Fútbol

Se acabaron las pruebas, los amistosos, los entrenamientos de doble sesión. Sólo quedan las incógnitas y las dudas por resolver. Comienza la temporada en Segunda «B» para Sanse y Real Unión. Alberto Iturralde sigue en el banquillo unionista y Xabi Alonso debuta en el txuriurdin.

Los irundarras han variado bastante la plantilla. Por unas u otras razones, el equipo se parece este año bastante poco al que se salvó del descenso en el play-off por la permanencia. No ha cerrado la plantilla, no puede contar con todos los jugadores para el debut en Calahoora y lo que pueda suceder en La Planilla es impensable. Por culpa del G/ el equipo ha entrenado esta semana en Zubieta y allí se ha guardado todo el material de juego. Se espera que el equipo pueda llegar sin problemas, aunque quizás las complicaciones se planteen a la vuelta.

Iturralde valora el inicio de la competición: “Queremos mejorar lo que hicimos hace un año. Ese es nuestro reto y nuestro aliciente para evitar cuanto antes el sufrimiento del final de la pasada temporada».El calendario inicial lo considera duro (Calahorra, Leonesa) pero tenemos muchas ganas de afrontarlo».

Xabi Alonso se estrena en el banquillo del filial. En la comparecencia ante los medios destacaba el valor del grupo II: «Es complicado, porque hay muchos equipos que aspiran a lo máximo. Nos van a exigir mucho porque son equipos experimentados». El tolosarra no quiere que su equipo pierda las señas de identidad: «Queremos jugar bien y estar lo más arriba posible. Manteniendo nuestro estilo, el estilo de Zubieta».

Ante el debut en casa frente al muy reforzado Burgos (entre los fichajes se encuentra el exrealista Carlos Martínez) confirma que están con ganas: «Estamos expectantes. Termina la pretemporada y se acerca la competición. Se va notando esa sensación»

Suerte a los dos equipos en el inicio de una competición que no permite bajar los brazos.

Anoeta luce una fecha en su tribuna este (1909, año de la fundación del club). Dentro de poco podrá añadir otra y que corresponderá al final de las obras de remodelación. Cada vez está más cerca el día y el momento en el que la familia txuriurdin se sienta orgullosa del esfuerzo de todos por conseguir un estadio moderno, vanguardista y confortable en el que los aficionados puedan disfrutar de un equipo que sienta el aliento de la grada y que responda con compromiso a los retos que se plantean.

A mediados de septiembre, cuarta jornada del campeonato, el Atco.de Madrid será el visitante al que le toque vivir la segunda parte de la efemérides del mismo modo que el Barça lo hizo hace un año con la primera.

Se trabaja magnis itineribus,a marchas forzadas, para que todo esté en orden ese día. Lo que hace unos años parecía utopía está a punto de convertirse en realidad.

El lateral derecho espera encontrar acomodo y rendimiento. Hace tres temporadas llegó a Ipurúa, pero fue cedido a Lugo y Sporting de Gijón los dos siguientes ejercicios.
El pasado curso casi lo pasó en blanco por culpa de las lesiones.

Ahora en Girona, que se reserva una opción de compra a final de temporada, aspira a ofrecer el mejor nivel, como sucediera en los dos primeros ejercicios en tierras gallegas y asturianas.

Aihen Muñoz (Etxauri, 1997) es uno de esos futbolistas que entra por el ojo. No se arredra ante las dificultades y trata de responder a la confianza. Como dijo un día en una entrevista «me la he ganado yo». Sabe de sobra que si no pones todos los huevos en la cesta, no hay tortilla. Después del empate en Valencia, el lateral ha comparecido ante los medios y ha valorado el empate como positivo: «El punto de Mestalla es bueno. Hicimos un gran partido con nuestro estilo de juego».

Ha heredado el número de Willian José «12», pero seguro que no olvida jamás del «29» con el que debutó en el Santiago Bernabeu la pasada temporada. Jugó entonces ochenta y tres minutos, casualmente los mismos que disputó en Mestalla. Imanol decidió sustituirle dando paso a Kevin, mientras que en Madrid fue Zubeldia, su nuevo compañero en la zaga. Aihen sabe de sobra que le queda mucho camino por delante y que no debe bajar la guardia: «Sigo en mi línea de trabajo, pero hay que seguir apretando»

Transmite madurez y calma. Se siente seguro de si mismo y eso en un futbolista se valora:»Soy una persona tranquila tanto dentro como fuera del campo. Intento concentrarme al máximo durante el partido».

Volviendo al partido de Valencia, a los 100 minutos de juego, destacó la fe de sus compañeros y la confianza en que algo bueno podía pasar: «Nunca se pierde la esperanza. Sabíamos que todavía quedaba tiempo y al final llegó el gol». Como las imágenes no engañan, cuando Oyarzabal niveló la contienda, todos los integrantes del banquillo, él también, saltaron como resortes a festejar el primer punto de la temporada.

Este fin de semana, segundo encuentro lejos de Anoeta. Será en Mallorca y, si no pasa nada extraño, volverá a contar con la confianza del entrenador que apostó por él.

(Foto: Real Sociedad).

Se conocen ya los árbitros de la 2ª jornada en Primera División. Los dos equipos guipuzcoanos vuelven a jugar fuera de casa porque los estadios siguen en obras. La Real Sociedad viaja a Mallorca para enfrentarse en Son Moix al equipo que, precisamente, derrotó al Éibar en el debut. Ese encuentro lo dirigirá un árbitro debutante en la categoría: Valentín Pizarro Gómez (Comité manchego).

Por su parte, el catalán Medié Jiménez será el encargado del encuentro Osasuna-Éibar en El Sadar.

Otros colegiados para esta jornada:
Getafe-Athletic (Mateu Lahoz)
Alavés-espanyol (Prieto Iglesias).

Celebro la confianza de este medio hacia mi persona, porque me permite seguir una temporada más con todos vosotros, brujuleando en torno a los partidos de la Real Sociedad y a los amplios alrededores. O sea que, al menos un año más, me tendréis que soportar.

En esta puesta de largo no voy a hablar mucho del partido de ayer, del empate divino de la muerte que llegó cuando el equipo estaba fundido y ya no podía ni con las espinilleras. La fe mueve montañas y la esperanza no se pierde nunca. Sabéis de sobra que disfruto más compartiendo historias. Al hilo de Gero Rulli y de la salida a Montpellier, recuerdo una anécdota muy difícil de olvidar. Ciertamente, por un momento pensé que nos iba a suceder lo mismo que a Toshack en A Coruña. Nos tocaba jugar allí contra el antiguo técnico realista un partido de liga. Antes de los encuentros nos dejaban pisar el césped una hora y media del inicio de los partidos. Nos saludábamos, charlábamos un poco y luego… unos, a vestuarios y otros, a las cabinas de radio.

En la pista de atletismo de Riazor le preguntaba al galés cómo le iba la vida. Con aquella forma de ver las cosas e ironizarlas respondió: “Bien, Iñaki, tengo más porteros que porterías”. Eran tiempos de abundancia bajo palos, porque en el equipo gallego llegaron a convivir hasta cinco guardamallas: Kouba, Liaño, Songo’o, Canales, Dani y aún sonaba fuerte un rumor que apuntaba al portugués Nuno, entonces en el Vitoria de Guimaraes, que podía convertirse en la sexta pieza del elenco, pero que finalmente, en aquella temporada, no llegó.

Como os digo, pensé en la situación que nos atañe más de cerca. Daba por hecho que ya contábamos con tres: Moyá, Rulli y Alex Remiro, el fichaje confirmado que sonaba desde que los niños comenzaban a estudiar el catecismo el curso pasado. Luego, los jóvenes de casa: Andoni Zubiaurre, Wellington Ramírez, Unai Agirre, Gaizka Ayesa (perdón por si me olvido de alguno) más Juanjo Garrancho que ha salido a Badajoz dependiendo del club y al mexicano Pablo Sisniega, ahora haciendo las américas después de un traspaso, con derecho a recompra. Cogí una hoja, varios rotuladores de colores y me puse a diseñar camisetas de portero durante esos días de sofocante calor en los que no salgo de casa.. Necesitábamos un muestrario colosal. A Moyá le vestí de negro que es color elegante y de porteros sobrios. En cambio, con el de Cascante fui más atrevido, porque le he visto con camisetas vanguardistas, tatus, etc.

La salida de Rulli a un club que califico de modesto se puede interpretar de muchas maneras. No voy a discutir sus capacidades, ni si canta o deja de cantar. Recuerdo aquellas rachas en las que el runrún sonaba sin disimulo en los encuentros de Anoeta. Se pedía la cabeza del argentino en más de una situación y allí temblaba hasta el apuntador. Ahora que va a aprender francés, nos solidarizamos con el chico y destacamos sus bondades. Que si patatín, que si patatán. Ante la misma realidad, caben doscientos argumentos. Cien, a favor de la decisión; cien, en contra. Cada cual los utiliza como considera oportuno y tenemos mambo para unas cuantas semanas. El chico sigue siendo portero del club, va a crecer en una liga diferente en la que ganará en experiencia, aunque a tenor de las entrevistas publicadas en los últimos días se derivan sensaciones diferentes a lo que escribo.

Está en la frontera de esa edad en la que los guardametas comienzan a ser decisivos en el devenir de los encuentros y se consolidan como jugadores intocables en la alineación de los domingos. Bueno, o de los viernes, los sábados, los lunes o cuando toque jugar. Lo último al respecto de horarios y las correspondientes derivas en juicios, sentencias, recursos y demás ha sido otro ejercicio de pazguata fruslería en la “mejor liga del mundo”. Eso, lo mismo que la amnistía por los partidos de sanción del ejercicio anterior. ¡Con perdón, para mear y no echar gota!. Da la sensación de que al calvo le han hecho un calvo.

Imanol eligió a Moyá, porque entendía que era el más idóneo para un campo que conoce de sobra porque jugó allí. Mestalla no es un terreno fácil, ni para él ni para sus compañeros. La semana que viene, con permiso del G7, nos vamos a Mallorca. Es la isla en la que nació. Una semana después, viaje a San Mamés. Inimaginable, Remiro bajo palos. Y luego, en el estreno de Anoeta, el Atlético de Madrid, el club de procedencia del meta balear. Con ese panorama, mi elección hubiera sido la misma. Y eso no es falta de confianza y respeto al meta navarro, sino una dosis de sentido común.

No vistió de negro, sino de un gris humo del Vaticano cuando eligen al Papa. Sigue siendo un color elegante, sobrio, con el que protagonizó un partido estupendo con paradas destacables y el punto de fortuna del penalti que Gameiro mandó a la albufera. En el gol le fusilaron de cerca, con muchas dudas sobre su validez, hasta tal punto que el VAR necesitó para legitimarlo el uso de escuadra, regla, cartabón y transportadores. Tardaron más de tres minutos en tirar diagonales, mediatrices, segmentos y bisectrices.

La Real no merecía perder. Todo el buen trabajo colectivo obtuvo su premio en el penalti que Oyarzabal transformó cuando el reloj estaba poniéndose el pijama para meterse en la cama, agotado de tanto currar. Punto que sabe a gloria bendita.

Cuando saltó el Valencia al terreno de juego, la Real le hizo pasillo porque los de Marcelino son los actuales campeones de Copa. Casi ni nos acordábamos. Quizás vino bien para refrescar la memoria y no perder de vista el nivel del oponente. No hay mayor alegría para los aficionados de la Real Sociedad que ver ganar a su equipo. Pero hay veces que el empate también es gustoso. Por ejemplo, el de Mestalla. Corría el minuto 100 de partido y un lanzamiento de falta desde la frontal del área dio en la mano de Coquelin. Penalti que decreta Gil Manzano y que transforma Mikel Oyarzabal engañando a Cillesen. No quedaba tiempo para nada más.

Cuatro minutos antes de que eso sucediera, un penalti en el área realista, que pareció poco consistente, lo mandó fuera Gameiro. Quedaba tiempo para la heroicidad y aunque no sobraban las fuerzas, el empate llegó con justicia para premiar el encomiable partido de los de Imanol Alguacil. Fue entonces cuando llegó la explosión de júbilo del banquillo y de la grada. La Peña Maite taldea, a quien corresponde la foto, seguro que lo celebró por todo lo alto.

Después de un primer tiempo con pocas ocasiones, mucha presión y buen nivel de juego, llegó el segundo en el que sucedió de casi todo. Además de los dos penaltis referidos, el tanto del Valencia subió al marcador después de cinco minutos de consultas y análisis del VAR. Una llegada de Wass por la derecha permitió un centro raso que Gameiro subió al marcador en dudosa posición. El tanto no respondía a lo que estaba pasando en el campo.

El gol obligaba a asumir riegos para tratar de empatar. Llegaban los cambios y las opciones de contra que tanto gustan al equipo ché. A falta de diez minutos para el final, Rodrigo estrelló el balón en el poste de la meta defendido por Moyá que cuajo una buena actuación, al igual que Zubeldia, el debutante Odegaard o el mariscal de campo, Asier Illarramendi. Muy buena noticia verle en plenitud. Nos gusta quedarnos con las cosas positivas. Hubo muchas .

FICHA TÉCNICA
(1) VALENCIA: Cillesen, Wass, Garay, Gabriel Paulista, Jaume Costa (Piccini, 82′), Carlos Soler (Ferran Torres, 89′), Coquelin, Kondogbia, Guedes, Gameiro y Rodrigo (Cheryshev, 84′).

(1) REAL SOCIEDAD. Moyà, Zaldua (Barrenetxea, 82′), Le Normand, Aihen Muñoz (Kevin Rodrigues, 85′), Illarramendi, Zubeldia, Merino, Januzaj (Isak, 71′), Odergaard, William José y Oyarzábal

Goles: 1-0, m.59: Gameiro. 1-1, m.100: Oyarzabal, de penalti.

Árbitro: Gil Manzano (comité extremeño). Amonestó por el Valencia a Coquelin y Garay, y por la Real Sociedad a Odegaard, Merino, Zaldúa y Le Normand. Expulsó por acumulación de amonestaciones a Coquelin (m.100) en la jugada del penalti.

Incidencias: Mestalla, ante 41.800 espectadores. Tarde soleada y notable presencia de seguidores guipuzcoanos.

Se adelantaron los baleares con una galopada de Dani Rodríguez (4′). El empate llegó en el segundo tiempo cuando Paulo Oliveira remató a la tercera, tras dos paradas de Reina. El gol de la sentencia armera llegó en el 75′ cuando el propio Oliveira trató de despejar un balón que se coló en la meta de Dmitrovic.

Una de las cosas curiosas del partido se relaciona con el trío arbitral ya que La colegiada extremeña Guadalupe Porras debutó en Primera como asistente del colegiado.

FICHA TÉCNICA

(2) REAL MALLORCA:nReina; Joan Sastre (Xisco Campos, 85′), Valjent, Raíllo, Lumor; Dani Rodríguez, Baba, Salva Sevilla, Febas (Trajkovski, 73′); Lago Junior y Budimir (Álex Alegría, 64′).

(1) SD.ÉIBAR: Dmitrovic; Correa (De Blasis, 82′), Ramis, Oliveira, Tejero; Pedro León, Sergio A., Escalante (Edu Expósito, 31′), Orellana; Enrich y Kike García. Edu Expósito

Goles: 1-0, Dani Rodríguez 84′); 1-1, Pablo Oliveira (57′); 2-1, Oliveira en propia puerta (74′)

Árbitro: Melero López (Comité Andaluz). Amonestó a Joan Sastre, del Mallorca; y a Sergio Álvarez y Tejero, del Eibar.

Incidencias: Son Moix ante 15.127 espectadores.

Los de Imanol Alguacil remontaron en el minuto 100, tras penalti transformado por Mikel Oyarzabal. Pocos minutos antes Gameiro echó fuera el suyo, aunque el francés fue el autor del primer gol del encuentro.

Amorebieta y Real Únión han disputado el último encuentro de pretemporada, un amistoso que terminó con victoria local (3-2) y con mejores sensaciones en los de Iñigo Vélez que en los de Alberto Iturralde. Los unionistas han jugado dos partidos en dos días, han mezclado todo y han contado con bastantes jugadores del filial en ambos partidos. Difícil situarse.

El conjunto irundarra se adelantó en el minuto 14 con un remate de Endika Galarza que jugó como lateral. Fue en una saque de esquina. También el segundo tanto guipuzcoano llegó en acción a balón parado que de certero cabezazo resolvió el central Alvaro Telis.

También los locales marcaron dos tantos desde el punto de penalti, uno de ellos obra de Ortega, que además marcó el tanto del empate con un disparo muy lejano, ajustadísimo al poste izquierdo de la meta de Txusta. Fue el único gol en jugada.

En Urritxe los locales dispusieron una formación muy cercana de la que inicie el campeonato. Todo lo contrario que los irundarras. Representantes del Calahorra y Cultural Leonesa, primeros rivales de los guipuzcoanos, se encontraban en la grada recabando informes de sus rivales. Cualquier parecido con la formación que inicie el campeonato será mera coincidencia. La clave será saber cuántos jugadores puede recuperar de los lesionados Javi Martínez, Yoel Sola, Aritz Borda y otros jugadores que están saliendo de problemas físicos.

FICHA TÉCNICA
(3) AMOREBIETA: Mikel Saizar, Mikel Álvaro (Iker Sánchez, 70′), Jaso, Garro, Arregi, Markel (Ube, 63′), Orozko (Amorrortu, 46′), Ortega, Ekain (Gabri, 46′), Iker Bilbao (Ekaitz, 46′) e Iker Seguín (Flavi, 70′).

(2) REAL UNIÓN: Irazusta, Galarza, Recio, Sáez de Asteasu, Senar, Cárdenas, Estrada, Txete González, Galán, Tomás Abad y Eneko Eizmendi. A lo largo del segundo tiempo se fueron incorporando Álvaro Telis, Larruzea, Celihueta, Mario Capelete,

Goles: 0-1: Galarza (14′). 1-1: Ortega (32′). 2-1: Ortega, de penalti (39′). 3-1:Gabri, de penalti (73′). 3-2: Alvaro Telis (7′).

Árbitro: Sánchez Asla. Los dos penaltis que sancionó tan claros como innecesarios.