Rugby

DIVISION DE HONOR «B»

CU Ourense-Zarautz (44-24)

Uribealdea-Bera Bera (22-35)

Hernani-A. Eibar (90-19)

No fue propicio el viaje a Burgos por parte del conjunto guipuzcoano. En el campo de San Amaro se le escapó una victoria que tenía en la mano. No fue la mejor versión del conjunto de Altamira. Hay cosas que cuesta entender. Por ejemplo, cómo es posible que a la misma hora, la selección española esté jugando en Uruguay contando en sus filas con jugadores que no estaban en Burgos, evidentemente. Sin que sea buscar excusas, no es normal que los equipos no puedan contar con jugadores de nivel. En el caso de Ordizia, por ejemplo, con los hermanos Goia.

La salida del Burgos (6-0) encontró respuesta visitante. Ensayo de Tomás Jorge y dos golpeos de Valentín Cruz (6-11), resultado al descanso. Ya en la segunda parte, amplió la ventaja (6-18), pero los burgaleses reaccionaron con un golpe de castigo, un ensayo y una transformación (19-18). Dos patadas de Cruz devolvían la ventaja al Ordizia (22-24), ya en la recta final del partido. Un ensayo de Rocaríes en el tiempo de descuento puso el 27-24 en el marcador que ya no se movió.

Un poco de decepción en el equipo que dirige Marotías que ahora dispone de dos semanas para que se incorporen los ausentes, incluidos los dos sudafricanos, Keegan Munro y Caylib Oosthuizen, a los que se espera en próximas fechas.

FICHA TÉCNICA

UNIVERSIDAD DE BURGOS Alonso (Albareda, m. 46), Silvestre, Pisapia, Wagenaar (Matamu, m.57), Ascroft-Leigh, Marc Sánchez (Sarmiento, m. 57), Guido, Snyman, Herreros (Rocaríes, m. 57), Norton, Cronje (Beltramino, m. 14), Weersma (Zabalegui, m. 57), Facundo López, Masuyama, Casteglioni.

AMPO ORDIZIA Unai Lasa (Alberdi, m.51), Carvajales, Vukile Sofisa, Álvarez de Eulate, Kawa Leauma, Aitor Txurruka (Gorka Elosua, m. 45), Eneko Salinas (Anthony Nazabal, m. 67), Aitor Olasagasti, Lescano (Alain Araña, m. 61), Cruz, Lander Gómez, Aldanondo (Puyadena, m. 60), Engelbrecht, Erlantz Garmendia y Tomás Jorge.

Marcador 3-0, m.2: golpe de Weersma. 6-0, m.6: golpe de Weersma. 6-5, m.9: ensayo de Tomás Jorge. 6-8, m. 14: golpe de Cruz. 6-11, m. 25: golpe de Cruz. Descanso. 6-18, m. 46: ensayo de Lescano transformado por Cruz. 9-18, m. 51: golpe de Weersma. 16-18, m. 57: ensayo de Albareda que pasa Weersma. 19-18, m. 67: golpe de Weersma. 19-21, m. 69: golpe de Cruz. 22-21, m. 71: golpe de Weersma. 22-24, m. 77: golpe de Cruz. 27-24, m. 78: ensayo de Rocaríes.

(Ficha técnica y crónica: Noticias de Gipuzkoa)

Foto: El día de Burgos.

La situación actual nos impide vernos, sentarnos en una mesa y charlar con calma. Todo pasa por mensajes y emails. Sigo sus pasos con interés. Sus dos primeros apellidos, Araña y Oiarbide, destilan rugby por los cuatro costados y forman parte de la historia de ese deporte en Ordizia. El equipo volvió a la actividad ante el Aldro Independiente de Santander y logró un triunfo holgado, merecido y después de muchos meses sin tocar el balón oval. Muchas novedades, muchas caras nuevas. Uno de los protagonistas, Alain, vivió con intensidad todo lo que sucedía a su alrededor. Lleva el rugby en las venas. Sus compañeros comentan de él que es un chico muy humilde y comprometido  con el club. Incluso, entrena a chavales jóvenes de las categorías inferiores. Echa una mano, tratando de que siga brillando la luz, el faro, que le condujo a él hasta donde vive hoy muchos momentos de felicidad.

¿Cuándo supiste que eras titular ante los cántabros?

-Fue un cambio de última hora. El viernes nos comunicaron que Juan Manuel Lescano no contaba con la F de formación (este año sólo seis jugadores foráneos pueden estar al mismo tiempo en el campo) y con ello superábamos esa cantidad. Había que hacer un cambio y ese fue el mío. La verdad es que me pilló de sorpresa pero no podía desaprovechar esa oportunidad

¿Qué pensaba tu cabeza antes del partido, durante y después? Mucho tiempo sin jugar…

Había una mezcla de nervios y ganas inimaginables. Después de estar siete meses sin jugar era raro entrar en una semana de partido. A la mente le costó acostumbrarse. Parecía imposible que pudiéramos empezar la liga. Aun así llegó el dia de partido, y sentía como si fuera el primer partido de mi vida. Al oír el silbato del árbitro dando comienzo al partido, todos los nervios se esfumaron y todo consistía en concentrarme en el partido. Al acabar, creo que todos nos sentimos liberados. Veíamos los frutos después de tantos entrenamientos.

Las crónicas ensalzan lo que hiciste y valoran tu capacidad de dirigir al equipo siendo tan joven…

-El numero “9” siempre tiene la responsabilidad de liderar al equipo y, quieras o no, tienes que coger el mando junto al “10”. Llevo tres años en los seniors. Poco a poco he ido adquiriendo más confianza y más protagonismo en el campo. Por eso, terminé muy contento con la actuación en el partido.

Logras dos ensayos. Uno, espectacular en el que pegas una carrera increíble hasta conseguir dejar el balón en el mejor sitio. Te persiguieron mil y no te enganchó nadie…

-Sí. En el primer ensayo no dudo un segundo y ataco al espacio que dejaron libre los cántabros al producirse un cambio de posesión. No consiguen placarme. Lo que no sé si es por mi habilidad o por el fallo del placaje. Y hablando del segundo ensayo, todo el mérito es de Tomás Jorge que se pega un carrerón recorriendo todo el campo antes de regalarme el ensayo.

¿La velocidad es tu principal característica?

-No creo que la velocidad sea una de mis virtudes. Creo que mi principal característica es la resistencia y la habilidad de imponer ritmo al juego y no tanto la velocidad punta.

Estamos en una temporada rara. Se apuesta por la gente de casa y en la alineación aparecen nombres inhabituales, chavales de 19-20 años, como tú…

-En esta temporada, en la que se ha reducido el número de jugadores extranjeros que pueden estar en el campo,  los jugadores de casa van a contar con más protagonismo y de ello no escaseamos. Disponemos de una cantera muy fuerte y de nivel, jugadores jóvenes de mucha calidad y que lo demostrarán a lo largo de la temporada.

Las oportunidades están ahí para aprovecharlas. Los jóvenes sois muchos y además el futuro del club ¿Qué os dice y pide vuestro entrenador Iñigo Marotías.

-No nos mete presión y no nos pide nada en especial. Lo único es que demos nuestro 100% y que no tengamos miedo a equivocarnos. Y claro que no vamos a desperdiciar cada oportunidad que nos ofrecen.

Hablamos de un vestuario muy plural, con gente de distintas procedencias y edades. ¿Qué valoras de él y cuál es tu papel entre tanta gente?

– Contamos con un vestuario muy heterogéneo, jugadores jóvenes, veteranos, sudafricanos, argentinos, neozelandeses… y creo que cada uno aporta algo distinto al equipo lo que es muy beneficioso para todos. Es muy importante que haya un buen ambiente entre todos y eso no nos falta. Nos llevamos muy bien e intentamos organizar, todos juntos, actividades en las que podamos compartir experiencias y conocernos mejor.

Juegas de medio melé ¿Es tu sitio ideal o prefieres otro puesto?

-Me encanta este puesto y creo que es el que más provecho puedo sacar y dar lo mejor de mí mismo. No soy un jugador grande y creo que con mis habilidades es el puesto idóneo, en el que mejor rendimiento puedo ofrecer.

Dicen que este año podéis conseguir bastantes éxitos. Esa es un arma de doble filo. ¿Eres de los que te metes presión?

-No me gusta pensar mucho en el final de temporada y los trofeos. Siempre te marcas objetivos, pero prefiero ir semana a semana trabajando para ganar el siguiente partido.

De vuelta a Altamira, gente en las gradas…Los partidos con público o sin público no se parecen en nada. ¿Cómo vivís esa situación?

-Es una situación y difícil y es complicado lidiar con ella. Este fin de semana hemos tenido la oportunidad de jugar con público (aforo reducido). Para nosotros, ello significa una motivación más para tratar de dar nuestro 100%. Somos muy afortunados de contar con un público tan entregado. Notamos el ánimo que nos dan.

Supongamos que ves un partido del Seis Naciones. Morgan Parra (Francia), Conor Murray (Irlanda)…y otros que juegan en tu puesto. ¿Te fijas especialmente en ellos? ¿Hay un jugador que te parezca formidable en tu posición?

-Siempre te fijas más en jugadores de tu posición, cómo se mueven, qué técnica utilizan… Aaron Smith siempre ha sido mi preferido, siempre tiene un control total del juego y pone el ritmo que él quiere, y por supuesto el pase que es capaz de dar.

La vida del deportista amateur conlleva la necesaria búsqueda de un futuro profesional. En tu caso, Ciencias del Deporte. ¿Llevas bien la convivencia de ambas ocupaciones?

-Siempre he sido un buen estudiante y no he tenido ningún problema en organizarme para llegar a los dos sitios. Estudio en Gasteiz y todos los días voy vuelvo para llegar a tiempo de entrenar con el equipo.

¿Eres muy autocrítico, exigente contigo mismo?

Siempre hay algo que mejorar y pienso que debo ser crítico conmigo mismo para progresar y ser un mejor jugador. Me gusta que la gente me comente los errores que cometo para poder corregirlos.

Para un jugador como tú, o tus compañeros jóvenes, ¿dónde está el disfrute, cuando ha desaparecido el famoso tercer tiempo? ¿Te gusta la cerveza?

-Siempre disfrutamos cuando nos juntamos a tomar algún trago o para comer en el tercer tiempo, pero en la situación actual, con solo el poder juntarnos para entrenar y jugar, disfrutamos al máximo. No pedimos nada más. Es suficiente..

Alain es un nombre de origen alemán que aparece también en la Biblia y otros países e idiomas. Su significado se relaciona con la alegría, ser alegre, ser apuesto y vivir en armonía…¿Andas por ahí o todo lo contrario?

-Siempre he sido un chico alegre. Me gusta estar sonriendo, reírme. Algunas veces no controlo muy bien cuándo ponerme serio y me tienen que pedir que me calle, porque estamos en una reunión en el viaje previo al partido.

Cumplió 20 años en julio y se apasiona con las experiencias vitales. Desde un cuatrimestre en Croacia hasta el espejo en el que se mira. No el de todos los días en el cuarto de baño, sino en el del neozelandés Aaron Smith, una especie de ídolo de carne y hueso que juega en el mismo sitio que él con diez años más de recorrido. Quiere terminar la carrera con la que seguirá vinculado al deporte y quiere progresar como jugador y persona. Cuenta con buenos maestros a su alrededor, familia y compañeros. Le valoran por lo que es y aporta en la cancha y fuera de ella. Deportista con mayúsculas más allá de ganar o perder. Todo pertenece al mismo guión.

(En la foto de Ina Olaizola, Alain sujeta el balón en la mano antes de introducirlo en la melé).

 

No pudo ser y el Hernani no asciende a la División de Honor de rugby, porque perdía  (12-13) ante Les Abelles en un partido único por la plaza en la máxima categoría disputado en el terreno neutral de la UAX, en Villanueva de la Cañada (Madrid). Los hernaniarras partían como favoritos porque vienen de militar con los mejores, mientras que los valencianos no militan desde 2011 en el escalón más alto del rugby estatal.

Sin embargo, jugarse el todo por el todo, sin haber disputado un solo encuentro oficial en la presente temporada, con el ambiente social reinante, en Madrid sin el público de las grandes hazañas, con lluvia y viento, no era fácil.

La jugada decisiva que dio el ascenso a Les Abelles se produjo en un golpe de castigo que Edu Sorribes transformó en el minuto 38 y que sentenciaba a los guipuzcoanos (12-13). Lástima para unos y felicidad para otros. premio gordo para los valencianos que celebran el 50 aniversario de su fundaón.

Una vez comprobado el escrutinio Alfonso Feijoo contabiliza 40 votos, por 32 del otro candidato, Juan Carlos Martín Sánchez. Entre los 73 votos uno se consideró nulo.

 

El tercera línea pasa del Biarritz Olympique al  Aviron Bayonnais; del rojo al azul, de la 2ª división al Top-14 por lo que el flanker donostiarra, internacional absoluto con España, progresa en el rugby galo. Ha disputado en la Prod2 un total de 90 encuentros.

Usarraga (Donostia, 1995) sigue su progresión como jugador de rugby. El pasado noviembre ya se apuntaba el posible cambio de aires que ahora lo escenifican todas las partes.

 

 

 

 

Se rompe el tandem que gestionaba la primera plantilla del Ampo Ordizia de rugby. Iñigo Marotías pierde su media naranja, ya que Aritz Garmendia no continuará la próxima temporada en el banquillo ordiziarra. De la colaboración de ambos se desprende el éxito del equipo, lo mismo que de la buena relación. Basta leer la carta de despedida de Marotías a su compañero de fatigas:

Kaixo Aritz,

Mediante estas palabras quisiera comunicar a todos los miembros del club y a todos los aficionados que, junto con el final de la temporada 2019/2020, has decidido dar por finalizado tu recorrido como entrenador de Ordizia Rugby.

No dejas el club. Los que te conocemos sabemos que, aunque estés un poco mas alejado, jamás dejaras el club.

Tampoco dejas el equipo. Todos los que hemos tenido la fortuna de participar contigo en la construcción de este equipo sabemos que perteneces a el igual que cualquiera de nosotros. Puede que más.

Una de las principales razones de éxito de este equipo radica en tu capacidad natural de trabajar con humildad. Cualquiera que sea la situación, buena o mala, tu respuesta siempre ha sido la misma: Seguir trabajando para mejorar. Sin mucha relajación.

¡Cuánto hemos disfrutado trabajando!

Tienes muchísimas habilidades más, pero esa capacidad de trabajo tan característica es oro. Se lo has transmitido al equipo, y has conseguido que todos los que estábamos a tu alrededor seamos mejores.

No te relajes demasiado. No estarás con nosotros en el día a día pero sé que seguirás estando ahí y, a menudo, tendrás noticias nuestras (mías)

Muchas gracias de parte de todos los que formamos el club

Personalmente, sólo los dos sabemos todo lo que hemos crecido, lo que hemos aprendido, lo que nos hemos necesitado, lo que hemos disfrutado y lo que nos falta por disfrutar

Muchísimas gracias, de todo corazón, y mucha suerte en esta nueva etapa Aritz!

Iñigo Marotias

Foto: Noticias de Gipuzkoa

Las federaciones deportivas estatales están decidiendo, según su criterio, la forma en la que termina la temporada, habida cuenta de la necesidad de poner en orden las competiciones, Dichas decisiones, en unas favorece el interés de los clubes del entorno y en otras perjudica.

Es, por ejemplo, el caso del Hernani de rugby que el año próximo  no jugará en la División de Honor A. La Comisión Delegada de la Federación Española de Rugby decidió terminar todas las competiciones de ámbito estatal salvo las ligas femeninas, y tomar en cuenta la clasificación de la principal categoría masculina tras la última jornada que se pudo disputar.

Como quiera que los de Landare ocupaban la última plaza de la clasificación, descienden. Los de Patrick Polidori competirán en la División de Honor B después de ocho años seguidos en la élite. El Getxo, que asciende, ocupará su plaza. La decisión no ha caído bien en el conjunto hernaniarra porque entienden que quedaban partidos suficientes como para revertir la situación.  En la nota oficial del club se intuye que no se van a quedar de brazos cruzados y que habrá recursos contra la decisión que les perjudica:

» Hernani CRE y Atlético SS no merecían tal decisión, que va más allá de los campos. Nos sentimos humillados, avergonzados e incapaces de hacer nada. Esta resolución nos parece una falta de respeto para todos los que trabajamos en un deporte cuyos valores no se han visto en este caso. No nos cansaremos de llevar nuestra bandera.

Aceptaremos la decisión por el momento y esperaremos lo que pueda suceder. Mientras tanto, seguiremos trabajando con ánimo y coraje, disfrutando de nuestra gente y el deporte.

Desde los equipos Hernani CRE y Atlético San Sebastián, nos gustaría transmitir todo nuestro afecto y gratitud a nuestros seguidores y patrocinadores por su lealtad y apoyo en todo momento».

En el caso del Ampo Ordizia, que era cuarto, se queda en esa posición, aunque sin disputar los play-off por el título que era lo que deseaban. El VRAC Quesos Entrepinares es proclamado campeón, alcanzando el octavo título de las últimas nueve temporadas y el cuarto consecutivo.

La Federación Vasca decidió prácticamente lo mismo, dando por finalizados los campeonatos senior masculino, sub-16 y sub-18. El Getxo es el vencedor de la Liga Femenina.

En la División de Honor B femenina, el Eibar disputará el play-off de ascenso en una fecha pendiente de decidir, lo mismo que la Liga Iberdrola, aunque en todos los casos pendientes del placet gubernamental.  Hasta que Sanidad no dé el visto bueno, no hay competición que valga.

(Foto: Noticias de Gipuzkoa)

Es uno de los referentes del deporte guipuzcoano. El rugby es su pasión y su ocupación. A día de hoy, en la cabeza de Julen Goia bullen muchas cosas. Termina contrato en Ordizia y confía en llegar a un acuerdo de renovación. Le preocupa su pareja, que trabaja en un hospital atendiendo a enfermos afectados por el COVID-19. Se iban a casar en julio, pero…

Los clubes de rugby fueron de los primeros en dar por concluida la temporada sin marcha atrás. Desde entonces, silencio como si se esperara a que alguien bajara el telón…

– Lo recuerdo perfectamente, el 7 de marzo mientras estábamos preparando el último partido por el subcampeonato de Europa del Seis Naciones «B», nos comunican que un jugador de Portugal había dado positivo en el test de Covid-19. Seguimos a la espera, sin saber seguro si se jugaría o no. Por la tarde después de la comida, nos dijeron que Europe Rugby había cancelado todos los partidos de ese fin de semana.

Desde entonces, volví de Madrid, vacié maletas y sigo de confinamiento sin saber cómo va acabar esta temporada. Este 30 de mayo nos van a dar una respuesta a esta incertidumbre.

La composición de las plantillas cuenta con bastantes jugadores extranjeros. En vuestro caso, Valentín Cruz, Koroi, Moala, Matoto, Leauma…¿Qué hace esta gente aquí dos meses sin saber qué va a pasar?. ¿Cómo son las relaciones ahora entre vosotros?

– Como tu bien dices en la plantilla tenemos jugadores de distintas nacionalidades, argentinos, tonganos, fidjianos, samoanos, sudafricanos… todos estos jugadores con contrato vigente están confinados en sus respectivas casas de Ordizia. Es verdad que tienen cierta preocupación por sus familias ya que esta enfermedad ha llegado a todas las partes del mundo, y ellos desde aquí poco pueden hacer. Pero la realidad es que a día de hoy todavía seguimos sin saber si nos va volver a tocar jugar o no. De momento lo que podemos hacer es llevar a cabo nuestros entrenamientos y amenizar esta situación con video-llamadas. Hablamos a diario para hacerlo todo más llevadero.

Se habían disputado 17 jornadas de campeonato, a falta de cinco para el final., cuando todo se detuvo. Ocupáis la cuarta posición, a un punto del tercero, Alcobendas, y con bastante diferencia sobre los perseguidores. ¿Estaba todo el pescado vendido?

– Yo creo que estábamos muy bien posicionados de cara a los playoff, habíamos pasado un pequeño bache refiriéndome a nuestro juego, pero estábamos recuperando de lesiones a jugadores clave como Fernando López, Imanol Iruarriz… y recibiríamos al rival en Ordizia para empezar los playoff. Teníamos eso a nuestro favor…

El rugby es un deporte singular respecto a los demás. En ellos la condición física y táctica va por delante. Por mucha voluntad que pongas, entrenar en un balcón no parece lo mejor para mantenerse en forma…

– Llevar a cabo un buen entrenamiento, que se asemeje a situaciones reales de juego es prácticamente imposible. Como cualquier deportista, nos hemos tenido que amoldar a esta extraña situación. Lo ideal sería disponer de un terreno de 20 × 20, suficientes discos para poder trabajar desde potencia, fuerza, hipertrofia… Pero creo que nadie se encuentra en esa tesitura.

Estamos entrenando físico cuatro días a la semana, doble sesión. Las sesiones de martes y jueves la solemos hacer por videoconferencia, con todos los jugadores y el preparador físico. Sumar a esto, que tenemos que subir resultados de diferentes ejercicios a una plataforma, desde allí nos controla el preparador físico.

Por otro lado es tiempo de poder mejorar tácticamente. También realizamos una vez a la semana vídeo llamadas grupales con el entrenador para ver aspectos de nuestro ataque, defensa, contraataque,… Analizando los aspectos que debemos mejorar y a la vez, aquello que lo hacemos bien. Seguro que no es el mejor contexto, pero estas cosas nos hacen aprender y ser mejores.

¿Crees que la deriva de todo esto va a conllevar cambios en la competición futura?.

– Yo creo que algo sí que va a cambiar en la competición futura, más allá de descensos y ascensos, o campeón de liga… Estoy convencido de que económicamente va a afectar mucho a los clubes, con lo que esto conlleva.

Previsiblemente, algunos clubes de esos clubes no van a disponer de los mismos recursos y tendrán que adaptarse a nuevas realidades. ¿Menos fichajes y más opciones para la gente joven de cantera?

-Se está especulando ahora mismo mucho con ese tema. Estamos en una incertidumbre total en ese sentido. Por muy triste que sea en cualquier deporte lo que prima es el dinero. Eso lleva a tener más jugadores profesionales, más infraestructuras, más resultados deportivos,… Todo va de la mano.

Lógicamente, si para la temporada próxima, los equipos de primera división disponen de menos recursos económicos, van a tener que apostar por los jugadores de la cantera. Eso en el caso de Ordizia es positivo, ya que los jugadores profesionales somos una gran minoría. Los chicos de la cantera estos últimos años están teniendo muchísimos minutos de juego están respondiendo con nota.

La temporada estaba siendo exigente para ti. Además del habitual compromiso con el Ampo Ordizia, eres un fijo en la selección. A partir de ahora, ¿hacia dónde apunta tu futuro como jugador?. ¿Tienes que renovar?

– Estaba siendo un muy buen año para mí. Tuve una pequeña lesión en pretemporada, pero desde entonces pude encadenar todos los partidos del club y de selección. Si hubiese jugado el partido del 10 de marzo frente a Portugal, sería mi décimo quinto  partido sin descanso, con sus semanas de viajes, entrenamientos… La verdad que me encontraba en un buen estado de forma, pese a que el cuerpo había empezado a quejarse…

En mi caso se me termina este año el contrato con el Ordizia. Como hemos comentado antes, el contexto en el que vivimos no ayuda. Tampoco lo que nos deparará la vuelta paulatina. De momento preveo un año en el que todos vamos a tener que apretar un poco el cinturón.

El paisaje que se nos presenta a día de hoy era desconocido para todos. ¿Cómo lo afrontas y qué estás aprendiendo?.

– Somos muy simples… No éramos conscientes de la suerte que teníamos de salir a tomar un café con tus amigos al bar de debajo de casa, sin que nadie nos lo impidiera. En mi caso en ningún momento me he parado a pensar en el reloj, coche, en el conjunto de ropa que me compraré… No paramos de hablar de ver a los familiares, abrazar a amigos, tomarte una cerveza con ellos, salir a comer en pareja… Cosas tan simples y que nos enriquecen tanto. Estoy convencido, aunque será por un periodo de tiempo corto, que esto nos hará reflexionar a todos los seres humanos. También pienso que cuando volvamos a la normalidad, muchos lo olvidaran.

Lo que mejor y peor llevas se relaciona con…

– Lo que mejor llevo es el día a día, despertándome a una hora relativamente temprana, haciendo las cinco comidas del día, entrenando dos veces al día y a la vez dándole descanso a mi cuerpo. Creo que es fundamental eso, y más en un deportista, necesitas respetar las horas de descanso, las comidas, el ejercicio físico… En el momento que empieza fallar alguno de esos factores empezamos a cojear..

Por otro lado lo que peor llevo es vivir en esta incertidumbre, como he comentado antes no sé lo que pasará con esta temporada, lo que nos deparará el futuro…

En poco tiempo tenías previsto contraer matrimonio con tu pareja. ¿Temes que la cosa se complique, no por vosotros sino por las circunstancias?.

Nos íbamos a casar el 18 de julio, pero visto lo visto hemos tenido que empezar a armar un plan B. Para un deportista no es nada fácil buscar una fecha libre para un acontecimiento como éste. Es una dificultad añadida. Confío en tener un poquito de suerte y poder celebrarlo a la altura con amigos, familiares y el equipo.

Tu familia regenta una carnicería en Idiazábal. No sé si les echas una mano o hablas con ellos. ¿Han cambiado los hábitos de los clientes y se potencia más el comercio local?

– Todos los días hablo con ellos. Me gustaría poder estar más tiempo con ellos, pero en este momento no se puede. Intento no salir de casa ni para hacer la compra. Mi novia es enfermera y aprovechamos sus turnos de trabajo para que pueda ir a por carne a Idiazabal.

La verdad es que están trabajando muchísimo, en los pueblos pequeños siempre ha habido mucha costumbre de comprar en los pequeños comercios. En estos tiempos hay que añadir que los niños no tienen jangela, cantidad de empresas están cerradas y todos comen en casa, Muchos llaman por teléfono para que les preparen el encargo… Es un trato muy cercano y del día a día.

La escuela de rugby es una necesidad para el futuro, tanto porque es una oportunidad de forjar un tipo de jugador, como de aprender a convivir. Llevan tiempo sin salir de casa, ¿Habéis mantenido la relación con ellos y sus padres?.

– Hemos hecho algún que otro vídeo que el club de Ordizia ha ido subiendo a las redes sociales y enviando a sus grupos de WhatsApp en el cual participan distintos padres, jugadores de todas las categorías, ex jugadores, entrenadores… Del club jugando con rollos de papel, challenges, etc.

De todo lo que has dejado de hacer, ¿Qué es lo que más echas en falta?. Esas tertulias con un café…

– Poder salir de casa y estar con los míos, mi familia y mis amigos. Ir a una sidrería y terminar arreglando el mundo…

El día que eso suceda las mascarillas quedarán aparcadas, lo mismo que en el momento que se escuche un “Sí, quiero”. El beso de amor deberá sentirse en plenitud. No hay sordina que valga para un momento como ese. El deporte nos cuenta muchas historias y realidades con las que, en este caso, Julen Goia y todo su entorno deben convivir.

 

Tampoco le va mejor al Hernani que cede en Landare (7-42) ante el Independiente, por lo que se complica la salvación.

Foto: Ampo Ordizia