Seleccionar página

Este viernes (12.30) en el Fernando Argüelles de Antequera se inicia la Copa del Rey de balonmano masculino con un partido de cuartos de final entre el segundo y tercer clasificado de la liga Asobal. Bidasoa y Granollers miden fuerzas y se juegan el pase a semifinales a partido único. La expedición irundarra salió el miércoles de viaje, porque aprovechó para visitar la fábrica de la firma que les viste. Conocieron de primera mano cómo se hacen los diseños, los materiales y la confección de las equipaciones. Luego, continuaron hasta Antequera.

Partido a partido, porque no cabe pensar en otra cosa. Jon Azkue es baja segura porque se queda en casa recuperándose de la operación quirúrgica. Rodrigo Salinas viaja aunque su estado de forma no es el ideal para afrontar una competición relámpago como ésta y Kauldi Odriozola, que se llevó un golpe en el último partido con la selección española, es una serie duda y será el técnico quien valore si está en condiciones, o no, de competir.

El entrenador Jacobo Cuétara departió con los informadores antes de subirse al autobús: “Tenemos que ser fieles a nuestro juego, que se vea al Bidasoa Irun en el campo, sabiendo que los primeros partidos de este tipo de campeonatos por concentración no suelen ser partidos vistosos. Tenemos que ser competitivos, jugando mejor o peor. Importa ganar”.

Está claro que una derrota conlleva el viaje de vuelta y conviene no perder de vista que el martes próximo le espera competición europea con la llegada del Gudme a Artaleku. Por tanto, los amarillos están inmersos en un berenjenal de partidos como le sucedió no hace mucho. Si los saca adelante hablaremos de otro milagro. También han viajado los cadetes del club que van a disputar la mini copa de la categoría. será también la despedida de unos cuantos jugadores de ambos equipos que la temporada que viene no defenderán los mismos colores de sus actuales camisetas.