Fútbol

oyarzabal gir

Creo que el partido fue bastante tostón. Los dos equipos, dio la sensación, salieron con la camiseta del miedo a perder y defendieron con uñas y dientes el punto federativo. No sorprendió en eso la Real, pero sí el Girona de Eusebio, técnico que cuando entrenaba a la formación guipuzcoana se alejaba bastante de esos parámetros. Tres centrales y dos carrileros largos era algo inusitado por estos pagos en aquel tiempo.

La Real propuso más en ataque y fue quien mejores ocasiones creó a lo largo del encuentro. El meta Bono brilló bajo los palos de su portería a la que en un par de ocasiones, casualmente, salvaron los postes cuando el gol de cantaba. Quien más determinante parecía en eso, Sandro, estrelló dos balones en la madera y fue sustituido por Willian José que se escoró a la izquierda para dejar en punta a Juanmi que volvió unos minutos después de los tres partidos de sanción.

Los dos equipos fueron muy parecidos. Puede sorprender que, al final, la posesión fuera superior en los locales que apretaron en el tramo final del encuentro, aceleraron, para tratar de marcar el gol del triunfo, pero no hay manera de ganar.

FICHA TECNICA

(0) REAL SOCIEDAD: Moyá; Gorosabel, Aritz Elustondo, Navas, Kevin Rodrigues; Illarramendi, Zubeldia, Rubén Pardo (Sangalli, min. 73); Sandro (William José, min. 67), Bautista (Juanmi, min. 57) y Oyarzabal.

(0) GIRRONA: Bono; Juanpe, Bernardo, Ramalho; Aday, Pedro Porro, Douglas Luiz, Borja García (Aleix García, min. 88); Pere Pons, Doumbia (Lozano, min. 55), Portu (Stuani, min. 71).

Árbitro: González Fuertes (Comité Asturiano). Amonestó a Kevin Rodrigues, Illarramendi, Elustondo, por la Real y al visitante Pedro Porro.

Incidencias: Anoeta, ante 20.997 espectadores. Horario y día lamentable (lunes, 21.00 horas) para un partido de fútbol. (Foto: Real Sociedad).

Leyendo “La abadesa”, obra de Toti Martínez de Lezea, encuentro en el tramo final del relato la historia de doña María Esperanza, monja agustina, responsable de un monasterio en Madrigal. Disfrutaba de la convivencia de las hermanas del convento y encontraba allí la felicidad. Sin embargo, un día por decisión de las máximas autoridades religiosas, por decreto, es obligada a dirigir el Monasterio de las Huelgas Reales en Burgos. Las que allí residen pertenecen a familias adineradas y de buena posición cuyo comportamiento no parece el adecuado. La abadesa, contra su voluntad y por el voto de obediencia, viaja y se dedica desde su llegada a poner orden. Mantiene su hábito negro, frente al blanco de las que allí moraban. No intimó con ninguna, les exigió cumplir con sus reglas y preceptos y les recortó privilegios. No hizo nada para que le quisieran, pero el convento recuperó el orden en cuatro años.

Leyendo ese epílogo, salvando distancias, la situación me recordaba bastante a la de nuestro equipo. En lugar de abadesas, pongan entrenadores y cambien las monjas y novicias por futbolistas. Distintas reglas que cumplir en cada situación y búsqueda de sólidos argumentos para que las cosas alcancen el cauce al que las autoridades aspiran. Toca seguir esperando tras el empate sin goles de anoche.
Cuando hace una semana la selección inglesa le dio a la española un meneíto pensé en este beaterio. Suele suceder que se confrontan o comparan ideas, aunque unas u otras sean dispares. Pasa lo mismo con los estilos de juego de los equipos. Se pueden conseguir éxitos, jugando “a la francesa”, como la tortilla, o tocándola con exquisitez y donosura. Todos los caminos conducen a Roma.

El partido de ayer animaba a verificar las propuestas. Un embrollo para el análisis. Llegaba un equipo con nuestro antiguo entrenador al frente, proponiendo lo que sucedía por estos lares no hace muchos meses. Eso sí, con cinco defensas. Se trataba de saber si los de aquí conocían el antídoto para desmontar el plan de los de allí, el mismo que otros rivales nos aplicaban cuando proponíamos una cosa distinta a la actual. Añadamos que deseaba constatar, si el equipo era capaz de confirmar que, con las nuevas directrices, iba a tumbar a las antiguas en las que creían y defendían. Un galimatías en toda regla.

En este tiempo interregno desde la victoria en San Mamés hasta la cita de anoche, Garitano ha pasado por las redacciones de los periódicos y ha respondido a las preguntas. He leído todo lo que ha dicho y, desde luego, deja lugar a pocas dudas. Clarito como los chorros del agua, no deja a nadie indiferente. Es obvio que a algunos les gustará mal que a otros.

De las cosas más llamativas que ha dicho, recojo la referencia a todo lo que le ha ido pasando al equipo sobre la marcha y que no se ha valorado en su justa medida. Por ejemplo, la lesión de Llorente al poco de empezar en Leganés que dejó tocado al grupo al ver la trascendencia de la misma. Lo mismo, o peor, con la fractura de Martín Merquelanz en Ipurúa. Nos remontaron cuando llevábamos ventaja. Añadamos las acciones que salpicaron a Zaldua y Mikel Merino, cuando nos visitó el Valencia. Dos cambios obligados antes del segundo tiempo; la ausencia de Januzaj desde el principio de temporada,. la retirada de Agirretxe, la salida de Alberto de la Bella, las sanciones a Juanmi y Theo…todo, en dos meses de competición. Como contamos con un entrenador sobrio y poco quejica, la necesidad hace virtud y el equipo ha sacado puntos en condiciones difíciles y adversas.

Como no hay mal que cien años dure, para este partido contaba con más ropa en el armario. Sin embargo, el partido táctico de ambos gestores optó por dejar sentados en el banquillo a sus dos estiletes. Por las razones que sean, ni Willian José, ni Stuani, los temores para las defensas, no iniciaron el encuentro y tardaron en hacerlo. Como ninguno quería perder, se arriesgó poco, apenas se perdió el sitio y si, como en el boxeo, el ganador pudiera serlo por puntos, a estas horas las ocasiones perdidas y los remates al palo de Sandro nos otorgaban un K.O. favorable.
Ni por esas.

Segunda vez que nos quedamos sin marcar, segunda que no nos marcan y primera que uno de nuestros partidos acaba sin goles. Toca esperar para ver al equipo ganando ante su fiel hinchada que ayer acudió en número de veinte y un mil espectadores, una pasada si tenemos en cuenta el día y la hora. No me extraña que protesten, porque es un descontrol absoluto el plan horario al que nos someten. No sé si les gustó mucho el partido, poco o nada. Si nos quedamos con las cosas positivas encontramos motivos para la esperanza. Si hacemos lo contrario… bonjour tristesse.

En algún momento creí que me dormía, porque normalmente me retiro a la hora de las gallinas francesas, o a la misma en que las monjas rezan en comunidad las vísperas. Apenas hubo sobresaltos, más bien bostezos. Pocos temores, salvo el par de saques finales desde la esquina, cuando los catalanes nos metieron en el cuerpo viejas pesadillas. Todo muy calmoso, incluidos el árbitro y el VAR que podía haber revisado alguna cosita de la primera parte…que nos favorecía. Pero eso es otro galimatías de muy difícil comprensión.

Por fin consigue el equipo de Imanol Alguacil un triunfo lejos de Zubieta. Lo hace en Tudela con un partido solvente en el que Thior Zourdine fue el autor de dos de los tres goles forasteros. Esta vez decidieron coger el balón, jugarlo y esperar que llegasen sus ocasiones. Al poco de empezar, un remate de Gorostidi anunció que el filial de la Real estab con ganas de llevarse los puntos.

Fue decisivo que cerca del descanso rompiera el marcador y que al poco de iniciarse el segundo periodo lo ampliase. Los navarros lo intentaron todo, pero su técnico Iñigo Valencia reconoce “que en estos momentos somos un juguete roto”. Pese a disponer de alguna ocasión, el equipo mostró su nerviosismo en algunas fases del partido ya que lleva enlazando varias semanas de malos resultados. La Real se aprovechó de sus temores.

FICHA TÉCNICA

(1) TUDELANO: Pagola, Iñaki Jiménez, Diego Royo, Meseguer, Lalaguna, Zamorano (Tepa, m. 46), Adán Pérez (Víctor Bravo, m. 57), Óscar Vega, Toni Gabarre, Ibai y Soto (Ion Vélez, m. 74).

(3) REAL SOCIEDAD B: Zubiaurre, Pecharromán, Muñoz, Le Normand, La Peña, Guevara, Zourdine (Oier Calvillo, m. 86), Ander Sáenz (Zubimendi, m. 60), Roberto López (El Haddadi, m. 73), Gorostidi y Olaizola.

Goles 0-1, m. 43: Zourdine. 0-2, m. 52: Gorostidi. 1-2, m. 58: Diego Royo. 1-3, m. 71: Zourdine.

Árbitro: Aranda Anquela (Comité Aragonés). Amarilla al local Toni Gabarre y a los visitantes Le Normand y Zourdine.

Estadio Ciudad de Tudela. Unos 700 espectadores.

Sigo sin entender los criterios de los clubes a la hora de elegir entrenadores para sus proyectos deportivos. En la pasada temporada creyeron en Imanol Idiakez para llevar las riendas del Real Zaragoza. Se supone que le conocían y que entendían que era el idóneo para el cargo de entrenador. Diez semanas después de iniciarse el campeonato le destituyen y eligen a Lucas Alcaraz para ese trabajo. Imanol Idiakez y Lucas Alcaraz no se parecen en nada. No se pueden dar semejantes tumbos.

El entrenador donostiarra ha sufrido mucho porque ni la dirección deportiva encontró un delantero del rendimiento que ofrecía Borja Iglesias (hoy en el Espanyol), ni la plaga de lesiones ha dejado de acompañarle a lo largo del ejercicio. La propuesta de Idiakez en el juego es atrevida y moderna, pero no le han dado tiempo a que los futbolistas la asimilen. Los maños llevan un montón de años seguidos en Segunda División y siguen sin entenderlo. O se ponen las pilas de verdad, o seguirán conviviendo con el costoso fracaso. En los últimos diez años han pasado por La Romareda quince entrenadores. Una barbaridad.

Imanol Idiakez llegó a Zaragoza con la ilusión del que viene dispuesto a seguir haciendo camino tras ganar la Copa de Chipre con el AEK Larnaca. Se ha curtido en una categoría exigente como es la Segunda “B”, en donde ha llegado a jugar algún play-off de ascenso (Lleida, por ejemplo). Le toca ahora volver a empezar después de los meses de reflexión que se derivan de este cese. Ha tragado muchas cosas en el camino porque quería ser entrenador y así lleva diez temporadas consecutivas disfrutando con lo que le gusta.

Que no esperaba este final, es seguro. Que volverá a un banquillo en cuanto pueda, también. Le envié un mensaje al conocer la noticia de su despedida: “Imanol, un entrenador sin que le echen, es lo mismo que un jardín sin flores, o un niño sin suspensos”. Se levantará, porque es duro como la roca.

girona

Tras la jornada de activación matinal, Asier Garitano ha convocado a 18 jugadores para el encuentro de este lunes ante el Girona. la novedad se llama Diego Llorente, que vuelve a una lista después de la lesión sufrida en Leganés hace siete jornadas. Prácticamente es la misma de San Mamés. Caen de la misma los jugadores del filial Roberto López y Ander Guevara, cuyas plazas ocupan el referido Llorente y Juanmi que vuelve tras cumplir los tres partidos de sanción.

Así las cosas, los porteros serán Moyá y Rulli. Los defensas son Gorosabel, Aritz Elustondo, Navas. Llorente, Héctor y Kevin Rodriguez. Para la zona ancha, Garitano elige a Zubeldia, Illarramendi, Zurutuza, Rubén Pardo y Sangalli, mientras que para la vanguardia están dispuestos, Oyarzabal, Bautista, Willian José, Juanmi y Sandro. En total, dieciocho jugadores que tratarán de conseguir el primer triunfo en el remodelado Anoeta.

Por su parte, el Girona de Eusebio Sacristán trae a Donsotia a 19 jugadores, uno de los cuales deberá ser descartado:
Porteros: Yassine Bono, José Aurelio Suárez.
Defensas: Bernardo Espinosa, Jonas Ramalho, Pedro Alcalá, Aday Benítez, Juanpe Ramírez, Marc Muniesa, Carles Planas, Pedro Porro.
Mediocampistas: Pere Pons, Cristian Portu, Borja García, Douglas Luiz, Patrick Roberts, Aleix García.
Delanteros: Christian Stuani, Choco Lozano, Seydou Doumbia.

run arenas niebla

El Real Unión debió otra vez jugar contra remolque, porque esta vez fue el Arenas de Getxo el que se adelantó en el marcador, como en partidos precedentes lo hicieron Torrelavega, Leioa, Oviedo cuando visitaron Gal. Sólo ante el filial de la Real, los unionistas se pusieron por delante y entonces ganaron el encuentro.

Esta vez, Asier Etxaburu remató a gol minutos después de hacerlo el visitante Ramos. Quedaba mucho tiempo por delante, pero ni el dominio, ni las ocasiones se tradujeron en goles, salvo uno anulado a Mikel Orbegozo, El Arenas se atrincheró en su medio campo, presionó bien y eso amargó la tarde local que, sólo cuando aceleró el ritmo del juego, creó peligro. En esas oportunidades falló en el remate y perdió la opción de ganar ante un equipo ordenado y con oficio.

FICHA TÉCNICA
(1) REAL UNIÖN: Irazusta; Estrada, Etxabeguren, Esnaola, Garrido; Ceberio, Urkizu (Beitia, 12’), Etxaburu; Capelete (Eneko Eizmendi, 61’), Alain Eizmendi (Yoel Sola (74’) y Orbegozo.

(1) ARENAS: Txemi Talledo (Carrio, 72’); Jordán, Alberto González, Llerena, Gayoso; Azkue, Uche; Ramos, Ian Uranga, Urkizu (Zamorano, 60’) y Jon Etxaniz (Dani López, 69’).

ARBITRO: De Ena Wolf (Comité Aragonés). Tarjetas amarillas a Ceberio, Urkizu, por los locales , y al visitante Uche.

GOLES: 0-1, Cabezazo de Aitor Ramos (20’); 1-1: Remate de cabeza a Asier Etxaburu (29’).

INCIDENCIAS: Gal, ante unos 1.200 espectadores. Todo el encuentro se jugó con luz artificial por intensa niebla.

El Éibar fue mejor y dominó más que el Athletic en la cita de Ipurúa. Pronto marcaron los locales. De penalti, después de que el árbitro se pasara un buen rato mirando al VAR para decidir. Charles no falló desde los once metros. No reaccionó el cuadro de Berizzo que aprovechó para empatar un lanzamiento largo de Herrerín que Williams resolvió en el mano a mano con Riesgo.

Pese a encajar un gol, el Éibar siguió a lo suyo como si nada hubiera pasado. Siguió presionando en campo contrario, impidiendo que el Athletic se sintiera cómodo y sacara el balón jugado. Así todo el encuentro. Los armeros contaron con alguna ocasión, pero les faltó materializarla. Mendilibar trató de mejorar esa faceta con la entrada de Kike García y Berizzo decidió meter en el campo a Nolaskoain para perder tiempo en la prolongación y evitar un sobresalto.

FICHA TÉCNICA
(1) Eibar: Riesgo; Rubén Peña, Ramis, Arbilla, Cote; Diop, Jordán; Orellana, Charles (Kike García, m.64), De Blasis (Cucurella, m.84); y Enrich.

(1) Athletic: Herrerín; De Marcos, Yeray, Iñigo Martínez, Yuri; Dani García, Unai López (Nolaskoain, m.92), Muniain (San José, m.65); Raúl García, Williams (Susaeta, m.82) y Adúriz.

Goles: 1-0, m.16, Charles, de penalti. 1-1, m.21: Williams

Árbitro: Gil Manzano. Amarillas a Orellana y Enrich, por los eibarreses y a Unai López y De Marcos, por el Athletic.

Incidencias: Ipurúa, ante 6.475 espectadores en Ipurua.

Zamudio-Portugalete (0-4), Amurrio-San Ignacio (0-0).