Seleccionar página

La comparecencia del entrenador de la Real Sociedad, Imanol Alguacil, ha confirmado que espera un partido de máxima dificultad en Elche. «Jugamos contra un equipo muy competitivo, cuyos futbolistas muestran todos un gran compromiso defensivo. Cuando pierden, lo suelen hacer por la mínima, lo cual es significativo». Es decir, una imagen parecida a la del equipo txuriurdin. Después de la victoria ante el Espanyol el pasado lunes, la semana ha ido tranquila. Siguen existiendo dudas sobre el estado de Mikel Merino que no ha entrenado con normalidad, pero viendo de donde venimos seguro que forma parte de la lista que el entrenador hará pública después de la última sesión.

Está contento del trabajo semanal: «Hemos trabajado muy bien. No sé qué partido saldrá, pero estoy tranquilo en el sentido de que el equipo ha completado una gran semana. Tengo la suerte de que todos los futbolistas quieren jugar y ayudar. A mí solo me queda acertar con la alineación y dotarles de las herramientas necesarias para sumar los tres puntos». Todos los partidos ahora son como finales porque no queda demasiado tiempo para recuperar el terreno que se pierde en las últimas jornadas. Cada equipo se aferra a sus objetivos. El Elche, desde el cambio de técnico, ha cambiado su rendimiento: «Tienen extremos y laterales muy verticales que son como puñales. Y también cuentan con una doble punta de gran calidad»