Basket

Las de Azu Muguruza dan la cara en todo momento, pero las salmantinas imponen su talento y mayores recursos. Al descanso, las charras ganaban (41-29) y están a un partido de reeditar el título. Su rival será el Uni Girona, ganador del anfitrión Mann Filter (80-60).

Victoria imponente de las jugadoras de Azu Muguruza que acceden a las semifinales de la Copa de la Reina que se disputa en Zaragoza. Le espera el poderoso Perfumerías Avenida.

FICHA TÉCNICA

(61) Uni Ferrol: Weisner (7), Sánchez (8), Vanderwall (18), Prince (12) y Pérez (8) -cinco inicial- García, Calvo, Delgado (5), Cabrera (3), Fernández y Rodríguez.

(79) IDK Gipuzkoa: Weaver (22), Sarr (10), Aduriz (6), Nyström (9) y Brkic (11) -cinco inicial- Alleyne (12), Iparragirre, Eraunzetamurgil, Lara González (9) y Lucas.

Parciales: 16-16, 16-23, 15-23 y 14-17

Árbitros: Germán Morales Ruiz y David Sánchez.

rionatura

Gipuzkoa Basket logró en la cancha del Río Natura la séptima victoria de la temporada tras un partido muy peleado y en el que tuvo que sufrir hasta el final. Logró un triunfo que le sitúa en la zona media de la clasificación tras remontar un marcador que al inicio del tercer cuarto se le había puesto muy complicado (46-31)

El extraordinario rendimiento del argentino Van Lacke, la dirección de Dani Pérez, ayer tuvo que jugar casi todo el partido porque Chery no saltó a la cancha, y la habitual aportación interior de Henk Norel propiciaron que los donostiarras levantaran un choque en el que el conjunto local brilló en el segundo cuarto gracias a su acierto en los triples, pero al que después, conforme se acercaba en desenlace final, le pasó factura su situación de seis derrotas consecutivas. Sólo David Navarro y Artem Pustovyi salieron al rescate de un cuadro gallego superado por la aportación más coral de los visitantes.

Lo cierto es que pocos pensaban que el GBC, que perdía al descanso por 41-39 tras un primer cuarto que había dominado por 13-18, podría remontar. Los triples locales y el juego interior del gigante Pustovyi hacían mucho daño en ese tramo. Sin embargo, el GBC subió su nivel defensivo a la salida del descanso y supo encontrar la canasta rival con equilibrio. Agbelese y Norel por dentro y sobre todo Van Lacke por fuera percutieron con acierto.

Se sumó Swing en algunos momentos tras un primer tiempo flojísimo del estadounidense y con un 0-15 en el tercer cuarto igualó el choque allá por el minuto 25. Del 46-31 se pasó a un 46-46 que empezaba a poner de los nervios a los gallegos. Así las cosas, el encuentro se mantendría igualado hasta el final. El GBC supo jugar con la presión local y entró por delante en el último minuto (69-71).

Pudo aumentar la ventaja pero fallaron sendos intentos triples Swing y Pérez. A seis segundos para el final el Río Natura se la jugó con un triple de Corbacho. El alero falló y el rebote lo capturó Norel para finiquitar el partido y darle la séptima victoria al conjunto de Porfi Fisac. Van Lacke, con 16 puntos, y Dani Pérez con 12 fueron los más acertados de cara al aro rival.

Los gallegos llegaron al descanso con una diferencia notable (41-29)

iberostar

Gipuzkoa Basket ya tiene la sexta victoria, la que pedía su entrenador Porfi Fisac como mínimo para llegar al final de la primera vuelta, a la que le quedan dos partidos. La logró ayer (89-70) ante un Tenerife que fue muy vulgar sencillamente porque cuando los donostiarras ofrecen su mejor versión son capaces de ganarle a cualquiera. Y ayer los guipuzcoanos volvieron a mostrar ese juego rápido, a veces trepidante, pleno de acierto en ataque y que suele llegar acompañado por una defensa grupal solidaria, la que hace que los rivales se estrellen contra el aro y vayan cayendo poco a poco en la precipitación y en el error.

De esta forma, fue providencial el inicio de Danny Clark. El ala-pívot británico siempre ha vivido de su excelente mano, la misma que todavía no había sacado a pasear en el GBC para machacar al contrario. Ayer lo hizo. Cuatro triples consecutivos suyos sin fallo en el primer cuarto supusieron el primer y definitivo despegue del GBC en el marcador. El acierto de Clark y una puesta en escena muy mala del Tenerife, con Ponitka, Tobey y Vasileiadis sentados en el banco, propició un 27-13 al final del primer acto. El GBC tenía el partido donde quería. Supo defender hasta el límite para incomodar todos los ataques del rival, y aprovechó el día ‘on fire’ de Clark para marcar territorio. Siguió en lo mismo en el segundo cuarto. Enchufado Norel en el arranque del segundo parcial y controlando el ritmo gracias a otro excelente encuentro de Dani Pérez, mucho más clarividente que su compañero Chery, el Tenerife intentó arreglar a base de triples una desventaja que cada vez era mayor. Y el equipo de Katsikaris no lo logró, sencillamente porque su porcentaje de acierto en los tiros de tres puntos al descanso dejaba mucho que desear. Firmaron un paupérrimo 2/18 (11%), mientras que en los de casa el acierto era considerable en esta faceta 7/11 (63%). Para entonces el GBC llevaba 12 asistencias por tres su contrario. El 41-23 del intermedio premiaba al mejor equipo de largo sobre la cancha.

Katsikaris, expulsado

Así las cosas, se esperaba una reacción del Tenerife, y es que no podía jugar peor. Una plantilla de muy buenos jugadores y amplia en rotación parecía un equipo colista, atascado, sin fluidez y metido en un carrusel de fallos impropio del valor de ese ‘roster’. Mientras Fisac movía con maestría sus piezas, menos que las de su colega en el otro banquillo, Fotis Katsikaris se empezaba a desesperar. Había iniciado el partido con jugadores de la segunda unidad y ahora lo pagaba con un resultado y una inercia del choque muy contraria a sus intereses. Con Ponitka más preocupado por chocar con los rivales que jugar como él sabe, Tobey metido en una pelea de la que casi nunca salía vencedor con Agbelese y Norel, y toda la batería exterior fallando y abusando del triple, el técnico griego la tomó con los árbitros. Sus airadas protestas en una jugada allá por el minuto 29 le costaron la expulsión por dos técnicas consecutivas.

En el último cuarto, el GBC jugaba con su enorme ventaja y no tenía nada que temer. El partido era suyo desde muchos minutos antes. Los canarios siguieron a lo suyo, tirar triples para intentar rebajar el desastre de tres en tres. Encadenaron dos de forma consecutiva Abromaitis y San Miguel, pero todo fue un espejismo. El GBC iba ganando por 25 puntos y el Tenerife logró colocarse a 16 (73-57) a falta de cinco minutos, pero un mate de Agbelese tras asistencia de Dani Pérez y un tiro libre del base en la siguiente jugada cortó de raíz cualquier intento de remontada de los tinerfeños. La fiesta fue total en Illunbe, el GBC ya tiene la sexta, sigue marcando distancia con respecto al peligro y, además, enamora a su gente con partidos como estos. Y es que ganando el rebote, dominando las pérdidas, defendiendo así y atacando con un 58% de acierto en triples es imposible perder. Más si el rival juega su peor partido de la temporada. Mérito de un Gipuzkoa Basket colosal ayer.

Clark, con 21 puntos, Norel con 13 y Van Lacke con 12 fueron los mejores anotadores del conjunto local.

porfi contra el barça

Gipuzkoa Basket no tuvo nunca opción de ganarle al Barça. A pesar de que los catalanes llevan una temporada de sobresaltos, su calidad está fuera de toda duda y solo un partido perfecto del GBC y un mal partido del equipo de Sito Alonso podía haber deparado algún tipo de sorpresa. No fue así y el duelo se resolvió conforme a lo que la lógica apuntaba de antemano. Para que esto sucediera, el cuadro visitante tiró de eficacia, de calidad y de juego colectivo en ataque.

Acertó con los tiros triples, sobre todo Koponen y Vezenkov, cinco y tres respectivamente, también Navarro, con dos bombas de más allá de 6,75 para abrir el tercer cuarto que sirvieron para finiquitar por completo el choque. Moerman, Ribas y Hanga también tuvieron tiempo de anotar de tres puntos. Pero no solo fue esto, también el juego coral de un Barça que casi siempre eligió la mejor opción a la hora de percutir sobre la canasta donostiarra y que tras una mala racha de juego y resultados, lleva ahora tres victorias consecutivas entre Euroliga y Liga ACB. Fueron mejores en el rebote, sobre todo ofensivo, ya que dispusieron de segundas opciones, y en porcentajes de tiro. También en asistencias, hasta 26, para provocar además 17 pérdidas en los locales.

Todo lo contrario ocurrió en el GBC. Jugó con menos intensidad defensiva de lo que acostumbra, permitió que el Barça por momentos se gustara, y cometió demasiados errores. No solo en las pérdidas, sino también en lanzamientos librados que no encontraron el camino adecuado. Así las cosas, sólo algunas acciones primero de Chery y Agbelese en el primer cuarto, y después de Swing y Norel, con poca aportación del resto, se salvaron del muy poco bagaje tanto en defensa como en ataque como para poder ni tan siquiera discutirle a un equipo como el Barça el dominio de la situación.

Y eso que Illunbe mostró ayer el mejor aspecto de lo que se lleva de temporada. Según datos oficiales del club, un total de 4.109 aficionados se dieron cita ayer en el escenario del partido. Por si fuera poco, el comienzo del choque fue un 5-0 tras un triple inicial de Chery y una canasta de dos puntos de Salvó. Pronto el Barça se puso las pilas y logró un parcial de 0-9 con puntos de Ribas, Hanga, Tomic y Navarro. A partir de aquí el conjunto de Sito Alonso mandó en el juego y en el marcador. Eso sí, la entrada de Agbelese le dio aire en el interior que el GBC aprovechó para no dejar escaparse a su rival. De un 8-13 se pasó a un 13-13 mediado el primer cuarto. Los triples de un reaparecido Vezenkov le supusieron al Barça acabar esos diez primeros minutos con ventaja (21-24).

En el segundo cuarto entró en acción Koponen, toda una pesadilla para los locales. Nadie pudo con él y el finlandés se mostró intratable a la hora de anotar. También Oriola, que provocó muchas faltas y se hartó de ir a la línea de tiros libres. Los esfuerzos de los jugadores locales porque no se fuera el Barça resultaron baldíos porque cuando un equipo de este nivel funciona es imposible pararle para uno tan inferior en talento. Al descanso, el 41-55 dejaba bastante claro el desenlace final.

Sin reacción

Sólo una salida espectacular del GBC tras el descanso hubiera apretado un poco la batalla, pero esta no se produjo. Es más, la primera jugada se saldó con un triple de Navarro, después Chery anotó un dos más uno, y en la siguiente acción de nuevo Navarro acertó con otra bomba de tres puntos. Después sería Moerman el que dejaba sin efecto cualquier atisbo de reacción de los donostiarras. Con 46-66 se relajó algo el equipo visitante, circunstancia que aprovechó el GBC para con Fakuade y Chery recortar hasta los once puntos de desventaja (55-66). Pero otra vez dos regalos de los guipuzcoanos supusieron para el Barça cobrar de nuevo una ventaja cercana a los 20 puntos. Sobró el último cuarto, en el que ambos equipos se dedicaron a intercambiar canastas sabedores de que todo estaba decidido desde mucho tiempo antes.

burgos gbc

Gipuzkoa Basket logró una importante y contundente victoria (76-99) en la cancha del Burgos, un equipo rival directo de los donostiarras y que sucumbió ante el gran acierto del conjunto de Porfi Fisac que fue ganando hasta por 29 puntos. Sólo en los primeros minutos del encuentro los locales fueron por delante (12-6). Después, el GBC se apoyó primero en el acierto de Chery, después en Norel, que sacó de quicio a los pívots del Burgos, y más tarde en el tremendo acierto exterior tanto del base canadiense como de Jordan Swing y Fede Van Lacke. Pero por encima de todos estuvo el gran partido de Danny Agbelese, dominador de los tableros y finalizando las jugadas con sus habituales mates.

La respuesta ofensiva del GBC fue muy coral, así como su gran dominio del rebote, sobre todo el ofensivo. De esta forma, el Burgos fue entrando en una espiral de fallos continuos, de malas decisiones, lo que todavía le puso más en bandeja el triunfo a los visitantes. La clave para el despegue definitivo para los donostiarras estuvo en el segundo cuarto con un 4-13 de parcial que ponía el marcador en 28-35. Después, un 0-10 que permitía al GBC llegar casi al descanso con un 32-47.

Todo se decidió en el tercero, donde los de Fisac se fueron a los 33 puntos por 21 su adversario. Fakuade, Swing, Pérez, Chery y hasta Norel con un triple estiraron la renta hasta más allá de los 20 puntos. Con 56-80 se entró en el último cuarto en el que ambos equipos ya sabían el desenlace. Estos últimos diez minutos fueron un correcalles en los que lejos de recortar el Burgos se mantuvieron las diferencias, lo que le permite al Gipuzkoa Basket contar con un basket average muy favorable.

FICHA TÉCNICA

Burgos: Fischer (13), Jenkins (14), Gailius (10), Thompson (6), Huskic (3) –cinco inicial- Shreiner (5), Barrera (2), López (5), Vega (8), Saiz (7) y Martínez (3).

GBC: Chery (17), Van Lacke (15), Salvó (3), Fakuade (8), Norel (16) –cinco inicial- Swing (13), Agbelese (16), Pardina, Pérez (2), Clark (8) y Beraza.