Fútbol

El primer visitante de Anoeta en la presente temporada será el Real Madrid. En otras circunstancias el ambiente sería colosal, las entradas se agotarían y la expectación desbordaría titulares en los medios. Tristemente, estamos en otra cosa. Los de Zidane afrontar el primer partido oficial. La Real, el segundo, tras el empate en Valladolid.

Imanol Alguacil ha comparecido para dejar claro que preferiría que Odegaard no jugara en el equipo visitante, porque conoce cómo se las gasta. Al referirse al rival destacó que: «No sabemos mucho de su último amistoso porque no ha sido grabado, pero no espero grandes sorpresas y seguro que el Madrid tendrá una propuesta parecida a la del año pasado en el que fueron campeones. A ver si somos capaces de hacerles frente, como otras ocasiones ya lo hemos hecho»

Si los test PCR no dicen lo contrario, el técnico de Orio cree que va a poder contar con David Silva que «llega un poco justo», y espera incluir en la lista a Mikel Oyarzabal, Adnan Januzaj y Ander Guevara. De este último señaló que  está preparado para ser titular y ocupar la plaza del lesionado Igor Zubeldia, aunque también Mikel Merino o Urko González de Zárate cuentan con algún boleto para el puesto de ancla.

Imanol sólo pide que los test de salud no le sigan dando sorpresas y que este sábado «Puedan entrenarse todos juntos, aunque es algo que afecta a todos y para todos es igual».

Del Real Madrid poco se puede saber, ya que el amistoso entre semana ante el Getafe no pudo verse por ninguna televisión, por lo que en principio el partido se prepara un poco «a ciegas»

 

 

 

 

 

Quien ha regido el destino del fútbol territorial de Gipuzkoa, Juan Luis Larrea, como presidente en los últimos 33 años, anuncia su adiós por lo que no se presentará a la reelección a la presidencia de la FGF-GFF

 

El delantero japonés de 28 años llega en calidad de cedido desde el Newcastle por una temporada.

El doloroso parto de los montes en el que han convertido a Segunda «B» y Tercera División va camino de descoyuntar por un precipicio a unos cuantos equipos. Ni una sola voz más alta que la otra en medio de un trágala indefendible, con grupos, subgrupos, fases y refases, que van a propiciar sangre, sudor y lágrimas. ¿Dónde están los directivos de los clubes?

En el galimatías de Segunda «B» y en lo que se refiere a Sanse y Real Unión están adscritos en el Subgrupo «A» del Grupo II con 11 equipos. Los dos guipuzcoanos, más los vizcaínos y la guinda cántabra del Laredo y Racing de Santander. Atendiendo a eso que llaman proximidad geográfica, el Subgrupo «B», un chollo comparándolo con el otro, con navarros riojanos y aragoneses.

Basta con ver qué equipos caen a un lado y al otro para entenderlo.

SUBGRUPO «A»: Arenas, Barakaldo, Athletic «B», Portugalete, Alavés «B», Leioa, Amorebieta, Real Sociedad «B», Real Unión, Laredo y Racing de Santander.

SUBGRUPO «B»: Osasuna Promesas, Mutilvera, Tudelano, Izarra, Calahorra, SD Logroñés, Haro, Tarazona, Ebro y Ejea,

La liga se inicia en principio, salvo nuevos impedimentos, el 18 de octubre. Los irundarras recibirán al Alavés «B» y los de Xabi Alonso al Leioa en Zubieta. Al ser número impar de equipos, deberán descansar una jornada.

Cuando se jueguen los 20 partidos de un subgrupo y los 18 del otro, se aplicarán unas normas de clasificación muy complicadas de entender, puesto que se pasa a una segunda fase «en las que los equipos jugarán por objetivos concretos arrastrando el coeficiente de puntos por partido y los resultados de la primera fase.»

Pudiera suceder que en esa situación se produzcan notables diferencias, ya que en algunos subgrupos, debido a la calidad y diferencia del nivel de los equipos, puede costar mucho más ganar y conseguir los tres puntos que son decisivos para el futuro.

Tratar de explicar lo que sigue después de esta primera fase es un ejercicio de metafísica.

 

 

 

 

La pasada temporada militó en el Numancia de Soria, club que al igual que los gallegos perdió la categoría.

David Silva ha realizado este lunes su primer entrenamiento completo como jugador de la Real Sociedad, después de superar el confinamiento de dos semanas por culpa del COVID-19. En el día de hoy, los que jugaron en Pucela han realizado un entrenamiento recuperatorio y el resto un entrenamiento normal.

En ese periodo estaba siguiendo un programa de entrenamiento individual, que ahora puede ya ser colectivo. Dispone de esta semana para ponerse a tono y ser uno más de la partida, si Imanol lo considera conveniente para el encuentro ante el Real Madrid.

También se han sumado a las sesiones Nacho Monreal y Martín Merquelanz, ausentes varios días por sendas y diferentes lesiones. Mientras el navarro se lesionó en el amistoso de Villarreal, el irundarra estaba aquejado de problemas lumbares.

El Bofarull era un equipo de la División de Honor de balonmano cuando no existía la liga Asobal y se disputaba el trofeo Carlos Albert. De eso, hace casi cincuenta años. Entonces, la contratación de jugadores extranjeros se hacía a cuentagotas porque la política, la economía y la cultura social caminaban por distintas rutas a las actuales. No existían ni Croacia, ni Serbia, ni Montenegro, ni Bosnia, ni…Todo era Yugoslavia. Aquel país exportaba entrenadores y jugadores a mansalva en todas las modalidades deportivas.

A ese equipo madrileño llegó Darko Dragnic, un lateral corpulento. Se  trataba de un cañonero que debía marcar goles. Llegó el día del debut en el pabellón del Buen Consejo y el chico logró un par de dianas. El día después, uno de los cronistas más conocidos de entonces escribía, en el diario deportivo al que pertenecía, la crónica del encuentro. La tituló  “La recámara de Darko”. Como no entendía ni papa de castellano, en el entrenamiento del lunes preguntó que significaba. Trataron de explicarle que se dejó guardados en su interior unos cuantos goles y que esperaban que los marcara. Con el devenir de los partidos no fue mucho más allá.

Si hablamos de fútbol, la temporada pasada concluyó por obra y gracia de las narices de unos y de otros. No cogía un catarro nadie, no se contagiaba ni el maletín del médico hasta que en el último compás a un pobre chico del Fuenlabrada le salpicó. Se montó un pollo y se fueron todos de vacaciones. Nada más volver, los afectados se repartían por la geografía en cantidades industriales. Tú, seis; yo, otros seis. En algún caso plantillas completas que han sabido guardar silencio y secreto y disimular para evitar desmayos entre sus seguidores y alboroto en la ciudadanía.

Por aquí, con Zubieta cerrado a cal y canto, han entrenado lo que han podido. A ducharse en casa, a comer en casa, a hacer la compra y a recogerse lo más que se pueda. Imanol Alguacil gestiona el panorama y tira del filial que sigue siendo un arma colosal para defenderse. Esa es su recámara. La vacuna txuriurdin llega desde el Sanse y los jugadores muestran su disposición y capacidades.

Luego, nos dieron un tarantantán con lo de Odegaard del que ya nadie habla. Los ojos están puestos en otro “21”, heredero canario para las nuevas conquistas. Con los internacionales revoleteando por Europa, con los enfermos en sus casas, con las pruebas del PCR haciendo diabluras…llegó el partido de ayer en Valladolid. ¡Matarile!.

Como el mercado anda entre cabizbajo y meditabundo, salvo el conocido fichaje de Orellana, no controlaba los movimientos del equipo pucelano en el que sigue Hervías, con cuatro compañeros nuevos más, un portero y tres defensas. Casi nos da igual, porque tal y como ha ido la pretemporada de amistosos, andaba con más dudas de las debidas.

El oriotarra se llevó a Pucela dos decenas largas de futbolistas y fabricó el cocktail con frutitas y hielos. Fresco, para la tarde que hacía. Si fuera Concha Piquer, a este momento le vendría bien aquella copla titulada “Romance de Valentía”. El entrenador no tiembla a la hora de tomar decisiones. Ubicó a Roberto López en el once titular y le mantuvo en el campo ochenta minutos. A la hora de juego, el chico puso una falta en la zona de los líos y el que se lió fue el meta local. ¡Allez up! Y para adentro. El “28” txuriurdin sintió el cariño de sus compañeros, los abrazos sudorosos y la alegría infinita de un gol que no olvidará nunca y que sirve para sumar un punto en el primer partido descafeinado, a las cuatro de la tarde que es horario de siesta en chaise longue.

Cuando a falta de diez minutos Imanol decidió sustituirle, aprovechó para meter en el terreno a Januzaj, Mikel Oyarzabal y Jon Bautista. Esa es la otra recámara, la que está abarrotada de inquilinos. Entre lesiones, contagios, partidos de selección y demás, el plantel lleva capitidisminuido desde que salimos del Metropolitano con la plaza europea en el bolsillo. Es una buena noticia que vayan asomando los impedidos y que el entrenador pueda abrir el abanico y elegir en un más amplio varillaje con ribetes y puntillas.

Por lo visto ayer, estamos lejos del momento espléndido de hace un año. No podía ser de otra manera. Lo comentaba Aritz Elustondo al final del encuentro. Queremos alcanzar aquel nivel para conseguir los objetivos. “Siempre salimos a ganar”. A la vista de la mayor parte de los resultados de la jornada, marcar un gol se ha puesto caro. El juego ofensivo anda remolón y cojitranco. Imanol volverá a mirar a su particular recámara a ver si consigue lo que quiere. Necesita un Pogacar que revolucione más  y mejor que aquel chico de apellido Dragnic. Porque nos visita una especie de Roglic para que no nos falte de nada.

 

 

Tercer año consecutivo en el que Valladolid y Real Sociedad empatan en Zorrilla. Esta vez con un gol por barba que premia el trabajo de unos y otros, ya que ninguno de los dos equipos fue capaz de imponerse a su rival. La Real salió enchufada, pero el cuadro pucelano reaccionó. Un balón de Waldo, al poste, un remate de Nacho y una parada de Remiro anunciaban lo que iba a venir. Un mano a mano de Guardiola con Aihen permite al jugador local poner un centro medido que Michel no desaprovecha, anticipándose a la defensa forastera.

Fue en el segundo tiempo cuando el marcador se igualó. Una falta lateral la lanzó Roberto López a la zona de conflicto. No la toca nadie y el meta Masip reacciona tarde, lo suficiente como para que el balón llegue al fondo de la meta local. Alegría en la expedición txuriurdin, por el gol y por quien lo lograba. Antes del remate, lo había intentado con un potente disparo que a punto estuvo de subir al marcador.

En el último cuarto de hora, Imanol incorporó al juego a Bautista, Januzaj y Oyarzabal, estos dos últimos con pocos entrenamientos a su espalda. No es mala noticia que vayan adquiriendo ritmo de competición porque la temporada va a ser muy exigente. Liga. Copa, Supercopa, Europa League y la Copa pendiente del año anterior.

FICHA TÉCNICA

(1) Real Valladolid: Masip; Moyano, Bruno, Joaquín, Nacho; San Emeterio, Míchel (Kike Pérez, m.69); Waldo (Weissman, m.79), Orellana, Óscar Plano (Hervías, m.69); Guardiola.

(1) Real Sociedad: Remiro; Gorosabel, Aritz, Diego Llorente, Aihen Muñoz; Portu, Zubeldia, Merino, López (Oyarzabal, m.79); Barrenetxea (Januzaj, m.79), Isak (Bautista, m.79).

Goles: 1-0, m.39: Míchel. 1-1, m.60: López.

Árbitro: Mario Melero López (Comité andaluz). Amonestó a Míchel, ¡Nacho,, Waldo y  Joaquín por el Valladolid; y a Aritz Elustondo, por la Real.

Incidencias: Estadio José Zorrilla, a puerta cerrada. Foto: Real Sociedad.

Los locales se adelantaron en la primera parte con un gol de Michel, pero fue Roberto López quien niveló la contienda al cuarto de hora de reanudarse el segundo tiempo. Luego, el cuadro txuriurdin trató de ganar pero el traje no le dio para más.

OTROS RESULTADOS

Granada-Athletic (2-0)

Alavés-Betis (0-1)

Eibar-Celta (0-0)

Valladolid- Real Sociedad (1-1)

Valencia-Levante (4-2)