un vestuario. Muchas veces la clave del éxito se apoya en las relaciones internas…

Diría que es el mejor vestuario que me he encontrado en mi recorrido profesional. Es verdad que tengo 23 años y tampoco he pasado por muchos equipos, pero lo que te digo, es un vestuario fácil de tratar. Todos sabemos en cada momento qué hacer dentro de la pista y también tenemos una relación muy buena fuera de ella. Lo pasamos muy bien entrenando y compitiendo entre nosotros y por supuesto contra los rivales.

Referirnos al marisco en plena pandemia, encerrado en casa, puede resultar una provocación, pero este es el último mes con “r”. Seguro que has conocido y comido en sitios recomendables…

-Sí!!!. Se come de maravilla la verdad. No soy mucho de marisco, pero hay sitios que puedes comer de todo. Me encantan el pulpo y los churrascos que se hacen aquí.

Habláis entre vosotros todos los días. El club solicitó un ERTE que os afecta. Para ti y para tus compañeros, esto es nuevo, ¿Cómo lo gestionáis?.

Al final creo que el club ha hecho lo que era lo mejor para todos. Es una situación difícil para todos. Como te decía antes nos ha venido la situación un poco “a bote pronto”. Nosotros, los jugadores sí que hablamos. Antes más porque no sabíamos lo que iba a pasar. Ahora porque ya sabemos que debemos esperar.

¿Pensáis que la competición se va a reanudar o que esto está ya terminado?

-Yo creo que están buscando una forma de decir que esto se ha acabado por este año. La Federación no dice nada porque está esperando al Consejo Superior de Deportes (CSD). El CSD no comenta nada porque el Gobierno tampoco dice nada al respectoo. Así que habrá que esperar y estar tranquilos. Lo único que podemos hacer es estar preparados por si esto se reinicia.

En medio de las dudas e indecisiones, a Gaizka le gustaría volver a pisar cancha y afrontar el final de un campeonato emocionante. Gipuzkoa Basket y Valladolid, por delante de ellos con dos puntos de ventaja. En el horizonte asoman objetivos al alcance de la mano, colectivo e individual.

(Foto: Manu Boutureira)

La incertidumbre, el miedo y cuantas cosas se puedan derivas del virus más famoso en décadas, obliga a los equipos deportivos a siruarse en escenarios diferentes. Por ejemplo, el conjunto de basket del IDK Gipuzkoa ha permitido la salida a sus respectivos países de Ariel Edwards, Mehryn Kraker, Erika de Souza y Ellen Nystrom quienes solicitaron volver a sus entornos familiares. IDK Euskotren no se negó y ayudó a conseguir los vuelos necesarios para que pudiera volver a sus casas familiares.

Suspendidas dos ornadas y sin que se atisbe la reanudación de la competición hace imposible prever en qué momento se podrá volver a entrenar y,menos aún, competir. Los polideportivos están cerrados por lo que la Liga Femenina y su futuro esta temporada sigue siendo una enorme incógnita.

El equipo ya dejó de entrenar el jueves de la semana pasada y las jugadoras se encuentran en sus respectivos domicilios a la espera de saber si se pueden reanudar los entrenamientos y qué sucede con la Liga Femenina. Por ahora se ha suspendido la jornada de este pasado fin de semana y la del próximo.

En declaraciones a Noticias de Gipuzkoa, la presidente Carmen Muguruza explica la situación:

«De momento, la Federación ha dicho dos semanas, pero, teniendo en cuenta el incremento de los contagios, lo normal es que en quince días estemos peor, así que dudo muchísimo que la competición se reanude. Quedan cuatro jornadas y creo que la liga se va a acabar»,

En el citado rotativo se explica también que la Federación Española de Baloncesto debe decidir qué pasa con la competición. Las opciones a priori pueden ser varias. Por ejemplo, anular todos los resultados de la temporada o dar como válida la clasificación de las 22 jornadas que se han disputado. En el caso del IDK Euskotren, al no estar ni en puestos de play-off ni en descenso, la situación no le afecta: «De momento, desde la Federación se nos dice que no han valorado cómo se solucionaría. Se decida lo que se decida, no va a ser justo para todos, así que habrá que ver cuál es la solución menos mala», afirma Muguruza.

En el mundo del deporte hay muchas dinastías, es decir, componentes de una familia que practica una modalidad concreta. En el camino te encuentras con los Sagi Vela, Jofresa, Gasol, Ramos, Gento-Llorente y Uriz. Estos se vinculan con el baloncesto. Unos han jugado más que otros. No todos alcanzaron la mejor categoría, pero les une un cordón umbilical que se relaciona con el estilo y los valores inculcados en la familia. Mikel es uno de ellos. Ha vivido muchas situaciones diferentes. Ha defendido muchas camisetas. Ha vivido en poblaciones diferentes. En una, Lugo, encontró el amor. Entró en la catedral de aquella ciudad a los acordes de una marcha nupcial que él no compuso. Hoy, la pareja espera un hijo. El camino está plagado de experiencias, incluso cantar un rap. Vivencias referidas en Onda Vasca. Enlace: https://www.ivoox.com/48632798

A la quinta llegó la derrota del Delteco Gipuzkoa Basket. Fue en la cancha del Palma por 71-62, un conjunto balear que se confirma como la bestia negra de los guipuzcoanos al haberles ganado los dos encuentros. Esta vez el GBC no pudo ganar un partido ante un rival que venía exigido por una racha de cuatro derrotas y que fue superior en el rebote, faceta que le otorgó bastantes más tiros que a los donostiarras. Encontró también mejores soluciones en el tramo final del choque, ya que el 11-2 de parcial en los últimos cinco minutos tras el 60-60 fue definitivo. A la hora de la verdad defendió mejor y tomó mejores decisiones en ataque. Tras esta jornada y con los resultados que se han dado, Valladolid y GBC siguen compartiendo el liderato de la LEB Oro con 18 victorias, mientas que el Coruña, que también perdió, continúa tercero a dos partidos.

El primer tiempo se caracterizó por una superioridad de las defensas sobre los ataques. Ninguno de los dos equipos estuvo fiable a la hora de encarar el aro rival, sobre todo en los tiros lejanos en los que los porcentajes no fueron nada buenos. Al descanso el Palma firmaba un 38% en tiros de campo con un 15% en triples, mientras que el GBC llegaba al 42% en tiros de campo por un 31% en triples. La diferencia estaba en el interior donde los locales eran mejores, capturaban muchos más rebotes -26 a 14 tras estos dos primeros cuartos, diez de ellos ofensivos- para disponer de más opciones de tiro.

A un primer cuarto equilibrado, con el mejor anotador del Palma, Johan Lofberg, como mejor argumento ofensivo bien acompañado al inicio por el pívot estadounidense Stainbrook, le respondió el Gipuzkoa Basket con un inspirado en esos primeros diez minutos Alex Murphy y un par de triples de Dee y Sollazzo. El conjunto balear jugaba a rachas, también el GBC. En una de estas el 20-14 tras un triple de Biviá y una canasta de Tomas, supuso la mayor ventaja local. Después, llegaría una bomba de Sollazzo sobre la bocina para dejar este acto en 20-17.

En el segundo cuarto el Gipuzkoa Basket defendió más. Fruto de ello y tras una canasta de Lindqvist llegó después la mejor racha de los visitantes con un 0-9 de parcial. Cinco puntos de Olaizola, triple incluido, más canastas de Uriz y Jawara obligaron al técnico local Félix Alonso a parar el partido. Le sentó bien a su equipo el tiempo muerto porque después el parcial fue muy favorable a los baleares.

Mucho tuvo que ver la entrada del pívot Chema González, duro en defensa y referente bajo el aro rival, así como las asistencias de Carles Biviá. Además, Lofberg seguía sacando buenos tiros para lograr un parcial de 12-3. Del 22-26 se pasó a un 34-29 peligroso. Una canasta de Rozitis apretaba el marcador al descanso (34-31). Como se esperaba, un duelo jugado de poder a poder, con alternativas y con defensas mejores que los ataques.

La salida de los vestuarios propició un Palma más aguerrido y un GBC a medio gas. Entre Lofberg y Alex Hernández, este con cinco puntos seguidos, dispararon en el marcador a los suyos. El 7-0 de parcial volvía a amenazar al GBC. Con 41-31 Nicola paró el partido. Todavía el Palma lograría su mejor ventaja hasta el momento con el 43-32 tras otra canasta del alero Lofberg. Después, llegó la reacción habitual del Gipuzkoa Basket, casi siempre a base de triples. Primero Murphy, luego Dee para volver al choque (43-38). El entrenador local solicitó tiempo muerto y le dio resultado. El Palma frenó al GBC y retomó el dominio del juego. Un 6-0 de parcial en el tramo final de este periodo dejó el resultado en 53-46.

Cuando parecía que los mallorquines podrían irse hacia arriba, fue el GBC el que resurgió con un juego acertado y una defensa más aguerrida en el inicio del último acto. Aprovechó que Félix Alonso había dejado en el banco a Alex Hernández, Biviá y Chema González para percutir con acierto sobre la canasta balear. Tanto es así que logró un 2-11 de parcial y se puso por delante (55-57). Julen Olaizola protagonizó varias acciones ofensivas de mérito, así como un triple de Motos, puntos que hacían pensar que el GBC podía ir a por el partido con todas las de la ley.

Sin embargo, el técnico del Palma devolvió a la cancha a sus mejores jugadores y el base Alex Hernández jugó sus mejores minutos. Anotó y asistió a Chema González, que fue determinante bajo los aros. Rozitis nunca pudo con él. En el minuto 35 el marcador señalaba un 60-62. Ahí se quedó el Gipuzkoa Basket. No volvió a anotar en esos cinco últimos minutos, incluso se le señaló una falta técnica al banquillo. Sí lo hizo el Palma que entre las buenas acciones de Hernández y Biviá, así como el juego rocoso y los rebotes ofensivos de González, se llevó el partido. Los últimos once puntos fueron suyos.

FICHA TÉCNICA

(71) THE TRAVEL BRAND MALLORCA (20+14+19+18): Bropler, Lofberg (13), Barac (4), Hernández (13), Stainbrook (6) -quinteto inicial- Bivia (6), Lindqvist (9), Tomas (4), González (12), Quintela (2), Olumuyiwa (2).

(62), DELTECO GIPUZKOA BASKET ( 17+14+15+16): Dee (18), Murphy 12), Oroz (2), Rozitis (5), Sollazzo (3) -quinteto inicial- Mutic, Jawara (2), Motos (4), Uriz (6), Olaizola (10).

Árbitros: Zafra, Lázaro y Aranzana. Sin eliminados.

(Foto: Diario de Mallorca)

El conjunto del Araski alavés está ya en semifinales de la Copa de la Reina al superar (83-80) al Lointec Gernika en un partido en el que no partían como favoritas.

En otro partido de cuartos de final, el Perfumerías Avenida no tuvo complicaciones ante el Ensino (89-43).

Quedan por disputarse otros dos partidos de cuartos. Un derby catalán entre Girona y La Seu, además del Valencia-Ciudad de La Laguna.

El Delteco Gipuzkoa Basket logró una victoria muy clara sobre el Melilla, aunque el marcador final pueda indicar otra cosa. Lo cierto es que el 70-62 no fue el reflejo de la enorme superioridad del equipo donostiarra durante casi los tres primeros cuartos. Solo en el último acto el conjunto visitante maquilló el marcador producto de la relajación local y de algunos fallos en ataque que propiciaron el resultado final.

No obstante, el GBC jugó durante casi todo el encuentro con ventajas superiores a los 15 puntos, incluso llegó a los 22 en alguna fase del partido. Con este nuevo triunfo el equipo de Marcelo Nicola mantiene el pulso con el Valladolid, ambos equipos con 18 partidos ganados, en la primera plaza de la clasificación.

La historia del encuentro ante el Melilla fue muy clara. Una gran salida del conjunto guipuzcoano en los dos lados de la cancha propició que para el minuto seis ya llevara diez puntos de ventaja (15-5). Fue Sollazzo el jugador más acertado de cara a canasta, pero lo más importante otra vez estuvo en la intensidad defensiva de todo el grupo. Al Melilla, un equipo que parecía podía poner en aprietos la victoria, se le nublaron todos los caminos al aro donostiarra. Errores en los tiros, fallos en la toma de decisiones y pérdidas de balón significaron que el GBC alcanzara el 22-11 tras los primeros diez minutos.

Llamó la atención la suplencia de Agada, el mejor jugador de largo de los melillenses, que volvió a protagonizar un partido, en lo poco que estuvo sobre la cancha, apenas 13 minutos, lejos de sus números habituales. Le ocurrió lo mismo en el partido de ida contra el Gipuzkoa Basket.

Esto lo aprovechó el GBC para irse todavía más en el marcador en el segundo acto. Solo Uclés estaba a la altura de las circunstancias en el Melilla, mientras que era Murphy el jugador más atinado en este cuarto para los de Nicola. Unos buenos minutos de Jawara, una canasta de Rozitis bajo el aro y un mate para concurso de Mutic dejaron el parcial de este periodo en 17-11. El dato de los tiros de campo era muy ilustrativo. Mientras el GBC firmaba un 48,4% de acierto el Melilla se quedaba en un pírrico 22,9%.

Al descanso, el 39-22 dejaba bastante decidido el duelo. Más tras haber comprobado el nulo partido ofensivo de los visitantes y el buen esfuerzo defensivo de los de casa. No obstante, en un partido de baloncesto siempre pueden pasar cosas de todo punto imprevisibles. En el Gasca y en este partido no. Muy pronto se encargó el Gipuzkoa Basket de controlar la situación. Aunque bajó sus prestaciones tanto ofensivas como defensivas en estos dos cuartos siguientes, su enorme ventaja le dio para tener siempre una renta muy cómoda. Oroz y Sollazzo, este con un triple, se encargaron en el inicio de este cuarto de llevar la diferencia hasta los 20 puntos (44-24).

Por si fuera poco, el estadounidense con pasaporte italiano le cargó con dos faltas seguidas a Agada que luego cometería la tercera, se iría al banco y no volvería al choque. Todavía Solazzo anotaría dos tiros libres para el 46-24. A partir de aquí y tras tiempo muerto visitante, el Melilla aumentaría su presión defensiva y jugaría algo mejor. Le dio para recortar hasta los 15 puntos en este periodo, gracias siempre a Uclés y a su gigante Hartwich. Y poco más.

Sencillamente porque, aunque en el último cuarto ganó claramente por 11-19 el conjunto norteafricano, lo cierto es que el GBC tenía ya muy encarrilada la victoria. Algunos fallos en ataque junto a cierta permisividad defensiva, y también alguna rotación poco habitual propiciaron que el equipo de Alejandro Alcoba maquillara el resultado. Nada más porque el GBC sabía que iba a ganar desde hacía mucho tiempo.

FICHA TECNICA
(70) DELTECO GBC (22+17+20+11): Dee (11), Murphy (11), Oroz (4), Rozitis (4), Sollazzo (16) -quinteto inicial- Mutic (2), Jawara (9), Motos (2), Uriz (6), Olaizola (3) y Faye (2)

(62) BASKET MELILLA (11+11+21+19): Matulionis (4), Sidibe, Cuevas, Belemene (5), Bulic (2) -quinteto inicial- Luke (6), Agada (5), Marín, Uclés (18), Hartwich (13) y Misters (9).

ÁRBITROS: García León, Criado y Peláez. Sin eliminados.

FOTO: Gipuzkoa Basket (twitter).

Las de Azu Muguruza suman dos puntos de mucho valor en la cancha del Promete y cogen aire para el tramo final del campeonato.

El escolta argentino se encontraba sin equipo y residiendo en San Sebastián, después de haber militado en Gipuzkoa Basket. El redactor de Sportberri Juanjo Lusa valora la decisión como de «gran movimiento» por parte del club azpeitiarra.

«Excelente refuerzo para esta segunda parte de la competición. El jugador, no obstante, tiene una cláusula de salida libre por si le llega alguna oferta de categoría superior».

Fede Van Lacke (Santa Fe, 1980) escribe en redes sociales «Ahí estaré disfrutando del baloncesto y currando como siempre!!!!

Fenerbahce-Real Madrid (65-94)
Panathinaikos-Barça (viernes, 20.30)