Ciclismo

Tres corredores del conjunto navarro del Lizarte ocuparon las primeras plazas del XXXIX Memorial Juan Manuel Santisteban disputado en la localidad cántabra de Colindres.

Ivan Cobo (Astillero, 2000) , segundo en la edición de 2019, se impuso en solitario después de un ataque a dos kilómetros de meta. La cruzó con un tiempo de 3.55.54, por delante de su compañero de equipo Mikel Retegi (3.56.08) que dio tiempo al pelotón en el que el zumaiarra Unai Iribar (Laboral Kutxa) fue tercero. Pau Miquel, en cuarta posición completó la gran carrera del Liuzarte, ganador también de la clasificación por equipos.

Dos corredores del Gomur, Angel Coterillo y Pedro Monroy siguieron en la clasificación de principales en la que el corredor del Grupo Eulen, Joseba López, fue séptimo.

La prueba fue muy exigente para el pelotón ya que debieron sortear unos cuantos puertos de montaña. Seña, La Gándara, Alisas, Campo la Cruz  y Bueras aparecían en el perfil de la jornada. El último, a nueve kilómetros de la llegada, cuando el pelotón llevaba a sus espaldas la mayoría de los 141 kms. del recorrido previsto.

En otras clasificaciones, Eugenio Sánchez (Lizarte) se adjudicó los sprint especiales;  Abel Balderstone (Valverde Team), la montaña y Giulio Agostini (Tenerife Bike Point), las metas volantes.

(Foto: Equipo Lizarte-twitter)

 

 

Merece la pena destacar en el comienzo de temporada la capacidad de algunas organizaciones ciclistas de sacar adelante las carreras del  calendario vasco-navarro (Sub-23 y Elite) que inició en Zumaia la andadura de 2021.

La prueba, XIII.Zumaiako Saria, consistió en cubrir un recorrido de 112, 5 kms,. Era la primera carrera correspondiente al nuevo Torneo Abiatzen y se resolvió al  sprint. Marc Brustenga (Caja Rural) dio tiempo al pelotón, parando el crono en 2:31:28. El argentino Nahuel D’Aquila (Netllar) fue el segundo por escasa distancia y la tercera plaza correspondió a Pau Miquel (Lizarte).

El primer guipuzcoano, cuarto de la jornada, fue Onditz Urruzmendi (Telcom). Dorian Fulon, (Velo 64) entró en meta en la quinta posición por delante de Rubén González (Baqué), Andoni López de Abetxuko (Caja Rural), Aritz Urra (Laboral Kutxa-F.E.), Daniel Cavia (Eiser-Hirumet) y Endika Balza de Vallejo (Electroalavesa-Zuia-Bsafe), todos en el mismo tiempo del vencedor.

El ciclista catalán, ganador de la prueba, forma parte del conjunto filial del Caja Rural. Nacido en Santa Eulalia de Ronçana, cumplirá en agosto 22 años. Su recorrido como ciclista amateur se inicia en el Polartec-Fundación Contador, antes de pasar al Pomme Marseille en donde ha militado los tres últimos ejercicios.

La siguiente prueba, prevista en Urretxu, ha sido suspendida. Se confirman que las dos siguientes  se corren en Estella (21 de marzo) y Bergara), una semana después.

(Foto: Noticias de Gipuzkoa)

 

 

La organización de la Vuelta al País Vasco 2021 ha presentado su hoja de ruta, después de cambiar los planes previstos, porque algunas metas se han caído del trazado por culpa del coronavirus que ha afectado ,por ejemplo, al alto de Ibardin. Con los establecimientos cerrados y con movilidad muy cuestionada, perdía valor la posibilidad de que la Itzulia 2021  llegará un día a aquella zona.

Los responsables de la carrera negociaron otras alternativas. Encontraron apoyo en el ayuntamiento de Hondarribia que acogerá la meta de la cuarta etapa, prevista para el 8 de abril (jueves) y otros futuros proyectos. Los corredores saldrán desde Vitoria-Gasteiz. Entrará a Gipuzkoa por Eskoriatza y Aretxabaleta, con los puertos de Deskarga y Alkiza. El pelotón subirá Jaizkibel desde Lezo, para afrontar después la subida a Erlaitz, pasando por Irún, antes de asumir los últimos kilómetros hasta la meta.

Un día después el pelotón pondrá rumbo a Ondarroa, nuevo destino, tras la imposibilidad de que Rentería pudiera ser el final de etapa en el que se había pensado. El cambio de dos metas obligó a modificar los planes y trazados. En esta quinta etapa se atraviesan Donostia, Orio, Zarautz, Zumaia, antes de alcanzar las cimas de Mendexa, Gontzagaraigana y Urkarregi desde donde buscarán la línea de meta.

La prueba arrancará con una contrarreloj en Bilbao, el lunes 5 de abril. La segunda etapa termina en Sestao. La tercera, en Laudio. Las dos siguientes son las modificadas a las que nos hemos referido. La última, como siempre, llevará al pelotón hasta la cima de Arrate desde Ondarroa.

 

 

 

Sentarse ante el televisor y seguir una etapa del UAE Tour supone mucho de aventura y sorpresa. Solamente, por lo áridos paisajes merece la pena. No se ven espectadores, entre los arenales surgen oasis y, pese a lo que se pueda pensar, disponen de puertos de montaña que les permiten diseñar etapas competitivas.

En la tercera los ciclistas salieron del Strata Manufacturing (Aaeropuerto internacional de Al Ain) y llegaron a  Jebel Hafeet, una subida que remataba los 1661 kms. de recorrido. No era una subida cualquiera, sino una larga ascensión en la que los auxiliares de los equipos repartían botellines de agua a mansalva. El calor aprieta de lo lindo.

La suma de dificultades aclara mucho en panorama y termina por seleccionar la etapa a cuyo final llegar un ramillete de elegidos. El ganador de, último Tour de Francia, Tadej Pogacar (UAE Team Emirates), corre en casa con los colores del equipo de los Emiratos Árabes Unidos.

En esos últimos kilómetros fueron apareciendo corredores que trataban de ganar la etapa. Tony Gallopin, Thomas De Gendt, varios Ineos, que preparaban el camino para Adam Yates. Éste aguantó el ataque de Sepp Kuss (Jumbo Visma). También Pogacar. Entre ambos se jugaron la etapa, En el último ataque, el líder volvió a ganar y sigue al frente de la general demostrando que lo suyo no es una casualidad, ni un golpe de fortuna.

El tiempo empleado por Tadej Pogacar fue de 3.58.35. Adam Yates entró con el mismo crono. Higuita (a 48″) cerró el hipotético podio de los tres primeros. Luis León Sánchez (Astana) fue el primer corredor español en meta (a 2’11). Los corredores de Movistar (Valverde, Elosegi, Carretero, Mühlberger o Albert Torres), al igual que otros equipos y corredores aprovechan la carrera para rodar y hacer kilómetros de competición.

En la general, Pogacar dispone de un colchón de 2’43» sobre Yates y 1’03» sobre Joao Almeida.

Quizás sea bueno para situarse en el paisaje de la carrera, recoger lo que escribía Iñigo Elosegi al final de la primera etapa: «Hoy no sé si he tragado más viento o arena. He dejado cada gramo de fuerza desde el kilómetro 0 para echar una mano al equipo, al igual que han hecho el resto de mis compañeros, pero hay días que las cosas no salen. Vaya etapa para debutar»

Al día siguiente, el pelotón afrontaba una crono «Jamás pensé que un día de contrarreloj pudiese sentirse como “recuperación activa”, pero con la paliza que tenía en el cuerpo, la verdad que lo de hoy nos ha venido estupendamente».

Finalmente, resume el día de la tercera etapa que comentamos, con «Calor, viento y trabajo, Así de simple. Así de complicado».

(En la foto de Iñigo Elosegi, twitter, se comprueba el entorno de la carrera y las dificultades de los corredores)

 

 

 

 

 

Las organizaciones deportivas que se encargan de organizar carreras ciclistas, tanto masculinas como femeninas, se debaten entre pandemias, calendarios, virus y fechas en las que poder situar los eventos, del mismo modo que gestionar recursos no es fácil en medio de un panorama cargado de incertidumbres. Una de las carreras que asomaba en el horizonte, la Itzulia Women 2021, no verá la luz. Lo explica en un comunicado la propia organización.

«Desde hace meses OCETA, organización dueña de la Itzulia Basque Country y Clásica San Sebastián, ha estado trabajando por sacar adelante la Itzulia Women. Un proyecto ambicioso que surge como la carrera heredera de la Clásica San Sebastián Femenina. Desde la organización nos vemos en la obligación de cancelar la primera edición de la Itzulia Women. «La idea de la Itzulia Women era heredar la Clásica Femenina que se iba a ver comprometida por el anuncio del Tour de Francia de colocar su Tour femenino en la fecha de nuestra Clásica. Por eso se ha trabajado muy duro para mover esa cita en el calendario y ampliarla en número de días creando la Itzulia Women. Pero como este año no habrá un Tour femenino, la Clásica femenina se mantiene» comenta Julián Eraso, presidente de OCETA.   

Sí habrá Clásica San Sebastián femenina en 2021. Se realizará como ya se hizo en 2019; el mismo día que la prueba masculina. «Podemos adelantar que compartirán parte del trazado, aunque puede haber cambios respecto a la pasada edición» apunta Julián Eraso. Esperamos poder realizar las dos pruebas y que vuelva la fiesta del ciclismo a Donostia y Gipuzkoa como ya lo hizo en 2019 aunque, será con todas las medidas sanitarias».  

Pese a la cancelación de la edición de 2021 de la Itzulia Women, la organización se ve positiva y con esperanza para poder retomarla en 2022 aunque dependerá si la Clásica se ve pisada o no por el Tour femenino. «Sabemos que no será fácil pero Euskadi y el ciclismo femenino se merecen una carrera así y seguiremos trabajando hasta conseguirlo» afirma Julián Eraso. 

El 14 de agosto, en la Catedral de Burgos, se dará oficialmente la salida a una nueva edición de la Vuelta a España que prevé concluir el 5 de septiembre. Se conoce en el itinerario y también los equipos quela disputen, si desde ahora hasta aquel momento, no se producen alteraciones en el plan.

Como es habitual en todas las grandes pruebas , por propio derecho asisten, siguiendo criterios UCI, los 19 equipos que integran la UCI World Tour, es decir los equipos de primer nivel.

Las organizaciones se reservan la posibilidad de invitar a otras formaciones que militan en otras categorías. En el caso de la Vuelta, una de las cuatro invitaciones «wild cards» va a parar al  equipo Alpecin – Fenix (BEL), líder de la clasificación UCI ProTeams 2020.

Y luego, tres más, que en la próxima edición corresponden a Burgos BH, Caja Rural y Euskaltel Euskadi. Una lástima que no haya habido un lugar para el Kern Pharma, con lo que hubiera supuesto de apoyo y reconocimiento a un proyecto nuevo que hace las cosas muy bien.

También recibe su recompensa el proyecto de la Fundación Euskadi. El equipo que preside Mikel Landa desde 2017 vuelve a la Vuelta ocho años después de su última comparecencia. Es una prueba muy religiosa y catedralicia, ya que sale de Burgos en conmemoración del VIII Centenario de la Catedral y llega a Santiago de Compostela, al coincidir este año la celebración del Año Santo Xacobeo.

 

 

La Clásica de Almería salva los muebles y consigue disputar la prueba en un territorio soleado, brillante y reflectante a la vez por los mares de plástico, ivernaderos, que cubren enormes superficies de producción agrícola. El pelotón serpentea en muchos tramos por el medio de ese paisaje. Termina dando vueltas a un circuito (Roquetas) no muy exigente, pero con caídas notables,  y termina por resolverse al sprint. Lo saben de memoria los corredores, ávidos de carreras, necesitados de alcanzar cuanto antes el punto de forma que necesitan para responder a las expectativas y sentirse a gusto consigo mismo. Era la primera toma de contacto con el calendario estatal.

Una llegada es una aventura en la que conviene situarse en el mejor lugar posible para intentar el golpe de mano final. Lo hizo Giacomo Nizzolo, campeón de Europa, que supo imponerse a Florian Senechal y Martin Laas. Tras el ellos, entró el alavés Jon Aberasturi con el mismo tiempo de quienes le precedieron (4.18.44). Luego, una sucesión de apellidos ilustres Van Poppel, Theuns, Cima, Dupont, Sarreau…

Era también una carrera en la que equipos que aspiran a correr la Vuelta a España pero que todavía no disponen de invitación, debían demostrar su nivel competitivo. es el caso de Euskadi, Kern Pharma, Burgos, Caja rural que, obviamente, se mostraron activos y metieron gente en la escapada.

Oier Lazkano (Caja Rural) lideró la clasificación de los sprints intermedios. Luis Angel Maté (Euskadi), la montaña y su equipo, cuarto en la clasificación de las formaciones. Juanjo Lobato, integrante del equipo naranja, se llevó la General de los Regionales.

Ganó la primera y también la segunda etapa en el Tour de Provenza. Nos referimos a Davide Ballerini (Deceuninck-Quick Step) que se llevó las dos jornadas resueltas en un par de llegadas colectivas. La última, bajo la lluvia, que hacía aún más peligroso un trazado con curvas, serpenteos, rotondas y llegada en alto.

Astana trabajó mucho en el último tramo de la jornada entre Cassis y Manosque (174.6 kms). Gorka Izagirre y Omar Fraile aceleraron y pusieron en final de a uno al grupo de aspirantes. Lo dejaron todo en manos de los especialistas. Tanto Lutsenko como Alex Aranburu presentaban candidatura, pero fue el italiano (4.21.49) quien terminó por imponerse, adelantando a Ciccone (Trek) y al corredor de Ezkio, tercero.

La etapa contó con una escapada de dos ciclistas jóvenes como Jorgensson (Movistar) y Vermeersch (Lotto-Soudal), alcanzados en los últimos kilómetros, cuando el riesgo de caídas aumentaba. Alaphilippe, por ejemplo, fue uno de los damnificados y Bouhanni se quedó con las ganas de disputar el sprint.

Después de dos jornadas, Davide Ballerini encabeza la general, con Alex Aranburu, segundo (a 16″), Alaphilippe, tercero (a 17″): Bauke Mollema y Gianni Moscon (a 19″).

La tercera etapa se disputa el sábado entre Istres – Chalet Reynard, con llegada en alto (1ª). mientras que la última corresponde al trazado entre Avignon y Salon de Provence.

 

 

 

Llegaba con ventaja a la última etapa de l’Etoile de Besseges. Por delante, una crono cortita de apenas once kilómetros. El corredor belga (Lotto-Soudal) terminó cuarto en el circuito de Ales y eso le permite adjudicarse la carrera en la que ha habido un buen nivel de participación.

La contrarreloj final puso en valor al italiano Filippo Ganna (Ineos) al igual que lo hizo el día anterior cuando se adjudico la etapa. El segundo puesto de la crono fue para Benjamin Thomas (FDJ) y «otro Ineos», Ethan Hayter, ocupó el tercer puesto del podio.

La clasificación general final la encabeza Tim Wellens (Lotto Soudal) por delante de Michal Kwiatkowski (Ineos), Nils Pollit (Bora), Jake Stewart (FDJ) y Mads W. Schmidt (Israel).

Se merece una mención destacada el equipo Kern Pharma que se ha ganado a pulso el reconocimiento y el porqué de la invitación a esta prueba. Todos los días formando parte de las escapadas y con buenas actuaciones. Martí Márquez concluye en 15ª posición general, Roger Adriá (18º).  el mejor de la crono, Urko Berrade (27º), Raúl García Pierna (34º), Kiko Galván (79º) y Repa Vojtech (107º). La suma de esfuerzos le sitúa en el cuarto puesto final en la clasificación por equipos. Todo un logro, a la vista de los oponentes teniendo en cuenta además que el equipo debuta en la categoría Pro Team.