Basket

Los equipos deportivos necesitan cambiar de chip. Deben aparcar las dudas y los miedos, rearmarse y afrontar con la fortaleza de los momentos superados los retos inmediatos. Lara González juega de base y es la capitana del IDK Gipuzkoa. Recién renovado el contrato seguirá guiando la nave del equipo de basket femenino sobre el parqué, con la responsabilidad de quien asume un rol que de fácil tiene poco. Compartimos un repaso de la situación, como si fuera un partido de ida y vuelta.

Cuando se produce la renovación de un contrato por el club en el que juegas, hablamos de una confianza mutua…

Obviamente cuando una persona renueva con un club, en mi opinión y en mi caso, es por la confianza mutua que hay entre club y jugadora, teniendo en cuenta los aspectos deportivos y personales.

Si las dos partes quieren continuar en el proyecto, las negociaciones son más fáciles, aunque no hay muchos asuntos por los que discutir…

-Pienso que cuando una jugadora está contenta con el trabajo realizado en la temporada, puede que coincida con la misma opinión del club, por lo tanto sería mucho más fácil renovar un contrato. Obviamente, si ambas partes quieren seguir perteneciendo al proyecto por “x” razones, las negociaciones son mucho más fáciles y por lo tanto, no habría mucho por lo que discutir.

En el doble papel de capitana y base ¿existe una doble responsabilidad o una responsabilidad añadida?

-En mi opinión, pienso que la base de un equipo es la más responsable de que el equipo funcione dentro la pista. Y el ser capitana, también pienso que es una responsabilidad, pero de una manera diferente a la de ser base; es decir, teniendo la responsabilidad de que la conexión entre equipo y staff técnico sea la mejor posible. Por lo tanto te diría que puedo considerarlo como una doble responsabilidad.

Por esa razón, ¿te metes más presión?

-Soy una chica muy autoexigente conmigo misma, y cuando supe que iba a ser capitana, me entró el miedo, porque no sabía si iba a ser capaz de llevar esa responsabilidad. Pero pasado el tiempo, con la ayuda de mis compañeras y el cuerpo técnico, supe llevarlo de la mejor manera posible. Entonces, en cuanto a la pregunta de si me meto más presión, sí, no te lo puedo negar. Me gusta llevar todo bien y que las cosas salgan como me apetece, pero obviamente, sé, que no siempre salen como a una le gustaría.

La liga terminó de una manera inesperada, como casi todo lo que nos está pasando. La decisión significaba mantener la categoría, pero…

-La decisión tomada por la FEB pienso que fue la correcta. Dieron por terminada la liga, y que no hubiera descensos y si ascensos. Eso supone que en la siguiente temporada de liga femenina consten 16 equipos.

¿Sentís una especie de agravio comparativo con la ACB? Ellos todavía andan dando vueltas a jugar, en régimen de concentración en una ciudad. Hablan de Valencia…

-No creo que sea un agravio, porque si deciden reanudar la liga, sus motivos tendrán. ¿No? Creo que no es lo correcto y obviamente a todo el mundo nos hubiese gustado poder finalizar nuestras respectivas ligas. Por ello, lo que están consiguiendo es dar más visibilidad al deporte masculino, cuando se está buscando la igualdad entre ambos deportes.

Pasado el tiempo, Lara, ¿haces un análisis de lo que pasó en el ejercicio pasado? ¿Pensabais estar más arriba y sufrir menos?

-Cuando ves el equipo “en papel”, por decirlo de alguna manera, la cosa pintaba muy bien, un equipo majo. Pero todo tiene que encajar desde un principio para que lo que se quiere, se pueda conseguir. Como tú has dicho, Iñaki, el hecho de estar más arriba y sufrir menos no. Pero hasta que el equipo no se pone en pista y trabaja, no se puede ver lo que sí encaja y lo que no. Entonces, haciendo un análisis de la temporada pasada, pienso que no fue una de las mejores temporadas del equipo, porque nos costó coger mucho la dinámica, la madurez que necesitábamos. Sí creo que, a medida que fueron pasando las semanas, el equipo ya había conseguido esa madurez que nos faltó al principio, y ya estaba siendo el equipo que tenía que venir siendo desde un principio. Luego llego esta situación que nos dejó con una sensación un poco agridulce.

Desde fuera y sin conocer los entresijos, da la sensación de que había un trasfondo psicológico, como de miedo a perder. Se os escaparon un montón de puntos que los tenías en la mano…

– No era miedo a perder, era la presión que cada una de las jugadoras se estaba echando a las espaldas. Era una sensación como que cada una tenía que demostrar lo que llevaba dentro, y creo que eso fue lo que nos pasó factura. Aparte de eso, el hecho de perder algunos partidos por la mínima, podría ser por la razón que te he comentado antes, Iñaki. Por esa dinámica de grupo, esa madurez que necesitábamos en esos momentos importantes de partido, añadiéndole obviamente la presión que nos pusimos como mochila, por lo que la gente esperaba de nosotras.

Aunque en el deporte por equipos prima el colectivo, en lo personal ¿qué sensaciones tuviste y cuál fue el aprendizaje?

-En lo personal, ha sido un año difícil de llevar, pero con mucho aprendizaje. Creo que la situación que hemos vivido me ha ayudado mucho para progresar en todos los aspectos. Respecto a las sensaciones, pues fueron buenas por haber conseguido lo que buscábamos desde un principio, pero sensaciones raras también por todo lo que nos estaba pasando. En toda mi carrera deportiva no había tenido temporadas como ésta. Sí que tienes momentos difíciles pero que los superas, pero situaciones como ésta no había vivido nunca y menos como capitana.

Como todo ha sido una especie de manga por hombro, el año que viene la liga contará con dos equipos más y posiblemente con menos recursos. ¿Qué intuyes que pueda pasar?

– El hecho de que haya dos equipos más en la categoría, por un lado puede tener su lado positivo; es decir, se podría alargar un mes más la temporada que supone un beneficio para nosotras con todas las consecuencias, pero por otro lado también creo que pueda ser negativo, quizá porque algunos equipos no tengan el suficiente presupuesto económico para hacer frente a ese mes más. Entonces, intuyo que, si la situación económica no mejora respecto al covid-19, puede que la categoría con 16 equipos se tambalee.

Ha pasado tiempo desde que terminó de forma oficial la liga. ¿Dejasteis de entrenar en vuestra casa? Los pabellones siguen cerrados y abandonar mucho la forma física no es conveniente…

-Desde que se dio por finalizada la liga, nosotras, en nuestro caso, tuvimos que continuar con los respectivos entrenamientos en casa, para poder así mantener la forma física. No es conveniente perderla, porque al final es lo que necesitas para poder estar en forma en este deporte como en cualquier otro. Tendremos que acatar las normas y adaptarnos a lo que tenemos y a lo que nos viene.

Como no hay que ser negativos en todo, una estudiante de empresariales como tú ha encontrado muchas horas para sacar asignaturas. ¿Qué tal te ha ido?

-Al final, mirándolo por el lado positivo, nos ha venido bien este parón para poder dedicarnos un poquito más a los estudios, ya que en temporada normal no disponemos de mucho tiempo para ello. De momento he de decir que no está yendo mal la cosa, esperemos que todo termine bien y pueda acabar ya de una vez los estudios.

Los días de confinamiento para la gente joven han sido duros, sin poder salir de casa, ni ver a la gente, a los amigos, a las compañeras…¿Cómo fue el primer día de libertad con límites?

-La verdad es que fue una sensación extraña. Era como que todo el mundo tenía miedo por esta situación, como era de esperar. Fue encontrar demasiada libertad de repente después de haber estado tanto tiempo encerrados en casa. Pero con los días, esa sensación rara se fue desvaneciendo.

Te leí en una entrevista publicada en Noticias de Gipuzkoa que en las últimas jornadas habíais conseguido la madurez como equipo y que estabais en el buen camino…

-Sí, así fue. Como ya te he comentado en alguna pregunta anterior, esa madurez que nos faltó al principio la fuimos consiguiendo a base de trabajar y sacar conclusiones a todo lo que nos estaba pasando. Nos quedaba un mes de liga, cuando ya habíamos conseguido esa madurez, entonces  nos dio mucha rabia e impotencia haber tenido que acabar así. Pero la situación lo requería.

Es posible que el equipo de la pasada temporada y el de la próxima difieran bastante. Eso va a exigir un plus de acoplamiento y casi un rendimiento inmediato desde el principio…

– Pienso y creo que va a ser así. El club va a apostar por mantener un poco el mismo bloque de la temporada pasada, porque pienso que es lo que nos ha venido dando mejores resultados, con el acoplamiento de algunas jugadoras en algún puesto en concreto. Por lo tanto, eso nos ayudará más, a encajar las piezas mucho más rápido desde un principio y de mejor manera, para poder estar listas cuanto antes, para competir como debemos hacerlo, pero sobre todo para disfrutar de la temporada.

Cuando acabe el último examen lanzará los libros y los apuntes al cielo, como un intento de triple en la jugada decisiva de cualquier partido. Si tiene buen tino, marcará de tres, celebrará el fin de carrera, cogerá las merecidas vacaciones y no mucho más tarde iniciará la pretemporada. Algo así como la rutina de siempre, aunque sin perder de vista las derivas de los últimos meses vividos. Lara González dice sí a la continuidad. Cree sin vacilar en la suerte futura del equipo. Por eso, lleva los galones.

Mehryn Kraker renueva una temporada con en el IDK Euskotren. La alero de 25 años y 1,83 metros afrontará su segunda campaña en el equipo de Azu Muguruza.

La aportación de la estadounidense en la pasada temporada ha sido lo suficientemente positiva como para que le ofrezcan la renovación. Se une a las de Laura García, Lara González y el fichaje de Meiya Tirera, una pivot para el juego interior..

La jugadora toledana firmó el pasado verano con el conjunto de Azu Muguruza y ahora prolonga por una temporada más. la escolta seguirá aportando valor y experiencia al equipo y tiene claros los objetivos para el año que viene: «A nivel colectivo es mejorar la temporada pasada, y tener ambición porque la Liga Femenina está creciendo, se están haciendo equipos muy bonitos y eso es muy bueno para la competición. El objetivo es la permanencia y encontrar un juego con identidad y que no suframos tanto como el año pasado».

La Comisión Delegada de la FEB (Federación española de Baloncesto) ha reconocido la imposibilidad de realizar las fases de ascenso en las categorías de  LEB Oro, LEB Plata y LF2 al «no poder garantizarse las medidas sanitarias establecidas en el protocolo sanitario ni el principio de competición en igualdad de condiciones»,
Por tanto, no le ha quedado otro remedio que decidir los ascensos en las diferentes ligas. Delteco Gipuzkoa Basket y Valladolid logran las dos plazas de ascenso a la ACB;  Real Murcia BK, Basquet Girona y UBU Tizona hacen lo propio desde LEP Plata a LEB Oro y desde Liga Femenina 2 los equipos Movistar Estudiantes y Snatt’s Femení Sant Adrià dan el salto. Se tienen en cuenta las clasificaciones que regían cuando se detuvo la competición.

La aprobación de esta resolución de la Comisión Delegada de la se produce de conformidad con la resolución de la Presidenta del CSD de fecha 30 de abril de 2020, y pone fin a la vía federativa.

Y es a partir de aquí  donde comienzan los choques y las diferencias. Mientras la Euroliga y la Eurocup han debido suspenderse, la ACB sigue sin decidirse respecto a la disputa de los play-off por el título, ya que acordó que en la presente temporada no se producirán descensos. Con la llegada de Valladolid y Gipuzkoa Basket, el número de equipos la próxima temporada aumentaría en dos y alcanzaría un grupo de 20. No están por la labor. Y para que estos dos equipos formen parte de la ACB  deberán contar con el visto bueno de la propia Asociación de Clubes de Baloncesto, que es una entidad privada.

Por lo tanto, toca esperar. En los previos a esta decisión, los responsables de ambas partes han realizado declaraciones que ya nos marcaban el paisaje. Por ejemplo, Nacho Núñez, presidente de Gipuzkoa Basket en una entrevista publicada por Noticias de Gipuzkoa, intuía que no iban ser bien recibidos, al tiempo que argumentaba que «Quien ejerce un derecho propio no hace daño a terceros. Existe un convenio firmado. Creo que sería la propia Federación la que iniciaría las acciones legales. Espero que no haya que llegar allí. Ese ruido judicial en estos tiempos de incertidumbre económica tampoco va a ayudar; yo creo que es malo para todos. Pero mi responsabilidad como presidente es hacer valer lo que se ha ganado en la pista».

Antes, Antonio Martín, presidente de la ACB,  marcaba territorio: «El año que viene, por mil motivos, los clubes entienden que ser 20, con la que está cayendo y con la que nos viene encima en la 2020-21. Es una dificultad extrema por cuestiones de calendario y de índole económica.y lo ideal es que seamos 18 por muchos motivos».
A la vista está que el camino no es precisamente llano y que cada parte tratará de hacer valer sus razones, incluidas las jurídicas, para concluir el asunto según los intereses que defienden.

 

 

A la renovación anunciada de la entrenadora Azu Muguruza, y de la capitana Lara Gonzáez, se suma ahora la contratación de una pivot con experiencia en la liga femenina de baloncesto. Meiya Tirera se convierte en el primer fichaje del IDK para el próximo ejercicio.

Nacida en Mali (1986), llega desde Valencia, tras tres temporadas, aunque con anterioridad militó en el Cadi la Seu. En la noticia que publica el club en su web comentan que cuenta  «con un físico poderoso a lo que acompaña una buena movilidad, lo que le permite ser una defensora fuerte y también una jugadora capaz de aportar en ataque, tal y como ha demostrado durante su carrera, muy amplia tanto a nivel de clubes como con su selección, Mali».

 

Jordi Bertomeu, presidente de la Euroliga de baloncesto, ha propuesto a los 11 equipos accionistas (Baskonia, Barça y Real Madrid, entre ellos) que conforman el Board de la Euroliga la cancelación de la presente temporada. Finalmente, todos de acuerdo. Quizás sea la mejor decisión que pueda adoptarse, ya que los clubes estaban divididos y los jugadores en contra de que se reanude la competición.

Sucede lo mismo con la Eurocup,segunda competición de clubes en Europa. Por tanto, no habrá campeones de Europa de baloncesto masculino en la presente temporada.

Por tanto, las cosas se quedan como están y los mismos equipos que han competido esta temporada lo harán la siguiente. La próxima temporada la Euroliga comenzará el 1 de octubre y la Eurocopa el 30 de septiembre

 

 

 

A la anunciada renovación de la entrenadora Azu Muguruza, sigue la confirmación de la continuidad de Lara González, la capitana del IDK Euskotren. Es la primera jugadora que prolonga su contrato para la temporada que viene. Su presencia asegura la dirección del juego, porque la donostiarra juega de base y ese es un puesto de compromiso y gestión con la forma de comportarse el equipo sobre la cancha.

Una vez que se confirmó el final de la liga y la presencia el curso que viene en la mejor liga del basket femenino estatal, toca ahora armar un equipo, atendiendo a las necesidades y con los recursos que, en la actual situación, no sobran.

Es el capitán de Gipuzkoa Basket. Con 24 años, eso supone una responsabilidad añadida a la propia de la competición. Xabi Oroz reconoce que hace un año, jugando en Granada, se encontró consigo mismo y que eso le ayudó para jugar a su mejor nivel hasta que, de repente, se paró todo y el equipo se sitúa en un nuevo campo al que quieren ponerle puertas. No será fácil, porque la ACB no está por la labor de abrir la mano. Demasiados pulsos.

La federación tardó en decidirse, pero finalmente se sabe qué camino queda por delante para conseguir el ascenso, si es que hay plazas. ¿Demasiado tiempo de espera?

-Es verdad que han sido dos meses largos esperando alguna noticia. Hay que tener en cuenta que existen otras prioridades en la sociedad y ahora que sabemos “cómo será todo” me encuentro motivado por si se da el caso de que volvamos a jugar.

Dos opciones. Una, ante el Valladolid. Un partido que hará valer el resultado de la primera vuelta (81-77) para los pucelanos. El panorama está claro, victoria por cinco de diferencia y de nuevo en la ACB.

-Sería lo más bonito. Volver a jugar y en una especie de final a partido único. En cualquier caso, hablamos de  un partido muy difícil. ¡Ojala podamos tener la opción de jugar!.

En caso de no superar al rival, nueva oportunidad. Si se ponen todos de acuerdo y se admiten dos ascensos. El que pierda jugará un play-off con los tres equipos que superen la eliminatoria que jugarán los clasificados entre el tercero y el octavo. Esos cuatro equipos disputan semifinales y final. El ganador de la misma, asciende también ¿Cómo ves los procesos?

-Era una decisión muy complicada de tomar. Creo que, se tome la decisión que se tome, siempre habrá alguien que salga más perjudicado. Por lo tanto, creo que todos tenemos que ser conscientes de que estamos viviendo una situación única. Creo que está bastante bien estructurado el modo de play-offs

Lo que mejor podemos hacer es hablar de los pucelanos. Hay un problema añadido. En este tiempo de confinamiento el Real Valladolid CF ha llegado a un acuerdo con el club de baloncesto para, a través de un convenio, apuntalar un proyecto que le lleve a la Liga Endesa-ACB. Ellos van a contar con un plus emocional…

-Nunca he mirado más allá de lo nuestro y éste no será el caso ni la excepción. Conviene no olvidar que estábamos haciendo una gran campaña. Lo que pasa es que ahora no se sabe cómo volveremos. Estoy seguro que tendremos opciones en caso de que hagamos bien las cosas.

Cuando llegue el día, si llega, gradas vacías, silencio casi sepulcral y sensaciones que se os harán raras. Será necesario adaptarse al nuevo marco…

-Lo primero es la salud de todos y son medidas que parecen necesarias. Nunca he jugado sin público y menos en un caso tan especial como éste, jugándonos un ascenso. Psicológicamente debemos estar preparados para eso.

En principio, se quiere terminar todo para el 30 de junio, pero el 25 de mayo se decidirá si los play-off se pueden jugar o no, en función de las garantías sanitarias y los protocolos exigidos para la salud de los jugadores y demás participantes. Es decir, todo depende de las circunstancias.

-Estamos en una pandemia mundial y lo primero es la salud de todos. No solo los deportistas o árbitros, sino todos los que se van a ver afectados  en caso de desplazamientos etc. Las circunstancias son las que  son y espero que vayamos avanzando poco a poco

Casi tres meses después de la obligada parada, volver a empezar. Cada jugador ha vivido su mundo y sus circunstancias. ¿Las tuyas cómo han sido?.

-He vuelto a Azkoitia con mi familia. Hemos estado tranquilos y sin casos cercanos. Así que, bien. Mucha paciencia y aprovechando las horas para estudiar e intentar no perder mucho ritmo.

Será volver a empezar. Una pretemporada intensa para alcanzar el mejor nivel en el menor tiempo posible, para disputar en el peor de los casos tres partidos que son tres finales…

-Deberíamos entrenar duro físicamente. Al final, es imposible mantener el nivel físico que teníamos en circunstancias normales. Por suerte, Lander Castro, “el prepa”, nos ha mandado un montón de ejercicios para realizar y se ha intentado hacerlo al máximo posible. Digo intentar, porque al final no contamos en nuestras casas ni con los recursos, ni los medios, ni  las infraestructuras de un gimnasio.

El basket es un deporte de condición física, que lleva una carga notable de táctica y técnica. En el trabajo que os encargaron, la primera parte se puede resolver más o menos, pero la puntería y los movimientos no son tan fáciles de entrenar…

-Es cuestión de practicar una y otra vez, fallar y volver a intentar. Se trata de repetir los mismos gestos cada vez y evolucionar, cosa que es casi imposible estando en casa.

Hace ahora un año, jugando en Granada, vivías una experiencia similar. ¿Qué aprendiste en esa situación y cuáles son las claves para el éxito?

Me dio mucha confianza. Estaba siendo un año muy difícil para mí. Volví a sentirme jugador. Psicológicamente también me ayudó y creo que fue muy acertado el paso que di. Este año he jugado a mi mejor nivel

Este tiempo en el que no ha sido posible convivir con los compañeros del equipo, tú, como capitán, ¿Has estado en contacto con ellos?.

Los extranjeros, lejos de sus familias, añaden un plus de preocupación que a veces no es fácil gestionar… Sí, claro, estamos en contacto casi todos los días, Las redes sociales nos ayudan a que esa comunicación sea más factible y llevadera.

Los días en Azkoitia, en el domicilio familiar, con el convento de Santa Clara de fondo, junto a tu gente más cercana, se han podido llevar mejor que cuando uno está solo.

Al final estar solo en casa y sin poder salir para nada… Creo que aquí en casa, con la familia,  con mis padres y mi hermana, estoy mejor. Por lo menos somos cuatro para reírnos, jugar, enfadarnos… jajaja

Buena parte de los deportistas hablan de nuevas rutinas, de adaptarse a la nueva realidad, hasta que las cosas han ido cambiando. ¿Has aprovechado las horas libres para hacer algo diferente a lo habitual?

He aprendido algún postre nuevo y he aprovechado para estudiar que a finales de mayo empiezo con los examenes.

Hablar del futuro del equipo, del siguiente ejercicio, de altas y bajas, etc. A esta hora puede sonar a utopía. Sin embargo, todo, como quien dice está a la vuelta de la esquina. En lo personal qué te planteas.

-Ahora mismo me encantaría poder terminar la temporada, siempre garantizando al máximo posible la salud de todos. No pienso nada más lejos de eso.

No hemos vivido nada parecido en la vida, y esta es una pregunta que se hace a todo el mundo. ¿Qué has valorado más en esta situación? ¿Qué has aprendido?

He valorado los pequeños detalles del día a día. El café con los amigos del bar, aunque sean 25 minutos, detalles pequeños de la rutina. También he aprendido que para seguir adelante la solidaridad entre las personas es muy importante y aunque no haya imprescindibles todos somos necesarios.

Mientras todo se resuelve, dedica muchas horas a sus estudios de ADE y lee en los tiempos de descanso. Por sus manos han pasado en los últimos tiempos varios títulos. “Miñan” (Amets Arzallus), “Bajo el aro” (Pau Gasol) o “Deklaratzekorik ez” (Beñat Sarasola). No ha probado sus dotes culinarias y reconoce que en este tiempo no ha cogido un gramo de más.

 

Las fechas previstas para este evento que organiza la FIBA van desde el  25 de agosto al 10 de septiembre en 2023.