Un indignado Real Unión recibe al Sanse

Este sábado en Gal (19.00) el Real Unión recibe al Sanse en un derbi con sordina. Los unionistas están indignados con el comportamiento de la RFEF (juez único de competición),al negarse a retrasar un día la disputa de dicho partido, argumentando que no se dan razones de causa mayor.

En Kostorbe están indignados porque hace muy pocos días, la RFEF le pidió al Real Unión que accediera a un cambio horario con el partido de Murcia. La causa mayor que se esgrimía era la coincidencia con el Real Madrid-Barcelona. ¡Ver para creer!

Los unionistas sólo pedían tiempo para tratar de recuperarse de las palizas que han supuesto en cuatro días un doble viaje a Murcia y a O’ Carballiño, más de 3.000 kilómetros de autobús. La resolución, negativa a la petición unionista, llegó al club este viernes, la víspera del partido, pese a que se han pasado la semana pidiendo una respuesta.

Más allá de las razones que se esgrimen, no existe la menor cintura por parte de los responsables que se encargan de los avatares de la competición. Luego, se quejan de que los clubes se agrupen en asociaciones para defender sus derechos, ante la nula flexibilidad del ente federativo.

«Ésta es una comunicación pública cuyo único fin es proteger al Real Unión y a sus profesionales, pero también para que los clubes pertenecientes a categorías no profesionales nos hagamos respetar y que las competiciones en las que participamos sean cada vez mejores en todos los sentidos» Éste es el final del escrito que ha publicado el Real Unión en redes sociales, firmado por su presidente. Igor Emery, para general conocimiento. Merece la pena leerlo en su integridad.

EL PARTIDO

En lo que se refiere al encuentro, no hay color. Los unionistas llegaron al último entrenamiento con once bajas por lesión y dos sancionados que no podrán jugar el encuentro ante el Sanse.

El entrenador Aitor Zulaika pidió el apoyo del público «porque nos va a hacer mucha falta». Elogió el trabajo del técnico visitante, Sergio Francisco, y sus ayudantes, del mismo modo que confiaba poder contar con once jugadores para afrontar el complicado encuentro ante el filial realista. «Espero no tener que jugar yo» aseguraba el entrenador de Azpeitia.

No hay lista de convocados y hasta última hora no será posible saber con cuántos jugadores y quiénes cuenta el cuadro de Gal que este jueves acudió a la talasoterapia para recuperarse en una sesión de hidromasaje.