Basket

thumbnail_joventut-gbc

No hay manera de que el GBC logre su primera victoria en la Liga ACB. Su derrota ante el Joventut, además por la forma en la que se produjo, 24 puntos de diferencia (88-64), debería empezar a preocupar seriamente a un equipo cuyas sensaciones ayer fueron francamente malas. Salvo el primer cuarto y algunos momentos del tercero, en los que el conjunto donostiarra logró un parcial de 0-7 que le puso a cuatro puntos del rival (51-47), el resto del encuentro fue de dominio catalán, muy superior en la mayoría del duelo y con muchos más recursos, además de talento y energía. El último cuarto mostró todas las carencias de un GBC que no compitió, que no encontró a ningún jugador que saliera al rescate y en el que sus mejores argumentos, Nevels, Sekulic, Salvó, Guitérrez o Bobrov no tuvieron su día. Como consecuencia una derrota muy dura ante un rival, a priori, directo en la lucha por la permanencia. Por eso, incluso el basket average salió muy mal parado para los intereses del cuadro donostiarra.

No obstante, el arranque del GBC fue bueno. Con un 0-7 de parcial gracias a las buenas acciones defensivas de ese primer minuto, los donostiarras se aprovecharon de una falta antideportiva de Ventura sobre Van Lacke nada más iniciarse el choque para, con los dos tiros libres convertidos del argentino y un triple de Bobrov en la siguiente jugada, situarse en 0-5 en un abrir y cerrar de ojos. Dos puntos más de Salvó le daban esa ventaja clara. Sin embargo, la Penya reaccionó pronto. Birgander y Harangody se encargaron de devolver al partido a su equipo.

En los locales se enchufó Ventura, con dos triples, al que dio réplica Corbacho, otras dos bombas de dos intentos. La segunda falta de Bobrov supuso la entrada en la cancha de un Sekulic muy poco activo en esta primera parte y en todo el partido. Todo lo contrario que el pívot canadiense con pasaporte irlandés del Joventut, Connor Morgan, que con dos triples y su enorme trabajo cerca del aro y en el rebote le dio nuevos bríos a los suyos. Con 28-25 concluyó un cuarto en el que el trabajo defensivo del GBC no fue bueno en los últimos minutos.

El segundo cuarto fue claro del Joventut. Marcó las pautas desde el inicio con un Neno Dimitrijvevic muy activo y rápido. El joven base macedonio se fue a los siete puntos casi de una tacada. Junto a Ventura y Morgan propiciaron un 12-2 del minuto diez al quince, lo que hizo mucho daño a un GBC que no encontraba fluidez en su juego. Debutó Duda Sanadze, pero el hecho de que Corbacho estuviera en el banco y de que Nevels, la gran referencia ofensiva de los guipuzcoanos anotara sus primeros puntos allá por el minuto 18 para el 43-33 pesaba demasiado en el ataque visitante. También el pobre juego de Sekulic, que se estrenó casi llegando al descanso.

Un espejismo

En el tercer acto el Joventut amenazó con irse en el marcador. Dos faltas personales de Gutiérrez, cuyo físico hoy por hoy no le permite defender a bases rápidos, le mandó al banco con cuatro, esta última antideportiva sobre Laprovittola. La entrada de Dani Pérez, bien en el capítulo de las asistencias, le dio algo de fuste al GBC, que con un 0-7 a su favor tras puntos de Van Lacke, Bobrov y el propio Dani Pérez recortó hasta el 51-47. Carles Durán no se lo pensó más y devolvió a la cancha a su quinteto más entonado. Con Dimitrijevic, Dawson, Todorovic y Morgan de nuevo en la pista el Joventut tomó el mando y en apenas dos minutos volvió a coger los diez puntos de ventaja. Surrealista fue la última jugada de este cuarto. A menos de dos segundos el GBC regaló la posesión a su rival, que sacó de fondo para Birgander hacer un mate sin oposición. Con 65-52 se acabó el choque.

Sobró el último cuarto en el que todavía Dawson, Nogués y Harangody anotaron triples para no bajar la guardia y hacer más grande la diferencia entre estos dos equipos en este momento de la Liga. Valdeolmillos a falta de cinco minutos se acordó de Corbacho después de sus seis minutos del primer cuarto pero el marcador ya era imposible (78-60). En definitiva, el GBC perdió no solo un partido sino que dejó entrever un retroceso evidente en su progresión de hace siete días ante el Tenerife. Sigue sin ganar y el domingo que viene le visitará el Herbalife Gran Canaria, un equipo de Euroliga y que llegará a Illunbe muy entonado tras ganar esta semana pasada al Barcelona en Euroliga y pasar por encima del Andorra este fin de semana.

Ficha técnica:

88 – Divina Seguros Joventut (28+19+18+23): Laprovittola (6), Ventura (11), Dawson (14), Harangody (6), Birgander (10) -equipo inicial-, Morgan (13), Nogués (9), Todorovic (6), Dimitrijevic (11), Parra (2) y Zagars (-).

64 – Delteco GBC (25+12+15+12): Gutiérrez (8), Van Lacke (7), Salvó (8), Bobrov (5), Barro (11) -equipo inicial-, Pérez (8), Sekulic (2), Nevels (2), Corbacho (6) y Sanadze (7).

Árbitros: Hierrezuelo, Castillo y Olivares. Sin eliminados.

Incidencias: Palau Olímpic de Badalona ante 3.802 espectadores

IDK Gipuzkoa también ganó el segundo partido de liga. Esta vez en casa y ante su publico. Visitaba el Gaska un Mann Filter, sólido y experto, que no pudo nunca con el ritmo de las guipuzcoanas. Azu Muguruza diseñó un partido en el que era prioritario defender bien y correr. La salida (16-10 en el primer cuarto) anunció lo que venía. Las aragonesas con muchos cambios en su plantilla no pudieron darle la vuelta a la situación. Esa ventaja se mantuvo durante todo el partido, con Lyndra Weaver de protagonista, tanto en defensa como en ataque.

Quizás el momento más apurado llegó con un 49-45 que exigió un tiempo muerto local para ajustar y certificar la victoria. El ataque mejoró, porque además apareció La sueca Ellen Nystrom en el momento decisivo del encuentro. Lara González dirigió el juego ofensivo sin precipitaciones y la ventaja se hizo más amplia, hasta los nueve puntos del final.

FICHA TÉCNICA

(60) IDK GIPUZKOA Iva Brkic (4), Onintza Aduriz (4), Ellen Nystrom (11), Lyndra Weaver (22), Toch Sarr (14) -cinco inicial- Lara González (3), Iparragirre (2), Erauncetamurguil (2) y Pierre-Louis (0). Julene Olabarria no saltó a cancha.

(51) MANN-FILTER CASABLANCA Montoliu (3), Brown (10), Laia Flores (5), Hersler (7), Vega Gimeno (9) -cinco inicial- Lahuerta (0), Tania Pérez (10), Leslie Knight (7).

Parciales 16-10, 12-12, 19-17 y 13-12.

Árbitros Sacristán, Pinela García y Gómez Hernández. Sin eliminadas.

thumbnail_gbc-tenerife

El Gipuzkoa Basket no pudo sumar su primera victoria ante un Tenerife desbordado por la mejor versión donostiarra de toda la temporada en los primeros quince minutos, los locales llegaron a tener 16 puntos de ventaja en ese momento de partido (37-21), pero que supo rehacerse después gracias a su mejoría en defensa y a la capacidad de un jugador tan determinante como Thad McFadden. El escolta estadounidense fue el encargado de llevar el duelo a la prórroga con una bandeja sobre la bocina para hacer el 68-68 y liderar a su equipo después, en los cinco minutos adicionales, para de esta forma doblegar a un GBC ya muy justo y que en los momentos claves solo encontró a Garrett Nevels, y en alguna ocasión a Bobrov, en ataque.

Antes de la bandeja de McFadden que igualaba el choque, el GBC dispuso de una posesión que finalizó con un tiro de Dani Pérez que los árbitros decidieron que no había tocado aro al límite de la posesión. El banquillo guipuzcoano protestó mucho esa decisión porque el rebote había ido a parar al GBC y solo quedaban 5,9 segundos para acabar. El marcador en ese instante reflejaba un 68-66 que hubiera sido definitivo. Sin embargo, el trío arbitral concedió posesión al Tenerife, que con la bandeja de su ‘jugón’ McFadden, logró la prórroga. En este tiempo extra no tuvo problemas el conjunto de Txus Vidorreta para tirar de calidad y experiencia, así como de recursos, y conseguir un parcial de 5-11.

Antes de este desenlace el GBC jugó sus mejores minutos. Con Nevels muy enchufado en el inicio, así como un contundente Bobrov en la pintura, los locales abrieron hueco muy pronto. Ya en el minuto cinco ganaban por 14-3. Así las cosas, el Gipuzkoa Basket superó de forma clara al Tenerife en esos primeros diez minutos (26-15). La ventaja sería mayor tras un brillante inicio de segundo cuarto, con Bobrov y Van Lacke acertados.

Dos triples de Staiger le dio aire al rival, aunque dos tiros libres de Salvó y un triple de Corbacho tras una falta antideportiva de Abromaitis, supuso esa renta de 16 puntos (37-21) tan extraordinaria para los intereses locales. Todo empezó a cambiar en los cinco minutos previos al descanso. Vidorreta encontró por fin a su estrella McFadden. Cinco puntos suyos, más otro triple de Staiger, luego otro de Gillet les acercaron. No obstante, los de Valdeolmillos seguían por delante en el intermedio (43-36).

Fue en el tercer periodo cuando el Tenerife enseñó parte de sus virtudes como equipo. Apretó mucho más en defensa, y logró que varios de sus mejores jugadores entraran en calor. Un 2-7 de parcial obligó al entrenador local a parar el partido. Saiz, Gillet y San Miguel, estos dos últimos con sendos triples, lideraban la remontada (45-43). Después llegó la buena dirección de Bassas, que también ofreció anotación, y otras acciones aisladas de Beirán o Iverson que sumaron.

En el GBC la respuesta solo se produjo desde el juego interior. Sekulic, con seis puntos, y Bobrov con otros seis, fueron los únicos en ver aro en esos diez minutos. Con 55-53 y casi partido nuevo comenzaba el último cuarto. Saiz anotó la primera canasta y después Abromaitis se aprovechaba de una antideportiva de Gutiérrez para desde el tiro libre darle la primera ventaja al Tenerife

(55-56). A partir de aquí entraron a la cancha McFadden y Beirán, que fueron los mejores elementos de los de Vidorreta. Con 57-60 y a falta de cinco minutos surgió Nevels, que enganchó tres jugadas seguidas de mérito. El 6-0 le daba ventaja otra vez al GBC (63-60). Pero no fue suficiente. Anotaba Beirán, después Gillet un triple para el 63-65. Todavía tuvo el partido en la mano el cuadro guipuzcoano tras un triple de Nevels que ponía el 68-65 a falta de poco más de medio minuto. Reaccionó el Tenerife de la mano de Bassas que anotó un tiro libre para el 68-66 y sobre todo de McFadden con esa bandeja sobre la bocina que llevaba el duelo a la prórroga tras la jugada polémica anterior.

En la prórroga ganó de forma cómoda el equipo canario. Cinco puntos del escolta estadounidense con pasaporte georgiano fueron definitivos. El GBC no encontró la forma de ganar, más allá de una jugada en concreto. Jugó muy bien en los primeros quince minutos, pero no fue suficiente.

FICHA TÉCNICA
73 – Delteco GBC (26+17+12+13+5): Gutiérrez (2), Nevells (19), Bobrov (16), Salvó (7), Barro (2)- cinco inicial- Van Lacke (5), Beraza (2), Sekulic (9), Dani Pérez (5), Oroz, Corbacho (6), Maiza.

79 – Iberostar Tenerife (15+21+17+15+11): San Miguel (6), McFadden (18), Beirán (13), Abromaitis (3), Colton Iverson (3)- cinco inicial- Saiz (12), Staiger (9), Bassas (6), Bonde, Gillet (9).

Árbitros: Perez, Serrano, González Gálvez. Descalificado por personales Iverson.

Incidencias: San Sebastián Arena 2016, ante unos 2.000 aficionados.Se guardó un minuto de silencio por los fallecidos en las lluvias torrenciales de Mallorca y también por Patrick Baumann, secretario general de la FIBA, El partido comenzó con unos veinte minutos de retraso por problemas en el marcador con el tiempo de posesión.

Las de Azu Muguruza perdían 56-49 en el tramo final del encuentro. Brkic marcó la canasta decisiva.

(58) BEMBIBRE: Silva (4), Emanuel Carr (0), Smith (19), Herrera (6), Gladkova (16) -cinco inicial- Quirante (5), Nauwelaers (8), Syll (0).

(60) IDK GIPUZKOA: Brkic (4), Iparragirre (0), Nystrom (2), Weaver (17), Sarr (18) -cinco inicial- Lara González (2), Aduriz (6), Erauncetamurguil (6), Vivi (5). No ha jugado: Julene Olabarria.

Parciales: 15-17, 9-12, 21-12 y 13-19.

Árbitros: García González, Lucas Martínez y Cortés Payá.

Powell (28 puntos) máximo anotador de los azpeitiarras.

thumbnail_baskonia-gbc

El Gipuzkoa Basket cayó (85-66) ante el Baskonia en un partido en el que se cumplió más o menos el guión previsto. Mientras los locales apostaban por un partido con ritmo y transiciones rápidas a partir del dominio del juego interior y del rebote, el GBC intentó ralentizar un choque que, cuando lo logró, le deparó muy buenos minutos. Lo consiguió en un gran segundo cuarto, pero no en el resto del partido. El Baskonia se hizo fuerte en la zona con sus pívots, que superaron de largo a los del GBC. Por ahí empezó a firmar el equipo de Pedro Martínez una victoria muy cómoda después del descanso.

El gran mérito del Gipuzkoa Basket fue recuperar el terreno perdido en un segundo cuarto fantástico, el mejor desde que comenzara la competición. Todo lo que habían sido fallos en los primeros diez minutos, en ataque con un ínfimo porcentaje de acierto en tiros de campo (21%) y en defensa permitiendo canastas muy fáciles al Baskonia, los locales llevaban 19 puntos en cinco minutos, lo solucionó el conjunto guipuzcoano con una mayor presencia defensiva y con un ataque que, por momentos, fue casi perfecto. Tras el 21-6 del minuto seis de partido que parecía anunciar un huracán local y que iba para diferencia de escándalo, la reacción de los donostiarras en el segundo cuarto propició irse al descanso con una desventaja mínima de 40-38.

Esto ocurrió porque Valdeolmillos encontró un quinteto que se puso las pilas en esos segundos diez minutos. Con Nevels muy enchufado, ya había anotado siete puntos de los once del primer cuarto, los otros cuatro fueron de Bobrov, el escolta estadounidense se iría a los 15 al descanso. Pero si el GBC solo había anotado un triple de seis intentos en el primer cuarto, sumó en este segundo acto seis con buenos porcentajes. Dos de Corbacho, uno de Gutiérrez y otro de Salvó acompañaron a los de Nevels. Así las cosas, el partido se igualó mucho. El parcial del cuarto lo dice todo: 16-27. Y pudo ser mejor para el equipo visitante si sus pívots hubieran estado más acertados.

Vuelta a la realidad

Cuando el GBC había hecho lo más difícil, es decir, parar la capacidad ofensiva del Baskonia, el tercer cuarto devolvió a los donostiarras a la cruda realidad. El equipo de Pedro Martínez jugó un cuarto soberbio, superó de forma muy clara al GBC con una defensa mucho más intensa, que propició errores en los tiros de los guipuzcoanos. Además, Shengelia jugó sus mejores minutos, así como Huertas y Janning. Un triple de Hilliard cerró un cuarto en el que todos los pívots del Gipuzkoa Basket se cargaron de faltas personales. Bobrov y Barro con cuatro, y Sekulic y Salvó terminaron con tres. El parcial de 28-13 volvió a evidenciar las carencias de un GBC que estuvo muchos minutos sin Nevels, su mejor jugador y el único ayer con amenaza constante sobre la canasta rival. El rebote ofensivo, poderoso del Baskonia, como los tapones de Poirier dejaron claras las intenciones de un conjunto alavés muy superior en esa velocidad de crucero.

Sobró el último cuarto. Con un GBC al que el partido se le empezaba a hacer largo, Valdeolmillos perdería en dos jugadas consecutivas a Barro y Bobrov por faltas, ambos jugadores cometen personales con demasiada facilidad y deben corregir este aspecto del juego para próximos compromisos, el Baskonia jugó a placer. Alcanzó pronto ventajas de 20 puntos (79-59) y Poirier y Shengelia aprovecharon para engordar su particular estadística. En definitiva, el físico y los centímetros del cuadro local superaron a la respuesta de un GBC en el que solo Nevels encontró con frecuencia el camino del aro baskonista. Con un rendimiento muy flojo de los pívots y muchos fallos cerca del aro, el Gipuzkoa Basket firmó su tercera derrota en lo que va de temporada.

FICHA TECNICA

85 – Kirolbet Baskonia (24+16+28+17): Huertas (10), Hilliard (10), Shields (7), Voigtmann (15) y Poirier (13) -cinco inicial-, Vildoza (-), Janning (5), Diop (8), Granger (4), Shengelia (13), y Garino (-).

66 – Delteco GBC (11+27+13+15): Dani Pérez (-), Van Lacke (1), Salvó (6), Bobrov (6) y Barro (2) -cinco inicial- , Jorge Gutiérrez (10), Nevels (22), Maiza (-), Sekulic (9), Burjanadze (4) y Corbacho (6).

Árbitros: Benjamín Jiménez, Francisco Araña y Arnau Prados. Eliminaron por faltas personales a los visitantes Barro (min. 37) y Brobov (min. 37).

Incidencias: Fernando Buesa Arena, ante 8.433 espectadores

BKZ-GBC_Barreiro

Gipuzkoa Basket mereció un mejor resultado. Al menos no se pareció en nada al equipo de la jornada anterior. Hizo méritos para llevarse el partido, pero los encuentros de baloncesto duran 40 minutos, a veces más, y los donostiarras se pararon en el 35. Cuando ganaban por 61-70 y tenían contra las cuerdas al Zaragoza echaron por tierra el gran trabajo anterior y encajaron un parcial de 15-3 y diciendo adiós a lo que parecía el primer triunfo del curso. Vázquez y McCalebb aparecieron en el momento justo para protagonizar la reacción del equipo aragonés.

Ya desde el salto inicial se vio a un GBC diferente al de la primera jornada. Más metido en el partido, más intenso a la hora de defender y sabedor del ritmo que le venía bien, es decir, jugar un baloncesto controlado. Todo lo contrario pretendía el Zaragoza y en esto se jugó más a lo que querían los visitantes. Con el base mejicano Jorge Gutiérrez más entonado, con Salvó poderoso en el rebote defensivo y acertado en ataque, el Gipuzkoa Basket se fue en el marcador hasta un 5-13 allá por el minuto seis. En el cuadro local Okoye era anulado por la excelente defensa de Salvó, Vázquez no podía con los interiores donostiarras y solo Radovic anotaba con acierto en la canasta del GBC. Porfi Fisac recurrió al triplista Berhanemeskel y este no le defraudó. Dos triples del canadiense acercaron a un Zaragoza que logró irse al final de los diez primeros minutos solo un punto por debajo (16-17).

En el segundo cuarto la iniciativa en los primeros minutos la llevó el equipo local. Carlos Alocén podía con Dani Pérez y las faltas personales empezaban a hacer mella en los de Sergio Valdeolmillos. Con dos faltas se puso Salvó, que lo había jugado todo hasta el minuto 15, las mismas personales llevaba Bobrov y Burjanadze, que jugó muy poco en este primer tiempo. Gutiérrez llegaría a tres en el tramo final del cuarto. Fueron diez minutos de un baloncesto trabado, de muy poco ritmo y nada vistoso. Predominaron los tiros libres, de los que sacó partido Gutiérrez, que visitó la línea de libres para firmar un 6/7, Bobrov y Nevels también produjeron puntos de faltas personales. En el Zaragoza apareció Okoye al final para anotar dos tiros libres en sus dos puntos hasta el intermedio. No obstante, el GBC debía mejorar claramente su porcentaje de triples (1/11, 9%) para poder optar al partido.

Y lo hizo. A Dani Pérez le entraron los triples, hasta tres, Nevels aportó desequilibrio, Bobrov se convirtió en la pesadilla interior de los pívots del Tecnyconta, y Salvó volvió a sacar de quicio a Okoye y atrapó un sinfín de rebotes en los dos lados de la cancha para imponer su intensidad. Fruto de esto llegó un parcial de 10-20 que obligó a Fisac a parar el partido a falta de cuatro minutos para la conclusión de este acto. El GBC se movía hora con ventajas de nueve puntos (47-56). Incluso de doce 47-59 tras el tercer triple de Pérez. A falta de tres minutos llegó la reacción local. Okoye, sin la defensa de Salvó que estaba en el banquillo, Seibutis y Santana, que mejoró de largo al titular

McCalebb, fueron claves para que el Zaragoza le endosara un parcial de 10-0 ante los errores de un GBC que tenía en el banco a Sekulic, Bobrov y Salvó. Con 57-59 concluyó un cuarto en el que Gipuzkoa Basket pudo romper el partido y no lo hizo. Todo quedaba pendiente de los últimos diez minutos.

Gipuzkoa Basket lideró el cuarto en los primeros minutos con buenos ataques y con un Bobrov estelar al principio y un Sekulic magnífico que le cogió el relevo anotador en la pintura al ucraniano después. De nuevo, el GBC estiró el marcador hasta un prometedor 61-70 a falta de cinco minutos. Pero entre Vázquez y sobre todo McCalebb el Zaragoza volvió al partido hasta un 72-73 a falta de 55 segundos. Un triple fallado por Salvó en la siguiente jugada le permitió a Okoye sacar una falta al alero catalán y disponer de la posesión. McCalebb puso a su equipo por delante con una entrada (74-73) y después un tapón de Vázquez a Nevels en la siguiente jugada seguido por un mate de Okoye dejaba el 76-73 a falta de seis segundos. Solo le quedaba al GBC la posibilidad de un triple a la desesperada. Ni tan siquiera eso. Jugó muy mal la última posesión, la perdió Bobrov, y ni tan siquiera lanzaron a canasta. El parcial de 15-3 pasó una dura factura y supuso la segunda derrota.

FICHA TÉCNICA
(76) Tecnyconta Zaragoz: McCalebb (9), Santana (8), Okoye (10), Radovic (11), Vázquez (12) –cinco inicial– Justiz (2), Barreiro (2), Berhanemeskel (8), Seibutis (4), Alocén (8), Pradilla (-), Martí (2).

(73) Delteco GBC 73: Gutiérrez (8), Pérez (9), Salvó (7), Bobrov (16), Barro (-) –cinco inicial– Nevels (11), Van Lacke (2), Oroz (-), Sekulic (17), Burjanadze (-), Corbacho (3).

Parciales: 16-17/19-17 (descanso) /22-25/19-14/ (final)
Árbitros: García González, Calatrava, Mendoza. Sin eliminados.

Incidencias: Pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza, ante 5.789 espectadores. (Foto: BasketZaragoza)

thumbnail_gbc-fuenlabrada

El Gipuzkoa Basket comenzó la temporada de la peor forma posible. No sólo por perder (60-76), que esto en la Liga Endesa le puede ocurrir a cualquiera, sino porque no tuvo opción de partido en ningún momento y dejó claras sensaciones de que al equipo le faltan todavía días de adaptación al juego colectivo, mayor actividad en la cancha y, sobretodo, que sus supuestas figuras, los jugadores que deben ser los referentes, alcancen una velocidad de crucero necesaria para optar a ganar. Ayer debutó el base mejicano Jorge Gutiérrez, salió incluso de titular, pero evidenció muy pronto que está una marcha por detrás de sus oponentes.

Tampoco fue el día de Blagota Sekulic, llamado a ser el jugador más importante en el juego interior. Falto de energía y despistado acabó el choque con valoración negativa. Si a esto le añadimos que Alberto Corbacho se quedó sin anotar y sin encontrar buenos tiros, que Nevels apareció y desapareció y que solo Salvó, Dani Pérez, que tuvo un duro adversario en Tomás Bellas, Bobrov y Van Lacke se mostraron decididos de cara al aro rival, se puede explicar el por qué el GBC se quedó en 60 puntos y el Fuenlabrada se hizo de forma demasiado cómoda con la victoria.

El arranque dejó claro que la apuesta defensiva de los locales no iba mal, pero sí que el ataque dejaba mucho que desear. Ambos equipos rivalizaron en fallos en los primeros minutos, aunque el Fuenlabrada sacó mayor partido a su mejor aspecto físico. La buena dirección de Bellas, el trabajo interior de Zanna y los rebotes de Clark superaron a un GBC que firmó una estadística muy pobre en lo que a mirar la canasta contraria se refiere. El 8-14 de estos diez minutos reflejaba los flojos porcentajes de acierto de los locales. Un 22% en tiros de dos puntos y un 20% en triples. El 46% en tiros de dos del ‘Fuenla’ le bastaba para ir cogiendo la delantera.

Parecido fue el segundo cuarto. Los errores de Sekulic en ataque, la inferioridad del GBC en el rebote y la entrada en calor de jugadores como Paco Cruz y Alex Llorca, así como del base Luka Rupnik, le dieron al conjunto madrileño un plus de calidad que los donostiarras no supieron equilibrar en ningún momento. Con Corbacho bien defendido y sin aportar en lo suyo que son los tiros lejanos, con el rebote para el Fuenlabrada hasta que Miquel Salvó y Bobrov ajustaron su canasta, la diferencia en el marcador se situaba en un preocupante 20-34 después de dos triples de Llorca y Rupnik. Al descanso pintaba mal para los de Sergio Valdeolmillos que seguían con muy pobres porcentajes de tiro.

Se esperaba un GBC con más carácter en la continuación pero esto no ocurrió. El merito de los madrileños fue el no bajar nunca la intensidad hallada en el segundo cuarto. Siguieron defendiendo bien y controlando el rebote y percutieron con garantías hacia el aro local. Valdeolmillos lo intentó todo. Colocó a Salvó de ‘cuatro’, varió el quinteto, pero nadie salió al rescate. Algunas acciones de Bobrov más cinco puntos seguidos de

Van Lacke rebajaron la desventaja hasta un 37-50, pero tras el tiempo muerto solicitado por el técnico visitante llegó un nuevo triple de Rupnik que cortó de inmediato el atisbo de reacción local. Con 37-55 se entró en los últimos diez minutos y con todo finiquitado porque no hubo cambio de ritmo en el GBC y sí control total de la situación por parte del Fuenlabrada. En el minuto 35 llegaba la mayor renta de los madrileños con un 48-72 demoledor. Algunas acciones de Barro al final maquillaron un marcador que nunca peligró para los visitantes y que dejó claras las carencias de un GBC que necesita mejorar sobre todo en sensaciones físicas de jugadores importantes y, por supuesto, lograr un actividad mayor a la hora de atacar la canasta rival. De lo contrario, le va a tocar sufrir mucho esta temporada.

FICHA TÉCNICA

(60) Delteco Gipuzkoa Basket: Gutiérrez (2), Pérez (6), Salvó (6), Bobrov (11), Sekulic (4)- quinteto inicial – Newells (8), Burjanadze (5) Van Lacke (7), Corbacho, Oroz, Maiza (2), Barro (9).

(76) Montakit Fuenlabrada: Popovic (3), Bellas (10), Llorca (13), Clark (12), Zanna (7)- quinteto inicial- O’Leary (2), Cruz (13), Rupnik (9), Chema González (7), Nogueira, Round, Ehigiator.

Árbitros: Pérez Pérez, Bultó y Torres.

Marcadores por cuartos:
8-14; 20-34- descanso- 37-55; 60-76 (final).

Incidencias: Donostia-San Sebastián 2016 Arena, ante 2.056 espectadores.