Cabalgada indomable de Taco Van der Hoorn

Ni me sonaba el nombre de este ciclista. Es la primera vez que disputa el Giro de Italia y el apellido perdurará en los anales de la prueba por los siglos de los siglos. Añadamos la heroicidad que supone formar parte de una escapada de 180 kms. Primero con la compañía de otros corredores, luego en solitario camino de la meta de Canale, fin de la tercera etapa de la prueba. El tiempo empleado en cubrir la distancia fue de 4.21.29

El tramo final, los últimos kilómetros fueron de agonía. Dos imágenes separadas por segundos, cada vez menos. Un llanero solitario por delante y un pelotón desaforado, por detrás. Le sobraron cuatro segundos para culminar la gesta, tiempo suficiente para llevarse las manos a la cara como si fuera una mezcla de milagro, fortuna, ilusión y sueño. Cruzada la pancarta, todos sus compañeros le abrazaron porque para el modesto equipo del Intermarché-Wanty-Gobert , supone una barbaridad.

Creyó en él y en sus piernas, este holandés de 27 años, al que no alcanzaron «los buitres» de cada día. Error de cálculo de Cimolai, Sagan, Viviani, Bevin, Vermeersch, Gaviria, Bettiol, Oldani y Jacopo Mosca que completaron los diez primeros puestos de la etapa.

 

You may also like

0 comments

Leave a Reply