Fútbol

El Barça se ha impuesto (0-4) en la cancha del Dinamo de Kiev con un equipo desconocido en el que mucho protagonismo ha correspondido a jugadores de la cantera o que disputan pocos minutos en el liga. Es el caso de Braithwaite, autor de dos goles uno de ellos de penalti. dest abrió la cuenta y Griezmann la cerró para los blaugranas.

Los de Julen Lopetegi ganan en Krasnodar (1-2) y se consolidan en la fase de grupos. Rakitic adelantó a los hispalenses, nivelaron sus rivales  con un tanto de Wanderson (56′) y Munir marcó el gol de la victoria en el minuto (95′)

OTROS RESULTADOS
Stade Rennais-Chelsea (1-2)

Manchester United-Istambul (4-1)

Lazio- Zenit FC (3-1)

Juventus-Ferencvaros (2-1)

Paris St.Germain-Leipzg (1-0)

Borussia Dortmund-Brujas (3-0) con dos goles de Haaland.

 

SEGUNDA DIVISIÓN

También se han disputado partidos correspondientes a la 14ª jornada con estos tanteadores:
Castellón-Alcorcón (0-2)

Girona-Málaga (0-1)

(Foto: Sevilla CF)

No todo puede ser redondo. Pocas horas después del partido de Cádiz y de la victoria en el Carranza, las noticias que llegan desde Zubieta, a dos días del encuentro contra el AZ Alkmaar no son las mejores.

David Silva y Jon Guridi se pierden el encuentro y ya veremos qué sucede el próximo domingo frente al Villarrreal. Los dos sufren lesiones que explica el parte médico:

David Silva: Sintió, durante su última acción en el partido Cádiz CF-RS (22-11-2020), una molestia en la parte proximal posterior del muslo izquierdo. En las pruebas de imagen realizadas se aprecia una lesión de grado 1 en el bíceps femoral.  

Jon Guridi: En el entrenamiento de ayer (23-11-2020), durante un ejercicio de velocidad, sintió una molestia en la parte proximal de la cara posterior del muslo izquierdo. En las pruebas de imagen se observa una lesión de grado 2 en el bíceps femoral.

Ambos jugadores han comenzado a ser tratados mediante fisioterapia. La vuelta a la dinámica habitual dependerá de la evolución de las lesiones.

Contratiempos para Imanol Alguacil que deberá cambiar los planes previstos. Se abre el melón en el centro del campo donde caben muchas alternativas.

Soy de Mecano. Disfrutaba con sus canciones e, incluso, acudí a un musical en Barcelona con ellos de protagonistas en el recorrido de letras y músicas apasionantes. Las aprendí y las tarareé. Sobre todas destaco una, la que elijo para titular este comentario. Viene como anillo al dedo, ahora que hemos ido a Cádiz, para volver a ganar, después de tantos años en los que es imposible olvidarse de aquella jornada en la Tacita de Plata. Un 5 de junio, a las seis de la tarde, apretando el calor y zumbando el sol de lo lindo a la gran mayoría de seguidores, felices y emocionados, que se encontraban delante de nuestra cabina de transmisión.

Le decía esta semana a un jugador del equipo realista que, cuando llegara al césped, mirara hacia lo alto, buscase el lugar en el que se sitúan las emisoras de radio y llenase, virtualmente, las gradas de aficionados blanquiazules. Que hiciera un esfuerzo por imaginar la algarabía. Estaban allí, disfrutando con los goles de Carlos Bueno, con la muy cercana posibilidad del ascenso y con una alegría inconmensurable, después de tres años de duelos y quebrantos. No se puede comprar con dinero la imagen de la fiel hinchada txuriurdin derramando felicidad a raudales. Han pasado diez años y es imposible no recordar el momento vivido. ¡Imposible!. Guardo las imágenes en la retina y las emociones y sentimientos en el corazón, como si hubieran sucedido hace un cuarto de hora. Tanto cariño.

Mikel Labaka y Jon Ansotegi, adscritos hoy al trabajo del primer equipo, fueron protagonistas aquella tarde y seguro que, al llegar ayer al vestuario del Carranza, sintieron algo que les salió de las entrañas, muy difícil de definir. Aquel grupo de profesionales puso la piedra angular de un proyecto que nos ha traído hasta aquí. Como declaraba, esta semana, el bueno de Bueno, “allí empezó todo”. Con casi los mismos directivos, muchos técnicos y otros jugadores que, o se acaban de retirar, o siguen al pie del cañón. Aún dan coletazos los Dani Estrada, Alberto de la Bella, Asier Riesgo, Mikel González, Javi Mandaluniz, Antoine Griezmann…

Jugando contra el mismo equipo, en el mismo escenario, pero en Primera División, el partido de ayer no se asemejaba en nada al de hace una década. Los perfiles de los clubes, los recursos, han cambiado tanto que cualquier parecido con aquella realidad es mera coincidencia. Casi casi, y sin casi, ni el color ni el diseño de las camisetas. Ni la grada, claro. Ese es un estadio en donde la gente va a divertirse, en donde retumban la caja, el bombo y la chirigota. En donde, como en tantos otros sitios, la afición lleva en volandas a sus futbolistas. Huérfanos de apoyo y ante un equipo superior por delante, perdieron el partido, no chutaron a puerta ni una vez y vieron ante sí una especie de ciclón creativo que marcó un gol, pero pudo hacer unos cuantos más en la línea de pasados compromisos. Aumenta la racha de victorias y se agitan los adjetivos calificativos en las crónicas y en los comentarios.

Como a Imanol le faltaban defensas centrales, pensó con buen criterio que lo mejor era contener con el balón en campo enemigo, doblegar, hasta agotarle, al contrario en su feudo y aprovechar alguna oportunidad que seguro iba a aparecer en los borbotones del fútbol ofensivo. Llegó Januzaj, que está que se sale (tengo pasión por conocer a su peluquero). Pone un centro, en parado y con el interior. La maestría del pase no la desaprovechó Isak para rematar de cabeza, cruzado y sin remisión para los gaditanos. Abrazos sin freno. Quizás tardó mucho en llegar el gol, pero sabían de sobra que la paciencia además de virtud es un arma que en el deporte concede réditos. Lo mismo que las sociedades de inversión, eso dicen. Se juntan Silva, Oyarzabal, Merino, Isak y compañía, se ponen a jugar y se lo pasan tetíbiris. Pero es que, salen Willian José, Portu, Guridi, Barrenetxea, Zubimendi, Guevara, o quien sea, y sigue siendo lo mismo.

Con Zubeldia cerrando el eje de la retaguardia, la eficacia de los cinco de atrás fue extraordinaria. La puerta “a cero” otra vez que es lo que les gusta. Una donosura en el toque del balón, con toda la calma del mundo. Normalmente, nos fijamos en los de delante, pero los que viven guardando la finca merecen reconocimiento. Ayer me gustó mucho Nacho Monreal, sobrio y muy eficaz. Partido completo, como el del resto de sus compañeros. Pocos peros que poner al colectivo. Estoy seguro que, si el público pudiera entrar en el estadio, la Real del Carranza no hubiera estado desasistida. Primero, por las peñas andaluzas que deben estar disfrutando como nunca; luego, por unos cuantos de los que se organizan viajes de aquí para allá y se apuntan a un bombardeo. ¡Estamos tan a gustito!

Al futbolista que le pedí la mirada hacia lo alto, le encargué también, por qué negarlo, una tableta de turrón de Cádiz, de mazapán y frutitas, si se terciaba y pillaba alguna confitería, cerca del hotel. Hace años una pastelería en la Plaza Candelaria, La Gloria, lo vendía a paladas, al igual que los pestiños. No perdía la ocasión de darme una vuelta por allí, poner los ojos haciendo chiribitas y no volver de vacío. Justo lo mismo que hizo ayer la Real. Puso al personal boca arriba, sumó tres puntos, no se volvió de vació, encabeza la clasificación del campeonato, iguala o supera el récord de victorias consecutivas en su historia y no sé cuántas cosas más.

Paso a paso, con poco tiempo para disfrutar del momento y con sendos compromisos inmediatos. ¡Vaya dos!. Un viajecito europeo a la cancha del AZ Alkmaar y la visita del Villarreal. Del primer sitio encargaré tres puntos y un buen queso y a Emery le pediré unos dátiles del rey Salomón y un bonito plato de porcelana. Ya os he dicho que se trata de hacer acopio para las navidades, sin que nos pille el toro con la despensa vacía, para poder celebrar todo lo bueno que es capaz de compartir este equipo. Con el tiempo y los años, nos va a costar mucho olvidarnos de todo lo que están logrando, en silencio, de puntillas, sin levantar la voz…, ni siquiera para interpretar canciones.

La Real se mantiene como líder en solitario de la liga en Primera División. Por méritos propios y por la calidad de su fútbol. Hoy en día, el equipo de Imanol Alguacil se comporta como un coro, en defensa y en ataque.

Hay solistas de primer nivel y voces que no distorsionan para nada. Lo demostró en el Carranza, donde mantuvo una posesión del 70%, donde defendió a tal nivel que los gaditanos no tiraron una sola vez a puerta.

Jugaron al fútbol de modo admirable. La conexión de los Merino, Oyarzabal, Guevara y Silva con Januzaj e Isak funcionó como un reloj de precisión. Juegan, se divierten y de sus botas salen jugadas que al contrario le cuesta mucho defenderlas.

En una de ellas llegó el gol que sentenció el partido. Casi en parado, Januzaj pone un centro exacto y medido que Isak sentencia de certero cabezazo. Pese a los intentos del Cádiz por acercarse a la puerta de Remiro, atrás no hubo fallos. ni concesiones y el partido terminó como la Real quería.

FICHA TÉCNICA

0 – Cádiz: Ledesma; Carcelén (Akapo, m.56), Fali, Marcos Mauro, Espino; Garrido (Álvaro Giménez, m.46), Jonsson (Bodiger, m.71), Álex Fernández, Salvi (Perea, m.71), Jairo; Malbasic (Alejo, m.56).

1 – Real Sociedad: Remiro; Zaldúa, Elustondo, Zubeldia, Monreal; Guevara (Zubimendi, m.90), Merino (Guridi, m.83), Oyarzábal (Barrenetxea, m.83), Silva, Januzaj (Portu, m.73); Isak (William José, m.73).

Gol: 0-1, M.65: Isak, a pase de Januzaj.

Árbitro: Estrada Fernández (Comité Catalán). Amonestó a los locales Garrido y Fali, y al realista Guevara.

Incidencias: Ramón de Carranza, sin aficionados.. Se guardó un minuto de silencio en memoria del exjugador gaditano Adolfo Bolea y del periodista Theo Vargas, recientemente fallecidos. (Foto: Real Sociedad, cuenta de twitter)

Un cabezazo de Isak, (65′) a espléndido centro de Januzaj, sentencia un partido en el que los realistas fueron superiores.

El conjunto armero termina con diez jugadores por expulsión de Kike García.

El Real Unión se llevó un disgusto entre semana al perder en Gal frente al filial del Alavés, en un partido en el que los errores le condenaron. Tres días después, las tornas cambian y los de Aitor Zulaika se llevan los puntos del derbi en Zubieta. Un gol tempranero marcó la pauta del encuentro.

Una combinación, de izquierda a derecha, terminó en la banda de Mario Capelete. El extremo encaró y casi desde el vértice del área, lanzó un disparo que se envenenó en el camino para entrar en la meta de Ruiz Zeberio. Desde ese momento y hasta el final, alternativas diversas y ocasiones claras para ambos equipos. Las mejores de los locales correspondieron a Roberto Navarro. A uno de sus remates le brindó Txusta una excelente parada.

Por el lado irundarra, un remate de Galán se fue al poste y Madrazo no pudo rubricar la mejor del partido. Después de su expulsión, el dominio de los de Xabi Alonso aumentó, pero el conjunto unionista se defendió con orden y logró tres puntos de mucho valor. se da la circunstancia que el resto de encuentros del grupo termina con empate.

Ficha técnica:

(0) Sanse: Ruiz-Zeberio, Aldasoro, Petxarroman, Ezkurdia, Recio (Galarreta, min. 80), Olasagasti (Aguirre, min. 69), Veiga, Alkain (Aranzabe, min. 80), Navarro, Martín (Garrido, min. 56) y Lobete (Martínez Losa, min. 80).

(1) Real Unión: Irazustabarrena, Ivan Pérez, Kijera, Ekhi Senar, Beobide, Capelete (Viguera, min. 81), Temenuzhkov (Rivera, min. 63), Galán (Gexan Elosegi, min. 81), Guille Donoso (Madrazo, min. 16), Rivero y Lucbert.

Gol: 0-1: Capelete, min. 8

Árbitro: Latorre Gracia (Comité aragonés). Ha amonestado a los locales Olasagasti, Petxarroman y Aldasoro y a los visitantes Beobide y Temenuzhkov. Ha expulsado por doble amarilla al unionista Madrazo (min. 74).

Inidencias: Zubieta, a puerta cerrada. Foto Real Sociedad.

OTROS RESULTADOS.

Laredo-Racing de Santander (0-0)

Leioa-Athletic B (1-1)

Barakaldo-Arenas (0-0)

Alavés B-Amorebieta (0-0)

 

El tanto fue logrado en la primera mitad. Los unionistas se resarcen así de la derrota entre semana ante el Alavés «B».

Los dos equipos dispusieron de claras oportunidades para marcar más goles, pero entre los postes y los porteros, ninguno más subió al marcador.

El Real Unión terminó con diez jugadores por expulsión de Madrazo.

Llega la Real Sociedad a Cádiz con un rol muy diferente al del último viaje al Carranza. Entonces, se luchaba por ascender a Primera División; hoy, se presenta como líder del campeonato. Han pasado diez años y desde aquellos buenos recuerdos, el equipo txuriurdin debe tratar de mantenerse en esa situación de privilegio que ocupa. No será fácil.

A imanol Alguacil le ha entrado el virus de los centrales, porque para disponer de ellos en el partido de este domingo en Cádiz (16.15) se las ve y desea a la hora de elegir convocatoria, primero, y alineación, después.

Por unas u otra razones, se le caen Le Normand. Sagnan y Pacheco y Aranbarri, además del lateral Gorosabel. El retorno de Zubeldia atrás y la presencia de Aritz Elustondo parece lo más razonable a la vista de los integrantes de la convocatoria en la que aparecen dos jugadores del Sanse (Ayesa y González de Zarate). También, Roberto López.

Se supone que la presencia del meta Gaizka Ayesa se relaciona con las dudas que pueda plantear el estado físico de Alex Remiro, después de una semana con problemas. Así las cosas:

Porteros: Ayesa, Moyá y Remiro.

Defensas: Zaldua, Elustondo, Monreal, Aihen Muñoz,

Centrocampistas: Zubeldia, González de Zarate, Guridi, Guevara, Merino, Oyarzabal, Silva, Zubimendi. Merquelanz.

Delanteros; januzaj, Willian José, Portu, Isak, Barrenetxea, Roberto López, Jon Bautista

 

El derbi del Urola concluyó con el triunfo del Anai (0-1) ante un Lagun Onak que, pese al cambio de entrenador, no tuvo la fortuna de sumar su primer triunfo.

Estuvo muy cerca. A falta de dos minutos para el final, el colegiado Asier Panfilo sanciona con penalti unas manos dentro del área azkoitiarra. Se encarga de lanzarlo Joannes Otamendi. Mikel Ruiz Azkue, el meta, intuye la trayectoria y consigue detener el balón.

De seguido, hilvana un contraataque que el Anai resuelve en el segundo poste con remate de Julen Aramendi a pase de Arzallus, uno de los destacados del encuentro.

Es decir que, en dos minutos, pasaron las cosas decisivas. Antes, como siempre, los dos equipos no se dieron tregua. Dominio alterno, a ráfagas, con oportunidades (no muchas) que los metas Bastida y Ruiz Azkue desbarataron.

Al Anai, los puntos le sientan como anillo al dedo, mientras que los azpeitiarras deberán seguir en la pelea por salir de la zona de descenso. Su nuevo entrenador, Ander Avellaneda, seguro que destaca las cosas que hicieron bien, como punto de partida para una remontada.

Una pena que no pudieran asistir espectadores. Los balcones y ventanas desde las que se ve el campo estaban muy animadas, lo mismo que una esquina, junto al parking, fuera del recinto, desde donde se ve buena parte del terreno.

OTROS RESULTADOS.

Santurtzi-Pasaia (0-1). Gol de Tarragona (55′)

Beasain-Deusto (2-1). Tantos locales de Beñat Eizagirre (38′, 71′). Baroja, el visitante.(23′)