Seleccionar página

Cuando comprobamos la lista de expedicionarios del Bidasoa para enfrentarse al Barça en el Palau, podía surgir la duda de si se hablaba de un equipo de balonmano o de un coro infantil. La presencia de los jóvenes Nieto, Urruzola, Furundarena, Mujika y Asier Iribar (debutante) hacía temer por un resultado escandaloso ante un equipo acostumbrado a marcar goles por decenas y pasar por encima de los contrarios sin piedad. La oportunidad la pintaban calva.

Sin embargo, dicen que querer es poder. Con todo en contra, con las bajas de Julen Aginagalde, Adrián, Azkue y Rodrigo Salinas, más la inexperiencia de los canteranos, junto al cansancio acumulado por un calendario de partidos impropio de gente civilizada, el equipo dio la cara.

Se mantuvo entero hasta los últimos minutos, siguiendo un plan previsto. Defender (mejor en el segundo tiempo que en el primero) de una manera puntual, tratando de que no les machacasen con lanzamientos de nueve metros y atacar con paciencia, buscando exteriores y pivotes, forzando situaciones de éxito y tratando de evitar pérdidas de balón. En ese paisaje daba la sensación de que los de Cuétara se sentían más a gusto que los de Antonio C. Ortega. El marcador no reflejaba lo habitual y lo que podía esperarse. Antes bien, aún yendo por detrás, Bidasoa no le perdía la cara al partido. Rozó muchas veces el empate en tiempos parciales y sólo al final cedió.

Cuando a falta de diez minutos para la conclusión (25-23) la diferencia de los catalanes era de dos goles, quien más quien menos pudo soñar con una heroicidad. No fue posible, pero la derrota no empaña para nada el gran partido del equipo. De hecho, desde 1999 el equipo no perdía por tres goles de diferencia. El Barça, contra lo que acostumbra se quedó en 31 goles y el Bidasoa marcó 28. El equipo creyó hasta el final, poniendo de manifiestos «los valores de sacrificio y ambición» como comentaba Jacobo Cuétara al final del encuentro, sin ocultar que se sentía muy orgulloso de lo que ha hecho su equipo.

FICHA TECNICA

(31) FC BARCELONA (17+14) Leo Maciel; Blaz Janc (1), N’Guessan (3), Luka Cindric (2), Ángel Fernández (6), Richardson (2) y Ludovic Fábregas (5) –equipo inicial- Pérez de Vargas (ps), Dika Mem (3, 1p), Aleíx Gómez (7, 2p), Thiagus Petrus, Makuc (1), Ben Ali, Haniel Langaro (1), Ali Zen y Martí Soler.

(28) CD BIDASOA IRUN (15+13) J.M. Sierra; Iñaki Cavero (5, 4p), Ander Ugarte (5), Eneko Furundarena, Kauldi Odriozola (2), Gorka Nieto (3) y Dariel García (6) –equipo inicial- Xoan Ledo (ps), Asier Iribar (1), Mikel Zabala (1), Julen Urruzola, Julen Mujika (2), Tom Tesoriere, Matheus da Silva (1) y Víctor Rodríguez (2).

ARBITROS: Fernández Molina y Murillo Castro (comité andaluz). Exclusiones de Aleix Gómez, por el Barça; Matheus da Silva, Tesoriere, Víctor Rodríguez y Dariel García, por los guipiuzcoanos

PARCIALES CADA CINCO MINUTOS:

3-1, 7-5, 10-8, 13-9, 15-13, 17-15 (descanso)

20-17, 22-20, 24-22, 25-23, 28-23, 31-28.

Incidencias: Palau Blaugrana, 752 espectadores que animaron a su equipo bastante más de lo esperado, En torno al minuto 47 de partido, «Barça, Barça, Barça» era un clamor, tratando de animar a su equipo al que le costaba mucho superar al rival. (Foto FC Barcelona-handball)