Seleccionar página

Aitor Zulaika planteó un partido de pocos riesgos. El Real Unión se montó en torno a Irazusta para salir hacia la portería de Agirrezabala. Tampoco el Bilbao Athletic puso demasiada carne en el asador porque eso entrañaba más peligro. Por eso, debe entenderse que el empate sin goles responde a las pocas ocasiones de gol creada en ambas porterías. Por eso, al Real Unión le sienta mejor el punto conseguido que a su oponente. Los de Imanol de la Sota no terminan de salir de la racha sin victorias que les condena desde hace semanas. Los momentos más activos del conjunto filial llegaron tras el descanso. Un pase de Álvaro Núñez a Ibai Sanz terminó con una estupenda parada de Txusta que volvió a lucirse en otra acción posterior de Diarra. Los unionistas respondieron y el Agirrezabala resolvió un mano a mano con Alain Oyarzun.

Seguro que la lesión de Carlos Bravo le ha creado problemas al técnico de Azpeitia. Decidió que Alain Oyarzun fuera eso que se denomina «falso nueve». El zurdo se movió a su antojo y fue un referente, como Aitor Seguín o Capelete cuyos centros desde las bandas no encontraban el rematador necesario. La presión podía más al cuadro rojiblanco que al unionista.

Los minutos fueron transcurriendo sin demasiados sobresaltos. El técnico unionista optó por realizar tres cambios. La entrada de Miguel Santos, Mikel Pradera o Chema Núñez no cambió el plan. El punto para los irundarras es bueno porque prolonga la racha de los últimos resultados, con la portería a cero y con una situación que ayuda a afrontar nuevos retos. El próximo coincide con la presencia en Gal del Racing de Santander. Se intuye partidazo.

El cuadro de Gal saltó al terreno de juego con Jon Irazustabarrena; Gexan Elosegi, Iván Pérez, Ekhi Senar, Kijera; Quique Rivero, Barbu, Sergio Llamas, Capelete (Miguel Santos, 56′), Alain Oyarzun (Chema Núnez, 81′) y Aitor Seguín (Mikel Pradera, 72′).

En el banquillo: Patrick Sequeira, Kun Temenuzhkov, Erik Ruiz, Nacho Sánchez y Lander Arzuaga. Dirigió la contienda el catalán Carlos Castiñeira que amonestó a Alain Oyarzun y Quique Rivero.

(Foto Athletic Club)