Seleccionar página

La quinta etapa del Tour de Francia, con tramos de pavés y salientes adoquines, causó estragos en más de un corredor. El principal favorito para ganar la prueba, Tadej Pogacar, atacó en un momento decisivo, en medio de la confusión y cierto punto e desconcierto.

Se llevó con él a Stuyven, siguiendo a un grupo de escapados que eran la cabeza de carrerea. Por detrás, el acabose. Se forman grupos, de elegidos. En el primero viaja el líder. En el segundo, Primoz Roglic. Los cinco escapados se arreglan y defienden la ventaja. En ese grupo viaja Simon Clarke, ganador de la etapa. También, Magnus Cort Nielsen que se ha escapado todos los días, pero que no aguantó el tirón hasta el final. Con ellos, Van der Hoon, Boasson Hagen, y Powless. Por ese orden cruzan la meta de Walles-Arenberg. Stuyven y Pogacar van detrás a 51″.

El primero de los dos grandes grupos cede 13″ respecto del principal favorito. El maillot amarillo viaja junto a los Enric Mas, Nairo Quintana, Vingegaard, Geraint Thomas, Uran, Gaudu, Adam Yates…¡Dónde estaba Roglic?. En el siguiente grupo, el que cruzaba la meta a más de dos minutos de Pogacar. Marc Soler, los hermanos Izagrre, Imanol Erviti, Mollema, Froome…formaban parte de la composición.

Como consecuencia del batacazo, la general cambia en los puestos principales. Van Aert sigue al frente, pero le secundan dos de los fugados del día: Powless (a 13″) y Boasson Hagen (a 14″). Tadej Pogacar (a 19″) aparece en cuarta posición por delante de Lampaert, Pedersen, Vingegaard,, Adam Yates, Pidcock y Geraint Thomas.

(Foto: Le Tour de France)