Ciclismo

Ya es oficial que Chris Froome dejará de pertenecer al equipo Ineos al final de la presente temporada y que su destino está en Israel. Concluye así una relación de diez años en la que el corredor británico logró enormes éxitos para la entidad, entre ellos cuatro Tour de Francia.

También es oficial el destino elegido por el corredor nacido en Kenia. Israel Cycling Academy hace oficial su llegada y pone fin de este modo a un largo culebrón relacionado con su futuro deportivo. desde que se supo que el futuro de Froome no pasaba por defender su actual maillot, aparecieron opciones variadas y rumores sobre el interés de otros equipos por hacerse con sus servicios.

Será interesante seguir el rendimiento deportivo de este corredor a partir del momento en que se reanude la competición.

La organización de la Vuelta a Burgos, que se disputará entre el 28 de julio y 1 de Agosto, ha confirmado la invitación a todos los equipos estatales profesionales.

Es decir, además del Movistar Team, competirán en esta prueba el Burgos BH, Caja Rural RGA, Fundación Ciclista Euskadi, Kern Pharma y KometaXtra Team.

A todos los equipos les viene muy bien esta invitación, porque prácticamente llevan sin competir desde el pasado mes de marzo.

La primera etapa arranca desde la Catedral de Burgos y llega también  a Burgos (Mirador del Castillo) después de 157 kms. En el trazado se anuncian los puertos de Altotero (1ª) y El Castillo.

Como es tradicional, la última etapa concluye en las Lagunas de Neila saliendo de Covarrubias y, probablemente, se decida en esa jornada en el vencedor final.

Cuando elijas un lugar del territorio para ver pasar una carrera de ciclistas aficionados, hazlo en un sitio en el que mande el silencio. Sentirás una emoción indescriptible al escuchar aferrarse al asfalto los tubulares y pelear contra el viento los radios de las ruedas. Alex Uranga es corredor del Grupo Eulen, un proyecto familiar y cercano. Está esperando el momento, como sus compañeros, de volver a la competición y pelear por lo que les pertenece. Te lo puedes encontrar entrenando en los puertos de Mandubia e Iturburu que tanto le gustan. Hablar con él, tratando de conocerle, supone descubrir que en el diccionario de su vida no existe la palabra rendirse.

Tu club y el equipo homenajearon hace poco a enfermos y fallecidos por la pandemia, así como a las personas que han atendido a todos los ciudadanos. Ha sido un gesto de valor al que te has sumado…

-Así es. Fue un día increíble. Nos juntamos todo el equipo, tanto los corredores como el staff. Como tú has dicho, para homenajear a esas todas personas. Aparte del reconocimiento fue una jornada  especial porque después de tanto tiempo de confinamiento, pudimos juntarnos todos, vernos las caras y hablar.

Una vuelta con destino a Arantzazu, tras unir a las tres capitales vascas. Más de 200 kilómetros con una ofrenda floral en el santuario…

-La vuelta fue muy bonita y larga a la vez. El equipo se dividió en dos  y unos fueron a la diputación de Araba y otros a la diputación de Bizkaia, saliendo todos desde la diputación de Gipuzkoa y terminando en el Santuario de Arantzazu. Por mi parte, me tocó ir a Bilbo, desde donde pudimos afrontar un recorrido diferente y también un poco más duro. Al final, como dices,  nos salieron  unos 200 kms.

Buena paliza después de todo el tiempo que habéis pasado encerrados…Supongo que no ha sido fácil para un corredor como tú. Con 20 años, el cuerpo os pide marcha.

-La verdad es que sí. Nunca hubiera pensado que iba a tener tantas ganas de sufrir y a la vez de disfrutar encima de la bici con los compañeros del equipo.  Después de estos meses sin competición, el cuerpo ya nos pedía guerra y por esa parte en esa experiencia en Arantzazu  le dimos bastante. Pero las ganas de ponernos un dorsal y poder volver a competir, como hasta ahora hemos hecho, son todavía mayores.

Naciste y vives en Zestoa. En los momentos de ansiedad y tensión, a lo mejor las aguas del balneario te vienen bien para relajarte…

-Si te digo la verdad, y aunque parezca mentira, nunca he ido al balneario. En esos momentos de nervios, tensión… prefiero coger el coche y acercarme a Zumaia y estar tranquilo oyendo cómo rompen las olas. También me ayuda mucho a relajarme la tranquilidad que se escucha en el monte.  Por ahora, lo que hago me sirve mucho y no necesito nada más para sentirme yo mismo.

Formas parte del Equipo Eulen, muy joven, muy guipuzcoano, muy de buena convivencia. Eso es importante para los éxitos grupales.

-Así es, en los equipos para tener buenos resultados es obligatorio compartir una buena relación entre todos, tanto entre los corredores como con los técnicos… y en el Grupo Eulen lo tenemos. Desde que empecé en este equipo todos me han tratado muy bien. Puedo decir que es mi segunda familia ya que siempre están para ayudar con cualquier cosa, y eso se ve en los resultados. Por ejemplo, este año aunque no hemos corrido tanto, después de unas grandes pruebas, trabajando en equipo, ganamos una carrera con Joseba López y eso nos alegró a todos.

El Gobierno Vasco anuncia que podéis competir a finales del mes de julio, a partir del día 26. ¡Ya queda menos!

-Si! Como te he dicho antes, estamos deseando ponernos un dorsal de nuevo para volver y para ello seguimos entrenando con más ganas que nunca. También es verdad que si empezamos a correr pronto querrá decir que todo va mejor y eso es muy importante.

¡Qué lejos quedan las dos únicas carreras en las que pudiste competir!  En la primera prueba en Zumaia ibas en la escapada, pero un pinchazo …

-Exactamente, era la primera prueba del Vasco Navarro y tenía muchas ganas de ver cómo se corría el en campo aficionado. Estaba bastante nervioso antes de la salida pero, después de arrancar, me tranquilicé. Hice lo que más me gusta en las carreras, atacar. Entré en una escapada de siete corredores. Iba muy a gusto hasta que pinché… Son cosas que pasan en el ciclismo y es lo que hay, siempre no se puede tener suerte. Al final, llegué con el pelotón.

Y en Ereño, tu compañero Joseba López ganó la prueba y alcanzó el liderato del torneo Lehendakari. ¡Vaya comienzo para el equipo!

-Fue increíble, yo creo que me alegre más que él. Hablamos de una carrera perfecta de todo el equipo. Joseba y otros tres compañeros pudieron entrar en la escapada que llegó hasta meta. Los demás estuvimos atentos en el pelotón para que nadie se moviese. El trabajo tuvo la recompensa. Joseba pudo ganar la carrera y situarse como  líder en la general.

Recientemente, el alma máter del club y del equipo, Ismael Echarri, afirmaba en una entrevista en el diario Noticias de Gipuzkoa que “¿Así quién va a dar el salto? Acabará la temporada y será como si no hubiera existido”.

-Con esta situación que vivimos será más difícil dar el salto a profesionales. No podremos correr todas las carreras del calendario y dispondremos de menos tiempo y oportunidades para demostrar lo que somos capaces de hacer. Por ese lado, creo que unos están peor que yo. Los de tercer y cuarto año se encuentran con más dificultades que los que, como yo, somos de primer año. Me queda lo que falta de esta temporada y tres más para demostrar mi valor y capacidad para luchar por mi sueño: ser ciclista.

En la misma entrevista confirmaba que el año próximo seguiréis todos, salvo un compañero que supera la barrera de edad Sub-23. “Nosotros, por honestidad, no vamos a dar ninguna baja”. O sea que tranquilo, que el año que viene sigues en el pelotón

-En la reunión virtual que mantuvimos nos lo dijo y eso me dio tranquilidad. Como he dicho antes, por lo menos sé que puedo disponer de otro año en el pelotón para dar lo mejor de mí. Estoy muy a gusto en el equipo y que nos diga eso es señal de que ellos también están a gusto con nosotros. Eso alegra mucho más. Así que, no vamos a bajar la guardia en lo que falta esta temporada, sabiendo que nos queda, por lo menos, otro año más en el equipo  para seguir dando guerra.

Contáis con un plantel de directores y preparadores que conviene no perder de vista. Además del propio Ismael, David Etxeberria, Txetxa Eizagirre, Sergi Thomas, Igor Glez de Galdeano, Jon Lazkano…gente del ciclismo con historia y conocimientos…

-Para nosotros estar alrededor de esa gente es un premio que a todo joven le gustaría. Al final, ser aconsejado por gente que ha corrido el Tour,… es increíble. Sabes que no te aconsejarán mal. Con personas así, aprendemos mucho más. Nos cuentan sus anécdotas, qué hacer, qué no hacer… ¡una pasada!

Y, por supuesto, siempre están para ayudar. Son como amigos. Cualquier problema que tenemos se lo trasladamos a ellos y siempre intentan buscar una solución.

Como estudiante de Tafyd parece claro que en el futuro quieres seguir vinculado al deporte. En estos meses pasados, no has podido ir a clase. Algo novedoso que te ha obligado a adaptarte a otra realidad. ¿Cómo lo has llevado?

-Lo he llevado todo mejor de lo que esperaba. Al final, los profesores se han puesto en nuestro lugar y no nos han mandado tantos trabajos como para agobiarnos. Entonces, organizándome bien, lo he llevado a gusto, tanto los trabajos de la escuela como los entrenamientos en el rodillo.

En algunas ocasiones, cuando me desorganizaba en el día a día, pasaba momentos de apuro ya que había tiempo limitado para entregar los trabajos, pero como eso no ha sucedido muchas veces no me he agobiado mucho.

En circunstancias normales debéis hacer un doble esfuerzo. Primero, sacar tiempo para todo y luego compaginar estudios y ciclismo. Mucho sacrificio. ¿Merece la pena tanto esfuerzo?

-Diría que sí. Al final, el esfuerzo es más grande si no te organizas bien y ese no es mi caso. Yo todos los días tengo un planning diario en el que hay espacio para los estudios y para los entrenamientos y para estar con los amigos. Es verdad que algunas veces no se puede hacer de todo, y en esos momentos es necesario sacrificarse y esforzarse más en lo que te gusta. Es decir, en entrenar duro, y para eso algunas veces debes renunciar  al tiempo que vas a estar con los amigos, pero hay que hacerlo. Pero, si no, no diría que supone  tanto esfuerzo.

Alex, un ciclista ¿nace o se hace?  Si te pregunto dónde te mueves mejor, me dices rodador. Sin embargo, la temporada anterior no subías mal. ¿Hablamos de evolución o del corredor completo?

-Creo que un ciclista se hace, pero se debe  nacer con algo. Y sobre la otra pregunta, es así. Me muevo mucho mejor en los terrenos llanos, pero el año pasado, después de perder unos kilos que me sobraban, comencé a subir mucho mejor. La evolución desde cadetes hasta ahora ha sido increíble y esperemos que siga así. No me atrevo a decir  que sea un corredor completo, pero me esfuerzo en mejorar todas las partes débiles que tengo y seguiré en ello, ya que nunca podemos conformarnos con lo que somos. No podemos renunciar a  seguir mejorando.

 El ciclismo va más  ¿por corredores que responden en todos los terrenos o por especialistas?

-El ciclismo creo que va más por especialistas, y un claro ejemplo de eso se comprueba en  las grandes pruebas. En las grandes vueltas todos, o casi todos, los ganadores son escaladores. Para las clásicas, diría que es mejor ser un ciclista todoterreno pero, si no, los especialistas ganan más.

Del corredor que militaba en Atracciones Sanz al que hoy conocemos ¿hay mucha diferencia? ¿En qué notas el salto de categoría?

-No creo que sea muy diferente al  corredor que militaba en el Atracciones Sanz. Es decir, siempre me ha gustado y me gustará ser un corredor combativo, al que siempre le gusta formar parte de todas las escapadas y luchar por las carreras desde lejos, ya que no soy rápido. Y el cambio de categoría es menor de lo que me habían dicho. Existe una diferencia en el modo de correr, en la velocidad y en los kms. que disputamos. Me lo ponían muy negro y no es tanto. En conclusión, hay diferencias, más exigencias, pero se asumen.

El día que vuelvas a ponerte el dorsal “161”, tú número para toda la temporada, ¿sentirás algo especial, te emocionarás?

-Yo creo que sí. Tengo ya tantas ganas de que llegue ese día que no sé lo que sucederá. Espero que sea una experiencia bonita y que volvamos a sufrir como sufríamos antes de que esta pandemia llegase y nos afectase como lo ha hecho.

Alex reconoce que sueña con ser ciclista. El tiempo lo dirá. Seguro que sabe esperar a que llegue el momento para dar el salto. Sabe de sobra que no es fácil y que eso depende de muchos factores, pero cree en él y eso es un mérito añadido. Sus amigos valoren de él su cercanía, la preocupación por los demás, su espíritu de sacrificio y la capacidad de entrega. Da la cara, no se achica y sabes que detrás de un rostro, de un cuerpo, convive una suma de fuerzas que mueven el motor de su vida. Para él, como para sus compañeros, la alegría se relaciona con el sufrimiento. Son de otra cuña, de otra piel.

(Foto: Isa Paz

 

 

«Por la situación de alarma en la que todavía nos encontramos, las pruebas previstas hasta el 27 de junio no se podrán disputar», comunican de forma oficial.

La 97ª edición de la Clásica de Ordizia-Gran Premio Villafranca se disputará el 12 de octubre próximo tras aprobarse las fechas de un nuevo calendario. La tradicional carrera no podrá disputarse el 25 de julio, la fecha de siempre y encuentra ahora acomodo el día de El Pilar.

Quizás a la organización le venga bien este cambio, ya que pocos días después se inicia la Vuelta a España y podría ayudar a muchos corredores a modo de preparación (20 octubre a 8 de noviembre)

 

 

La organización de la Vuelta Ciclista a España ha decidido conceder las dos invitaciones  de que dispone al Caja Rural-Seguro RGA y al Burgos BH. s por ello que, Euskaltel-Euskadi no participará en la próxima edición de esta ronda que saldrá de Irún el 20 de octubre.

Es una pena que disputándose alguna etapa por tierras de Euskadi, no se haya podido conseguir una invitación más para llegar a 22 conjuntos y no dejar a ninguno fuera.

Se puede entender que opten por esos dos equipos, ya que el conjunto de Jorge Azanza apenas ha podido competir en lo que va de año por las circunstancias conocidas por todos. Sin opciones de poder demostrar su real nivel, no era fácil que les invitaran, salvo que se hubiera permitido un invitado más.

Junto a estos dos  conjuntos invitados, formarán parte del pelotón de salida los 19 equipos que forman parte del UCI World Tour. Son los siguientes: AG2R La Mondiale, Astana Pro Team, Bahrain – McLaren, Bora – Hansgrohe, CCC Team, Cofidis, Deceuninck – Quick – Step, EF Pro Cycling, Groupama – FDJ, Israel Start-Up Nation, Lotto Soudal, Mitchelton – Scott, Movistar Team, NTT Pro Cycling Team, Team Ineos, Team Jumbo – Visma, Team Sunweb, Trek – Segafredo y UAE Team Emirates.

La UCI comparte con todo el mundo del ciclismo las fechas el «nuevo calendario», después de hacer encaje de bolillos, tratando de situar en el calendario unas cuantas carreras, las tres grandes vueltas entre ellas. Es decir, se comprime todo en un corto espacio de tiempo ( 1 de agosto a 31 de octubre) en el que algunas carreras se solapan entre sí. lo que obligará a los equipos a diseñar formaciones muy diferentes a las previstas.

Por ejemplo, los corredores que van al Giro no pueden disputar la Vuelta a España.

Las fechas que se manejan a esta hora siguen pendientes de la evolución del coronavirus, por lo que cualquier cosa podría pasar en torno a este plan:

1 agosto: Strade Bianche (Italia)

5-9 de agosto: Tour de Polonia (Polonia)

8 de agosto: Milano-Sanremo (Italia)

12-16 de agosto: Critérium du Dauphiné (Francia)

16 de agosto: Prudential RideLondon-Surrey Classic (Gran Bretaña)

25 de agosto: Bretagne Classic – Ouest-France (Francia)

Tour de Francia: (-29 de agosto -20 de septiembre)

7-14 de septiembre: Tirreno-Adriatico (Italia)

11 de septiembre: Gran Premio Ciclista de Québec (Canadá)

13 de septiembre: Grand Prix Cycliste de Montréal (Canadá)

Campeonato del Mundo en  Aigle/Martigny (Suiza) (20-27 de septiembre)

29 de septiembre -3 de octubre: BinckBank Tour

30 de septiembre: La Flèche Wallonne (Bélgica)

Giro de Italia ( 3-25 de octubre)

4 de octubre: Lieja-Bastoña-Lieja (Bélgica)

10 de octubre: Amstel Gold Race (Países Bajos)

11 de octubre: Gent-Wevelgem en Flanders Fields (Bélgica)

14 de octubre: A Travers la Flandre (Bélgica)

15-20 de octubre: Gree – Tour de Guangxi (China)

18 de octubre: Tour des Flandres (Bélgica)

Vuelta Ciclista a España (20 de octubre – 8 de noviembre)

21 de octubre: Driedaagse Brugge-De Panne (Bélgica)

25 de octubre: París-Roubaix (Francia)

31 de octubre: Il Lombardia (Italia)

Es un joven ciclista que estudia Administración y Finanzas. Por ahora, el capital más importante que maneja es el de sus sueños. Para alcanzarlos, convive con el trabajo, la humildad, la motivación y el sentido común. Iñaki Murua sabe que no está todavía en el nivel que se exige a los profesionales. Lo reconoce y pone todo de su parte para ir recortando distancia. Sobre la mesilla de su habitación, un libro que se titula “Gregario”, de Charly Wegelius. Iñaki acaba de cumplir 20 años y desde esa juventud comparte sus actuales vivencias.

Vives en un pueblo pequeño como Altzo de 400 habitantes, en donde el coronavirus apenas ha afectado. ¿Qué se comenta entre vosotros?. ¿Sigues las normas de obligado cumplimiento?

-Se comenta que se está haciendo bastante largo y sobre lo que vaya a pasar en el futuro. El pueblo es pequeño y eso siempre ayuda porque se nota la tranquilidad, además creo que somos muy afortunados de tener las vistas que tenemos, rodeados de naturaleza y eso al final es una “ventaja”. No he salido de casa desde que estamos obligados a estar en casa, a no ser que sea para sacar la basura.

Ciclista de pista y carretera, aunque estés a piñón fijo en casa, abrir la ventana y poder disfrutar del paisaje que os rodea, reconforta. Menos sensación de agobio.

-Sí, así es. Al final vivimos en un pueblo que está custodiado por montes con unas vistas increíbles, y eso siempre ayuda. De hecho, intento hacer rodillo en el balcón mirando el paisaje para desconectar un poco de esa sensación de agobio.

¿Cómo estás llevando la situación?. ¿Te has organizado un nuevo día a día?. ¿Podrás alcanzar los objetivos personales que te habías planteado?

-Pues la verdad es que lo estoy llevando bastante bien, mejor de lo esperado. Al final tengo mi rutina ya organizada con las clases por la mañana. Los entrenamientos los hago cuando se puede. Si tengo dos sesiones, busco algún hueco entre clases y si no lo hay se hace a la hora de comer y se retrasa la segunda sesión. Ahora el único objetivo es intentar mantener la mejor forma posible para cuando volvamos a la carretera y creo que esta situación también me ayudara a crecer por dentro ya que ahora hay que ser fuerte mentalmente por lo que puede que alcance mis objetivos. Quiero progresar cada año como ciclista y persona.

Formas parte de uno de los equipos aficionados más fuertes. Goierri-Fundación Euskadi es una oportunidad para dar un paso al frente. ¿Te obsesionas con el salto a profesionales?

-El Goierriko TB-Laboral Kutxa es un equipo que siempre está ahí y es de los más fuertes. Por mi parte es un orgullo pertenecer a este equipo porque es como una familia, ya que es de casa. Antes de juntarnos en el equipo casi todos nos conocíamos y eso siempre ayuda a hacer piña. Es verdad que casi todos los que estamos en esta categoría pensamos con el salto a profesionales, pero sabemos lo que hay, sabemos que es muy difícil y hay que trabajar duro para llegar al nivel profesional. Por mi parte, sé que todavía no tengo ese nivel pero veo que estoy progresando y eso me motiva para seguir trabajando para conseguir el sueño de ser ciclista profesional.

Participas con tu equipo en el Torneo Euskaldun. Primera y última prueba en Zumaia. No ha habido más. Llegaste cuarto a meta. ¿Cómo valoras tu única carrera?.

-Hasta ahora solo hemos corrido una carrera del Torneo Euskaldun. La carrera de Zumaia siempre es especial ya que es la primera de nuestro calendario y todos estamos deseando que llegue para comenzar la temporada. Nunca sabes cómo van a responder las piernas el primer día y esa es una carrera en la que normalmente se llega al sprint. Sin embargo, este año la última vuelta fue muy loca y eso hizo que llegáramos unos escapados con unos segundos. No me lo esperaba, pero la verdad me dio confianza para creer en mí mismo.

Quedaba por delante un buen calendario, ilusionante y lleno de oportunidades. Se han suspendido míticas vueltas, grandes premios, etc. ¿Crees que volveréis a competir, aunque sea en el tramo final de la temporada?

-Todavía no sabemos si vamos a correr o no. Habrá que ver cómo evoluciona todo esto, pero yo creo que podremos competir un mes o dos ya que están dispuestos a alargar la temporada hasta finales de octubre, aunque las vueltas más ilusionantes como Bidasoa o Navarra se hayan suspendido.

Los corredores muchas veces salís a entrenar en grupeta. Ahora lo debes hacer en solitario. En Altzo, a una distancia máxima de un kilómetro de casa, una hora en cualquier momento del día. Siempre será más y mejor que no salir de casa. ¿Has diseñado un circuito para que sea más llevadero?

-A mí personalmente me gusta entrenar solo porque hago mucho trabajo específico y prefiero no molestar a los demás. También es verdad que a veces agradezco la compañía de otros ciclistas para que el entrenamiento sea más ameno.

Aunque podamos salir no creo que podamos entrenar en condiciones, pero siempre será mejor que quedarse en casa, así que intentaré aprovechar cada metro de los caminos que tenemos en el pueblo. Eso sí, no tengo ni un metro llano por lo que no será una salida muy cómoda. La verdad es que ya me hago alguna idea de las rutas que puedo hacer aunque sea para salir un poco y volver al asfalto otra vez. También puedo aprovechar para ir al monte, a las pistas que pertenecen al municipio.

Has conseguido buenos resultados en pista. ¿El trabajo en un velódromo ayuda a ser mejor corredor en ruta?

-Sí. Empecé a correr y entrenar en pista desde categorías inferiores y me gusta mucho. En mi opinión, la pista ayuda mucho para coger ritmo de competición, para aprender ir a rueda, ir en el pelotón… Pero yo lo que más he notado es la “chispa” o la explosividad que me ha dado la pista. Soy rapidillo en carretera y creo que es por el trabajo en el velódromo.

Goierri-Caja Laboral-Fundación Euskadi, es un equipo de primer nivel, con corredores elegidos y con un firme proyecto. ¿Te consideras afortunado por defender esos colores?

-Como he dicho antes estoy muy agradecido por la oportunidad que me han dado porque es el equipo de casa y además de los mejores de España. No solo por eso, lo que más me gusta del equipo es que estamos en muy buenas manos y siempre con un ambiente genial.

Mikel Gaztañaga es tu director al que conoces de sobra. Curtido en mil batallas ¿qué te pide? ¿En qué insiste?.

-Este año no hemos coincidido en las carreras, pero es un director que ha vivido ya lo que estamos viviendo nosotros por lo que sabe de sobra cómo va la cosa y siempre intenta sacar lo mejor de nosotros porque sabe de lo que es capaz cada corredor. Diría que insiste en que hay que correr en equipo, porque un día se trabaja para uno y otro día para otro. Y por encima de todo, le da mucha importancia a que hay que darlo todo en el día a día. Lo mismo con Mikel Paredes, Aitor Irazu o Iurgi Altuna son directores que llevan muchos años ayudando a este equipo aportando lo que saben. Nos conocen de sobra, y sobre todo Paredes sabe cómo somos en carrera porque el año pasado corrimos juntos y sabe perfectamente qué podemos aportar al equipo.

Se ha puesto de moda en casi todas las entrevistas esta pregunta. El día en que llegue “la nueva normalidad” qué será lo primero que quieres hacer.

-Lo primero que quiero hacer es estar con la familia, amigos y todas las personas que forman parte de mi vida, ya que esta situación me lo impide. Y como no, entrenar todas las horas que quiera con absoluta libertad.

De todo lo que te está pasando, ¿Sacas alguna consecuencia?, ¿Valoras cosas que antes pasaban desapercibidas en tu vida?,

-Me estoy dando cuenta de que las personas que forman parte de nuestra vida hay que cuidarlas y son fundamentales, porque ahora que no podemos estar con ell@s los echamos de menos. También creo que todos aprenderemos algo de esta situación.

Eres el segundo de la dinastía Murua. Tu aita, también Iñaki, fue profesional en el Paternina, con Txomin Perurena, Carbayeda, Davoz, Martiarena, Stephens y compañía. ¿Es el espejo en que te miras? ¿Te machaca o te deja la libertad suficiente para que seas siempre tú?. ¿Aceptas sus consejos?

Sí, así es. Me gustaría llegar a donde llegó él, porque al final lo que consiguió es mi sueño, que es llegar a ser ciclista profesional algún día. Él siempre intenta ayudarme y me siento muy afortunado, porque sabe cómo ayudarme ya que también paso por esto y más. Sabe cuándo me tiene que machacar y cuando no, porque tampoco es bueno machacar demasiado.

Aun así, yo tengo mi entrenador y mis directores que también me ayudan en el día a día para mejorar. Mi padre sabe y entiende perfectamente que debo obedecerles a ellos primero, por lo que siempre se mantiene un poquito al margen. Si me machaca es cuando ve que estoy un poco desmotivado o ve que algo he hecho mal y no me he dado cuenta y nadie me lo ha dicho. Sé que lo hace para ayudarme, aunque a veces me cueste aceptarlo y no le obedezco. Siempre intenta mantenerme motivado.

Iñaki Murua pertenece al perfil clásico de los jóvenes ciclistas del territorio. Además del cabeza de familia, su madre y sus dos hermanas le apoyan, acuden a las carreras, se sacrifican por él y sintonizan con el proyecto que les une. Saben, porque lo han vivido en propia carne, que nada es fácil y que las conquistas llegan después de muchos sinsabores. Si es verdad que de casta le viene al galgo…

 

No será hasta marzo de 2021 cuando la próxima edición se ponga en marcha. Si en un principio, la prueba fue aplazada a la espera de ver cómo quedaba el panorama, ahora deciden suspender la edición de este año.

El riesgo de que se concentren todas las carreras del calendario en un corto espacio de tiempo dificulta la disputa de ellas. Incluso, parece claro que las pruebas de tres semanas se van a reducir a dos. (Giro y Vuelta a España, a la espera del Tour).

En la nota oficial se lee:

«Tenemos clarísimo que no queremos hacer la Volta a cualquier precio. No tendría sentido hacerla coincidiendo con el Tour, el Giro o la Vuelta, compitiendo por los mejores corredores y las audiencias televisivas. Tampoco nos planteamos hacerla en un formato reducido de días. Por eso creemos que la opción más sensata y adecuada es hacerla en nuestras fechas habituales el año 2021 »

«Tenemos que ser positivos, y estamos seguros de que la espera valdrá la pena. Aunque no la hagamos este 2020, el año que viene seguirá siendo la Volta del centenario de ediciones, una efemérides muy especial, y una cifra que en las pruebas por etapas sólo han conseguido el Tour de Francia y el Giro de Italia». agrega el comunicado.

Foto: Volta 2019

Alguien dijo una vez “no te canses nunca de volver a empezar”. Cuando el ciclista Jon Tena (Urretxu, 1999) parecía muy bien encaminado en carreras de resistencia con bicicleta de montaña, despertó el gusanillo que llevaba dentro desde que era cadete. El biker cambia de aires y cuando quiere testar su respuesta, el virus conocido le frena en seco. Superó una mononucleosis y está curtido para afrontar y superar la actual pandemia colectiva.

Esta temporada tomas una decisión que supone un cambio drástico en tu vida de corredor. ¿Querías probarte en la carretera?.

-Sí. Llevaba tiempo rondando la idea en mi cabeza de hacer una apuesta en la carretera. Nunca me acababa de decantar pero, acabada la temporada 2019, lo vi claro y no me lo pensé. Era el momento.

Después de un recorrido exitoso en carreras de resistencia en bicicleta de montaña, ¿Necesitabas un cambio?, ¿Cuáles eran y siguen siendo los objetivos?

-Creo que sí. Desde que me vi obligado a abandonar la ruta cuando era cadete por una mononucleosis, me pasé a la montaña, y la verdad es que poco a poco fui encontrando mi sitio en la disciplina. Utilizaba el calendario de asfalto a modo de preparación para grandes citas, pero siempre tenía la duda de qué pasaría si no hubiera dejado la ruta. Por eso vi el momento claro de darme una oportunidad y probar suerte en la carretera. Creo que viene bien un cambio de aires. Siempre se aprende algo nuevo.

Llevabas muy buen camino, siendo medalla de bronce en el Campeonato de España de Ultramaratón, además de otros éxitos en tu categoría (Sub-23). ¿Alguien te convenció para que dieras el paso?

-La idea la tenía bastante clara yo mismo. Por suerte, estoy rodeado de muy buenos compañeros de entrenamiento. Les considero muy buenos amigos Fueron ellos quienes me ayudaron mucho a la hora de tomar la decisión ya que no era fácil para mí. Por eso quise hablarlo bien y en calma antes de estar convencido de que era la decisión correcta.

Puede llamar la atención que con la cantidad de equipos vascos que hay a tu alrededor, optaras por el Vigo-Rías Baixas…

-La verdad que sí. Contamos con muchos equipos aquí, pero quería empezar desde cero y cambiar de aires para poder dar mi mejor versión.

Ellos, el equipo Vigo-Rias Baixas,  creen que tu potencial puede ayudarles mucho. ¿Cómo te convencieron?.

-Era un bonito y renovado proyecto pensado con mucha ilusión, en el cual desde el primer momento nos entendimos a la perfección.

Hablamos, como dices, de un equipo con muchos corredores de categorías elite y sub-23, que participa en la Copa de España y en otras muchas pruebas. ¿Tenías diseñada tu hoja de ruta?

Es un equipo con un gran calendario, muy amplio, en el que todos tenemos oportunidades. Por detrás, existe una gran estructura y un gran equipo de profesionales. Se esmeran en que no nos falte de nada y dispongamos en todo momento de lo que necesitamos. Nosotros solamente tenemos que preocuparnos de pedalear y hacer bien nuestro trabajo.

Casi, casi, no te ha dado tiempo de correr una prueba. Este confinamiento en tu casa de Urretxu rompe los planes. ¿Esperas poder volver al punto de partida del inicio de temporada?

Ciertamente, casi no he podido debutar este año y es una sensación un poco rara la que tengo. Estaba muy contento de cómo estaba yendo todo y ya venía encontrándome muy bien para debutar en la Copa de España en Aiztondo y así darle continuidad a un gran trabajo que llevábamos haciendo con el liderato de la Copa de España con Mauricio (Moreira) y el primer puesto por equipos. Ha sido un inicio un poco raro pero muy, muy, bueno.

Ahora es pronto para hablar de qué vendrá después del confinamiento, ya que estamos en una situación muy difícil para todos y de mucha incertidumbre, pero sin duda es mantenernos en la misma línea y defender con ganas lo que teníamos. Creo que está situación, lo que teníamos entre manos hasta ahora, nos ayuda a afrontar el confinamiento, porque nos hace pedalear con ganas en casa y nos mantiene con motivación día a día.

Militando en un equipo gallego, ¿Entrenas y vives aquí?. Supone mucho esfuerzo en desplazamientos para competir…

-Cierto. Vivo en mi casa de Urretxu y entreno aquí. No supone gran esfuerzo ya que nos amoldamos muy bien a la situación.

En lo que has vivido hasta el momento de parar. ¿Qué habías descubierto en el asfalto y en la relación con tus compañeros, directores, etc.?

Conectamos todos muy bien ya en la concentración que tuvimos en Galicia en enero, antes de dar inicio a la temporada. Tenemos una relación muy buena con todo el grupo y muy buen rollo. Creo que es algo muy importante para trabajar en equipo y para que salgan grandes cosas. Me encontré muy cómodo y desde el primer momento se esforzaron para que me sintiera como en casa.

Entiendo que no te arrepientes de la decisión tomada, pese a que esta situación no entraba en el guión…

Es una situación complicada y rara para todos, pero hay que saber afrontar los problemas y por difíciles que sean las cosas, a veces, hay que sacar el lado positivo. Creo que esto nos sirve  para valorar aún más lo que teníamos. Sé que esto pasará y continuaremos como antes.

Como corredor de montaña conoces tu rendimiento, ¿Qué esperabas que sucediera en la ruta?. ¿Es una prueba personal o una apuesta a largo plazo?

-Sabía que era un año difícil en el que debía adaptarme a la modalidad y encontrar mi lugar en el pelotón para consolidarme como corredor. Es una apuesta a largo plazo.

Tu director, Marcos Serrano, fue ciclista profesional y llegó a ganar una etapa en el Tour de Francia (2005). ¿Qué te dice, en qué insiste, que quiere de ti?

Tenemos una gran suerte de poder contar con un director como Marcos. Creo que nadie puede saber más que alguien que previamente ha vivido todo lo que quisiéramos vivir nosotros alguna vez en la vida. Trabajar con él trasmite mucha seguridad, por su larga experiencia dentro del pelotón. Sé que sacará lo mejor de mí.

¿Cómo fue que eligieras la montaña para ser ciclista de resistencia?

Creo que soy un corredor de largas horas. En las carreras de mucha resistencia es donde mejor me amoldo, mejor me siento y más disfruto.

No sé si porque quiere conocer más y mejor su cuerpo para cuidarlo, para darle exactamente lo que necesita, pero está inmerso en estudios de dietética y nutrición deportiva. Eligió ese camino tras concluir otro. Estudió Tafad (grado superior de actividades deportivas). Es fácil concluir que no se conforma con lo que conoce, sino que quiere progresar en su formación. Crecer para ser mejor. Los ciclistas son tenaces por fuera y por dentro.