Basket

Joyce Cousseins-Smith, jugadora del IDK Gipuzkoa, ocupa muchos titulares de prensa tras lograr una canasta en el último segundo del partido que su equipo jugaba en Fontajau, la cancha del Girona. Repetido el vídeo de la misma cuantas veces sea necesario, se comprueba la decisión de la jugadora de entrar a canasta y la alegría de todo el colectivo por lograr un triunfo de valor en el pabellón de uno de los aspirantes al título. Es el sexto desde que se inició la temporada.

En una temporada que no está siendo fácil para las de Azu Muguruza una victoria de este calado seguro que sirve de refuerzo para los próximos compromisos. Pocas horas después de confirmarse la salida del club de Marita Davydova y con la ausencia de la lesionada María Eraunzetamurgil, las guipuzcoanas fueron a por todas. Se esmeraron en defensa y desde ahí mantuvieron el pulso con las catalanas que, seguro, nunca pensaban que el partido se les iba a escapar, hasta que sintieron la derrota en carne propia.

El partido dispuso de alternativas. IDK llegó a contar con diez puntos de ventaja que luego perdió, para rehacerse y terminar ganando. Eltramo final fue emocionante e igualadísimo, Faltaban seis segundos para el final y la jugadora local Vasic igualó la contienda (53-53).

Fue en ese espacio de tiempo cuando la base del IDK superó la defensa de Laia Palau y Marta Xargay y anotó la canasta de la alegría.

FICHA TÉCNICA

(53) GIRONA (6+15+15+17): Palau (3), Elonu (10) Vasic (8), Mendi (9), Coulibaly (9) -cinco inicial- Roso Buch, Pérez Araujo (10), Xargay (4) y Andusic.

(55) IDK GIPUZKOA (15+14+15+11): Cousseins-Smith (19), Kraker (10), Edwards (13), Toch Sarr (9), De Souza -cinco inicial- Lara González (4), Laura García y Nystrom .

Árbitros Muñoz García, Pagan Baro y Peláez Santana. Eliminada por cinco personales: De Souza.

El Delteco Gipuzkoa Basket jugará la final de la Copa tras derrotar al Caceres por 72-64. Los donostiarras cumplieron con la lógica y sumaron un triunfo vital de cara a la liga y que les permite también meterse en la final de un torneo en el que se medirán al Valladolid. El partido se disputará en la primera semana de febrero, día 3 o 4, en el pabellón Pisuerga ya que los vallisoletanos también ganaron en la cancha del Huesca.

Así las cosas, fue una noche de baloncesto para recordar por varios motivos: primero el triunfo del conjunto guipuzcoano y después porque se tributaron dos homenajes de esos que gustan a todos. Ricardo Uriz, leyenda del GBC, recibió una camiseta del club antes del inicio del encuentro y el Juaristi Iraurgi el reconocimiento a su triunfo de la Copa de la LEB Plata.

En cuanto al partido, las bajas de última hora de Rozitis y Mutic condicionaron mucho el juego interior local. El primer cuarto lo inició mejor el Cáceres, que tras un 4-0 a favor del GBC, logró un parcial de 0-7 para liderar el marcador durante bastantes minutos. Los puntos de Kuiper y la dirección de Zubizarreta hicieron funcionar al equipo visitante de la forma más adecuada. No obstante, con 8-12 en el marcador entró en calor Dee que con un triple más un tiro libre igualó el partido. Al final del cuarto, el Cáceres ganaba por 16-17.

En el segundo, de nuevo fue el Cáceres el que dio primero. Un triple de Ricardo Uriz seguido de un 2+1 de Bilbao ponían el 16-23 tras unos minutos de fallos de cara al aro del GBC. Por si fuera poco, algunas decisiones arbitrales en cuanto a la señalización de faltas perjudicaron al equipo de casa que vio cómo muy pronto sus pivots se cargaban de personales. En esos instantes, al GBC no le entraba nada y lo aprovechó el Cáceres para alcanzar una ventaja de nueve puntos (20-29). Sin embargo, Gipuzkoa Basket siempre amenaza. Los tiros libres de Dee más sendos triples de Murphy y Sollazzo le endosaron un parcial de 12-2 que les puso por delante 32-31 cerca del descanso. Todavía dos tiros libres de Kuiper a 6 segundos del final, permitiría al conjunto visitante irse por delante a los vestuarios (32-33).

Poco les duró la alegría. El intermedio le sentó bien al GBC. Nicola puso a los jugadores con más capacidad ofensiva y en tres minutos un 8-0 de parcial, con un 2+1 de Jawara, triple de Sollazzo y canasta de Dee, obligaron al entrenador visitante a pedir tiempo. Sollazzo con 9 puntos en ese cuarto fue el jugador más brillante y el que hizo que el Gipuzkoa Basket alcanzara una ventaja de 9 puntos (47-38).

Sin embargo, al Cáceres, que demostró no dar un balón por perdido, volvió al encuentro con un 4-10 de parcial. Todavía Ricardo Uriz acercaría a los suyos 53-50, pero reaccionó el GBC con un triple de Sollazzo sobre la bocina que abrió de nuevo el marcador a favor de los de casa.

Con el Cáceres muy tocado físicamente el GBC aprovechó los últimos tres minutos para asegurar la victoria. Era el objetivo y se consiguió.

FICHA TÉCNICA

(72) DELTECO GBC (16+16+19+21): Dee (15), Murphy (11), Xabi Oroz, Motos (6), Fayer (4) -cinco inicial- Jawara (7), Mikel Uriz (3), Olaizola (4), Niang (3), Sollazzo (19).

(64) BK CACERES (17+16+15+16): Zubizarreta (2), Ventura (8), Joseph (12), Rakocevic (7), Kuiper (8) -cinco inicial- Nikolic (7), Ricardo Uriz (10), Pedersen (3), Parejo y Bilbao (7).

ÁRBITROS: Quintas, Langa y Martín. Eliminados por cinco personales: Olaizola y Faye.

En la foto de Delteco GBC, Rakocevic trata de frenar a Sollazzo.

El Delteco Gipuzkoa Basket tendrá que esperar a la próxima jornada, viernes contra el Cáceres en el Gasca, para sellar su clasificación de cara a disputar la final de la Copa. La derrota en la cancha del Carramimbre Valladolid por 81-77, en un partido jugado de poder a poder y con muchas alternativas, deja para la semana que viene la opción de participar en la final del primer torneo de este curso. En lo que al encuentro se refiere, el tramo final fue no apto para corazones débiles, con un GBC que, tras un mal tercer cuarto en el que encajó un parcial severo en contra que arregló en parte en los instantes finales de ese periodo, después protagonizó una remontada extraordinaria, con un fantástico Johnny Dee, para incluso ponerse por delante en el marcador tras un parcial 3-23 –pasó del 62-47 al 65-70- y casi agarrar el triunfo. No fue así porque en los últimos tres minutos, el equipo local estuvo más acertado, sobre todo el base letón Leimanis, cuyo triple para el 80-77 fue determinante.

El partido respondió a lo que se esperaba, un duelo en las alturas entre dos equipos que se han ganado por derecho propio ocupar las primeras plazas de la clasificación. Comenzó mejor el Valladolid con un juego más acertado en los tiros. Primero Bartley, el mejor anotador de la competición, después De la Fuente, un ala-pívot polivalente, y sobre todo, el poderío interior de Aboubacar, un pívot tremendamente físico que se fue en el primer tiempo a los nueve puntos y nueve rebotes. Al GBC le costó entrar en calor. Lo hizo a partir del 16-8 con un triple de Dee, otra vez el mejor de los donostiarras de largo, y canastas de Uriz, Jawara y Rozitis. Antes había sido Faye el que con cuatro puntos había mantenido a los suyos. El tramo final de los visitantes, ahora más atinados de cara al aro, dejaba el marcador en 19-20 para completar los primeros diez minutos.

No cambió nada en el segundo. La igualdad fue total. En las filas locales Aboubacar y Granado, dos interiores muy poderosos, aprovechaban el rebote ofensivo para hacer daño; por su parte, en el Gipuzkoa Basket era Dee el encargado de anotar. Primero una falta antideportiva a Granado sobre el escolta estadounidense del GBC, después una técnica al entrenador local Hugo López por protestar. Eran jugadas que beneficiaban a un conjunto guipuzcoano que, con un triple de Murphy, se adelantaba por cinco puntos (23-28) mediado el cuarto. El técnico de casa paró el partido y a partir de aquí todo se igualó todavía más. Leimanis, Aboubacar y los triples de Bartley le dieron aire al Valladolid, mientras que en el GBC eran Dee, Oroz y Mutic, con canastas de tres puntos, los que mantenían a los suyos. De esta forma, se llegó al descanso con un 37-37 que presagiaba mucha emoción para la segunda parte.

Y así fue, aunque primero el Valladolid amenazó en el tercer periodo con romper el choque. De alguna manera lo hizo porque alcanzó una diferencia de 15 puntos (62-47) allá por el minuto 27. Aboubacar, Bartley y un gran De la Fuente lideraban al Carramimbre. Primero Marcelo Nicola intentó parar el vendaval con un tiempo muerto, pero su equipo no reaccionó. Después sí, en otro tiempo casi al final de este periodo,

fueron Uriz, Dee y otro triple de Mutic los que hicieron que el daño fuera menor y con el 65-58 volver al duelo.

Quedaban diez minutos y el Delteco Gipuzkoa Basket estaba ahora en racha de acierto. Estiró la misma hasta lograr ese parcial tan extraordinario de 3-23 con Dee siendo una pesadilla para sus defensores, y con Sollazzo, Jawara y Uriz acompañándole en tareas ofensivas. Con 65-70 todo se ponía de cara para los visitantes, aunque el Valladolid ya ha demostrado en otras ocasiones su calidad a la hora de pelear los partidos hasta el final. Volvió la mejor versión de De la Fuente y del italiano Federico-Azad para con sendos triples equilibrar otra vez el marcador. En el lance final acertó más el equipo vallisoletano. Con 77-77 ya dentro del último minuto, el triple del letón Leimanis hizo mucho daño. Antes Oroz había fallado uno y después Dee no acertó con el suyo. Un tiro libre anotado por Aboubacar a falta de cuatro segundos puso el 81-77 final.

FICHA TÉCNICA
(81) CARRAMIMBRE VALLADOLID (19+18+28+16): Leimanis (10), Federico Azad (9), Aboubacar (16), De la Fuente (19) Bartley (18) -cinco inicial- MacKenzie (2), Torres (4), Expósito, Granero (3), Adekoya.

(77) DELTECO GBC(20+17+21+19): Dee (25), Murphy (9), Xabi Oroz (8), Motos, Faye (4) -cinco inicial- Mutic (6), Jawara (6), Uriz (7), Rozitis (3), Sollazzo (9).

ÁRBITROS. Lema, Iglesias y Garvin. Descalificados por cinco personales: Jawara.

INCIDENCIAS: Pabellón Pisuerga. Foto: Carramimbre Valladolid- Cuenta de twitter- Sergio Mazuelas.

Quinta victoria desde que comenzó la temporada para el equipo de Azu Muguruza que además de sumar dos puntos supera el goal average con las extremeñas.

Delteco Gipuzkoa Basket despide el año con un triunfo que le permite seguir al frente de la clasificación LEB Oro, empatado con Valladolid a 27 puntos, con dos de ventaja sobre tres equipos Brand Mallorca, Leche Rio Breogán y Leyma Coruña. Ello confirma lo igualada que está la competición y que lo prioritario es ganar. Los guipuzcoanos lo hicieron con holgura (83-58), resultado que no se intuía al descanso cuando los locales ganaban de cinco (32-27), tras un triple de Julen Olaizola.

Tanto equilibrio se apreciaba al final del primer cuarto (13-13). A tenor de los números del marcador parece claro que las defensas se imponían a los ataques y que debajo de los aros se luchaba con mucha intensidad.

Todo lo bueno para el equipo guipuzcoano sucedía en la segunda mitad, ya que a los cinco puntos de ventaja del descanso se sumaban siete seguidos sin que los alicantinos vieran aro. Los triples de Dee eran el mejor remedio a las dudas que cayeron del lado visitante. El tiempo muerto solicitado no causó la reacción esperada y la ventaja se fue a «30» antes del último y definitivo cuarto. Cuajaban los puntos de Motos, Murphy, Faye y el propio Dee, confirmando un parcial de 35-10 en este tercer cuarto. Una distancia decisiva.

A pesar de que los alicantinos trataron de medrar en el último cuarto, a los de Nicola no se les podía escapar el partido salvo catástrofe. No la hubo, entre otras cosas, porque el equipo supo jugar con la amplia ventaja para terminar ganando por 25 puntos y la sensación de que el equipo sigue su marcha y mantiene las constantes vitales de los partidos que disputa.

FICHA TÉCNICA
(83) DELTECO GBC (13+19+35+16): Dee (12), Murphy (16), Oroz (9), Motos (7), Faye (7) -cinco inicial- Mutic (5), Jawara (2), Uriz, Olaizola (8), Rozitis (8), Niang (4) y Sollazzo (5)

(58) ALICANTE LUCENTUM (13+14+10+21): Pitts (4), Busquets (8), Ortega (7), Onwenu (8), Fall (8) -cinco inicial- Arcos, Llompart (3), Mendiola (3), Díaz, Galán (2), Schmidt (15) y Thiam.

ÁRBITROS. Albacete, Espiau, Hurtado. Eliminados por cinco personales, Rozitis y Pitts.

(Foto: Gipuzkoa Basket).

La reacción final del equipo azpeitiarra decantó un partido que debió remontar. Los de Iñaki Jiménez creyeron en sus opciones cuanto más difícil parecía. Tres triples seguidos desde el 63-63 terminaron por decidir.

El Delteco Gipuzkoa Basket logró un triunfo en Palencia (60-73) de esos que valen doble porque se producen ante un adversario directo, porque son puntos que uno suma y el otro no, y porque, además, en el caso de este partido, otorgan al vencedor un grado de confianza máximo al salir exitoso de una cancha en la que solo había perdido una vez el conjunto local. El GBC ganó porque supo defender desde el salto inicial como sabe y ha demostrado en todas sus victorias.

El Palencia es un equipo habituado a vivir por encima de los 80 puntos por partido y el Gipuzkoa Basket le dejó en 60, encima en su propia cancha. El dato de acierto en triples del cuadro local muestra claro su desacierto: 10% en una serie de 2/21 cuando lo normal es que esté cerca del 40%. De esta forma y con el grado de solidez máximo en defensa durante casi todo el encuentro, el acierto fue llegando en la persona de jugadores como Alex Murphy, con una buena primera parte del partido, y del bombardero Johnny Dee, otra vez imparable para las defensas rivales. En la clasificación siguen liderando esta categoría Valladolid y GBC, ambos con once triunfos.

El mérito del equipo que entrena Marcelo Nicola fue salir a la pista con la mentalidad de saber que debía jugar al límite desde el inicio. Lo hizo en todos los lances lo que le supuso alcanzar ventajas importantes ya en el minuto siete del encuentro. Un triple de Niang supuso el 10-17, después otra bomba de Dee el 12-20 y la necesidad de que Carles Marco, entrenador del Palencia, parara el duelo ante el huracán que se le venía encima.

Antes de estas canastas Faye, Motos y Murphy ya habían aportado puntos para un equipo que se lo ponía muy difícil al contrario a la hora de proteger su propio aro. El base Dani Rodríguez frenado, Jasaitis, Grimau y Kacinas sin puntería, solo le quedaba al conjunto local el pívot Kevin Larsen, un lujo para esta categoría. El danés se bastó para al menos mantener con cierta dignidad a su equipo al final del primer cuarto (12-22). Pero un GBC excelso, contundente atrás, con la lección aprendida, y con sus principales artilleros con la mano caliente, era inabordable para un solo jugador.

El segundo periodo fue parecido. Siempre por delante el equipo visitante con ventajas cercanas a los diez puntos, incluso superiores. Alguna acción de Jorgensen, una canasta de Kacinas y poco más para un Palencia que necesitaba a Larsen siempre en la cancha para producir. Un apático Jasaitis despertó para sumar cinco puntos y hacer menor la avería que se le venía encima. Murphy, Rozitis, Motos y Olaizola sumaban para mantener el dominio en el marcador, y la defensa seguía en modo sobresaliente, sobre todo la que ejercía el GBC sobre Dani Rodríguez.

Este jugador solo anotó tres puntos en el partido, en su peor actuación de la temporada. Al descanso el 30-42 premiaba a un Gipuzkoa Basket solidario, intenso y clarividente a la hora de buscar a sus mejores hombres. Dee ganaba el vestuario con 11 puntos, Murphy con 12 y el equipo firmaba un 53% de acierto en tiros de campo; en el bando contrario los 11 puntos de Larsen era lo único destacable. Su porcentaje de tiros de campo muy flojo, un 36%.

Solo en el tercer cuarto espabiló el equipo de casa. Un 10-2 de parcial dejó el marcador en 40-44. Parecían entrar en juego Rodríguez, Kacinas y Jasaitis. Nicola solicitó un tiempo muerto para corregir la salida de los suyos y la respuesta no tardó en llegar. Cinco puntos seguidos de Jawara, con triple incluido, más una canasta del siempre oportuno Dee significaron un 0-7 de parcial y un nuevo freno a las expectativas locales. Este parcial despejó cualquier atisbo de duda para el GBC que, a partir de aquí, siguió jugando un excelente partido y siempre con cierta holgura en el marcador. Marco introdujo muchos cambios sin dar con su ‘cinco’ ideal, también varió su defensa de individual a zona en varias ocasiones pero sin éxito. Enfrente tuvo a un equipo tenaz, sólido en defensa como en sus mejores versiones y suficientemente acertado en ataque para merecer con creces la victoria.

En el último cuarto nada cambió. Gipuzkoa Basket fue perdiendo efectivos por las faltas. Cometieron la quinta primero Olaizola, después Jawara y por último Faye, todos interiores, pero antes tanto Oroz, que anotó un triple cuando el Palencia se puso a nueve puntos a falta de tres minutos para estirar la ventaja (53-65), como Dee que hizo su quinta bomba del partido para finiquitarlo (55-70), dejaron claro que este partido era para los donostiarras.

FICHA TÉCNICA

(60)CHOCOLATES TRAPA PALENCIA (12+14+14+16): Bader (4), Pradilla (2), Larsen (21), Kacinas (7), Dani Rodriguez (3) -cinco inicial- Jorgensen (8), Antúnez, Dos Anjos (2), Jordi Grimau (2), Jasaitis (11).

(73) DELTECO GBC ( 22+20+11+20): Dee (21), Murphy (12), Oroz (3), Motos (6), Faye (6)-cinco inicial- Jawara (5), Olaizola (2), Rozitis (5), Niang (5), Sollazzo (8).

ÁRBITROS: García León, Martínez Prada, Gómez Luque. Eliminados por cinco personales: Olaizola, Jawara, y Faye.

(Foto: Oalencia Basket-Victor Quintana).