Ciclismo

Hasta el próximo 18 de diciembre no se sabrá exactamente el recorrido de la Vuelta a España 2020, pero van filtrándose algunas realidades. Entre otras cosas, la salida desde Utrecht (Holanda) el 14 de agosto.Parece, según informó EITB, que Euskadi acogerá dos etapas. Una de ellas saldrá desde Irún y tendrá la meta en Arrate por un trazado guipuzcoano.

No será la primera vez que Irún protagonice una jornada de la Vuelta. Fue en 1950, recién inaugurado el velódromo del Stadium Gal, cuando la sexta etapa (240 kms.), procedente de Bilbao terminó allí y dos días después, tras una jornada de descanso a lado del Bidasoa, la séptima salió desde territorio irundarra para concluir en Pamplona (109 kms.).

Se da la curiosa circunstancia de que ambas etapas las consiguió el gallego Emilio Rodríguez Barros, quien además era líder de la Vuelta.

Urko Berrade (Pamplona, 1997), ciclista formado en el Equipo Lizarte, acepta la propuesta de volver a su equipo a través del ilusionante proyecto de la entidad (Kern Pharma), en el nuevo conjunto UCI Continental promovido por la Asociación Deportiva Galibier.

El corredor navarro llega procedente de Euskadi-Murias, con quien debutó en el profesionalismo y logró puestos de relevancia como el 2º en la clasificación de los Jóvenes de la Volta a Portugal. También fue 12º en la general final del Tour del Porvenir con la selección española sub23.

Compagina estudios de Administración y Dirección de Empresas en la Universidad de Navarra con su carrera profesional que podrá continuar en un equipo que no le resultará desconocido. Esa es una de las razones por las que ha decidido «volver a casa» : «Siento que todavía me quedan muchos detalles por pulir. Pasé tres años en el Equipo Lizarte en los que progresé mucho y estuve muy a gusto. Deseaba que mi carrera profesional siguiera la misma tónica y estoy convencido de que en el Equipo Kern Pharma será así, porque conozco a todo el mundo y sé que la forma de trabajar y el ambiente serán los mismos», afirma el noveno fichaje del equipo.

Después de defender las últimas tres temporadas los colores de Astana, el corredor de Gernika (1990) cambia de aires y seguirá los pasos de un nuevo líder, Mikel Landa. después de su paso por la Fundación Euskadi, Caja Rural y Astana, ahora toma una decisión para encontrarse en un escenario diferente durante las dos próximas temporadas.

Igualmente, Bahrein Mérida confirma el fichaje de Rafael Valls (Movistar), Eros Capecchi, Kevin Inkelaar, Scott Davies y Marco Haller.

El Tour 2020 se presenta con novedades respecto de años anteriores. No pierde las constantes vitales, pero modifica diseños, salidas, metas, cronos y demás. La ronda gala pasará por los Pirineos, pero no habrá una llegada en lo más alto de un puerto. Dos etapas (4 y 5 de julio) en cuyo trazado aparecen los puertos de Balès, Peyresourde, Soudet y Marie Blanque.

Eso no significa que no vaya a ver montaña, porque en el diseño hay recorridos exigentes hasta empacharse y sólo los más valientes se atreverán a conquistarlo. En el diseño del recorrido, podríamos decir que es mus sureño, porque desde el Macizo Central se van a Pirineos y Alpes, dejando para el final la única contrarreloj de esta edición es una cronoescalada (37 kms.), justo la víspera de llegar a París.

En las declaraciones de los protagonistas, Froome lo califica de brutal, Alaphilippe renuncia a ganar la prueba, Bernal se cubre como vencedor de la última edición y no habla mucho de futuro. Los Bardet, Pinot y compañía miran de reojo al mapa.

La prueba sale de Niza el 27 de junio y apenas prevé llegadas masivas. Poco arroz para los llegadores y eso influirá claramente en la confección de los equipos.

Los finales en alto corresponden al Macizo Central y a los Alpes lo mismo que en el Jura (Grand Colombier) y en los Vosgos (Planche de las Belles Filles). Los primeros nueve días son escandalosos.
Los corredores cubriran un recorrido de 3.470 kms. en una edición cuyo final está muy cerca de los JJ.OO de Tokio, por lo que es previsible que algunos ciclistas se apeen antes de tiempo.

Las temporadas de los distintos deportes mueven ficha en función de su calendario. Cuando está prácticamente terminado el recorrido de los equipos ciclistas, es el turno de sus despachos. Tanto en categoría UCI World Tour, como Continental o Aficionados, se comprueba bastante trajín.

Los primeros en mover ficha fueron corredores como Mikel Landa que sale con destino al Bahrein desde Movistar. Alex Aranburu se comprometió con Astana, desde Caja Rural y Mikel Nieve renovó con Mitchelton Scott.

La desaparición del Murias Team conlleva la necesidad de acomodo de unos cuantos corredores. Que se sepa de modo oficial, algunos ya conocen su futuro. Por ejemplo, Oscar Rodríguez Garaikoetxea correrá en Astana, Fernando Barceló será Cofidis y Sergio Samitier defenderá los colores del Movistar, a donde también fue a para Iñigo Elosegi (Lizarte).

El Caja Rural también mueve ficha y promociona a corredores de su equipo amateur. es el caso de Oier Lazkano y Juan Fernando Calle. A la entidad verde retorna Héctor Sáez tras su paso por Murias.

Por ahora, el nuevo proyecto Kern Pharma ha decidido contar con corredores muy jóvenes. Entre las últimas confirmaciones está la de Jon Agirre (Cafés Baqué). Estos son algunos de los protagonistas, aunque seguro que en próximas fechas la nómina de noticias se amplia considerablemente.

Ion Areitio ha conseguido la tercera posición y medalla de bronce en la prueba de Copa del Mundo disputada en Italia (Il Ciocco – Tuscany), categoría 20″. El hondarribitarra que se clasificó para la final en quinta posición, remontó dos puestos para subir al podio.

LOS CINCO PRIMEROS
1.- Borja Conejos
2.- Alejandro Montalvo
3.- Ion Areitio
4.- Charlie Rolls
5.- Thomas Pechhacker
6.- Samuel Hlavaty

Carrera para despedidas del año 2019. Algunas dolorosa como la del Murias Team para cuyos corredores seguro que las cosas no han sido fáciles. Fernando Barceló concluyó en 12ª posición a menos de un minuto de diferencia del ganador. El aragonés formó parte de un elegido grupo de perseguidores en el que se encontraban, entre otros, Terpstra, Naesen, Demare, De Gent, De Backer, Bakytting, Vermote…que ocuparon las primeras plazas tras Jelie Wallays, vencedor en solitario con un tiempo de 5.34.20.

Barceló fue el único en cruzar la línea de meta. Seguro que para todo el equipo la jornada fue dura y por la cabeza de todos ellos pasaban muchas cosas, historias de los años precedentes. Por eso, un hueco aquí para Mikel Aristi, Sergio Rodriguez Reche, Urko Berrade, Juan Antonio «Chupe» López Cózar, Ander Barrenetxea y Mikel Iturria, a los que correspondió escribir la última página del equipo, junto a técnicos y auxiliares.

Alejandro Valverde y Egan Bernal completan el podio.

LOS DIEZ PRIMEROS
1 Bauke Mollema Trek – Segafredo 5.52.59
2 Alejandro Valverde Movistar Team a 16″
3 Egan Bernal Team INEOS m.t.
4 Jakob Fuglsang Astana Pro Team m.t.
5 Michael Woods EF Education First a 34″
6 Jack Haig Mitchelton-Scott m.t.
7 Primoz Roglic Team Jumbo-Visma m.t.
8 Emanuel Buchman BORA – hansgrohe a 52″
9 Pierre Latour AG2R La Mondiale m.t.
10 Rudy Molard Groupama – FDJ m.t.

La desaparición del Murias Team del panorama ciclista conlleva que, entre otros, los corredores se queden sin equipo. Algunos ya han encontrado acomodo. Otros, no. Hasta que se hagan públicos los nombres de forma oficial habrá que esperar por respeto a los plazos.

Sin embargo, es obvio que hay chicos sin acomodo todavía. Basta con leer la carta de Sergio Rodríguez Reche (Pamplona, 1992) y entender que su deseo es seguir sobre la bicicleta y no oculta sus sentimientos. Los propaga para que sepamos cómo se escribe la historia. Éste es el texto que quiero compartir con vosotros:

¡Hola a todos!

Soy Sergio Rodríguez, corredor del Euskadi-Murias durante las últimas dos temporadas.

Como ya muchos sabréis, a final de 2019 el equipo echa la persiana. Una verdadera lástima para el ciclismo, para los aficionados y, por supuesto, para todos los que hemos sido parte de este precioso proyecto.

El adiós del Euskadi Murias, sumado a la desaparición de varios equipos esta temporada, deja a muchos ciclistas con la incertidumbre del futuro pese a conseguir victorias y estar en podios. Pero en el ciclismo no solo trabajan los que ganan. Para que los corredores que todos conocemos estén en la lucha por la gloria, detrás los gregarios trabajan. La mayoría de veces todavía sin cámaras, sin gloria. Una labor fundamental para que sus líderes consigan sus objetivos.

Esta tarea hace que el palmarés que el gregario presenta para buscar nuevo equipo no muestre el sacrificio que se ha hecho durante toda la temporada.

Muchos de los compañeros ya tienen equipo para la próxima temporada, pero algunos aún estamos en la pelea para encontrar un hueco, tras este triste adiós.

Para los que no me conozcáis, en 2017 fui Campeón de España Élite. Aquel año pude competir el Campeonato Nacional gracias a la Fundación Euskadi que me permitió despertar del mal sueño del Equipo Bolivia. Esta victoria me permitió pasar a profesionales, sueño que había perseguido desde pequeño. Una vez dado el salto de categoría, tenía claro que debía adoptar un rol dentro del ciclismo profesional. Siempre he sido un amante del trabajo en equipo, y mis cualidades físicas para este deporte me han llevado durante estos dos años a ser uno de los gregarios del Euskadi-Murias.