Seleccionar página

Cuando se instalaron la zozobra y la pandemia las cosas pintaban mala para muchos pelotaris. Entre ellos, Unai Laso, vigente campeón del manomanista. Los ERTES, las huelgas, los conflictos salpicaban a las partes. El delantero de Viscarret-Guerendiain se fue a casa. No perdió el norte, siguiendo entrenando y jugando partidos con aficionados.

Aquel pulso entre empresa y pelotaris no era una buena noticia. Hoy, sin embargo, las cosas son diferentes. Unai Laso se proclamaba campeón individual tras derrotar (22-7) a Joseba Ezkurdia. En las actuales circunstancia la empresa Baiko negocia la ampliación del contrato hasta el 31 de diciembre de 2027. Apuesta clara por su pelotari adalid. Por supuesto, el jugador no hace ascos a la propuesta y firma la vinculación. Nadie le regala nada porque se lo ha ganado a pulso. Es uno de los pelotaris más atractivos para la afición y un cheque al portador para la empresa.