Una de las pocas cuestiones que quedaban por resolver en la última etapa del Tour de Francia se relacionaba con el récord de triunfos en la prueba. Llegaban igualados Cavendish y Eddy Merckx. Un triunfo del corredor del Deceuninck rompía esa equidad. El británico tenía la meta de los Campos Elíseos entre ceja y ceja. Fue a por ella, pero Van Aert fue más fuerte o se colocó mejor.

Victoria de prestigio del ciclista del Jumbo Visma que se va de esta edición con tres triunfos de etapa, dos de ellos en las dos jornadas finales, la crono y París. Por tanto, las cosas se quedan como estaban. El tiempo del vencedor 2.39.37 sirvió a la mayoría. Entre ellos a Alex Aranburu, octavo en una ciudad tan prestigiosa. Era el primer Tour del corredor de Ezkio que ha peleado con los mejores cada vez que se animó en las llegadas.

Después de Van Aert, integraron el Top-10 de los Campos Elíseos: Philipsen, Mezgec, Greipel, Van Poppel, Matthews, el citado Aranburu, Barthe y Walscheid.

Más allá de estos detalles, el nombre propio de esta edición de la Grande Boucle ha sido el de Tadej Pogacar quien, además de llevarse la general, sube al podio como ganador de la montaña y de clasificación de jóvenes. Es la segunda victoria consecutiva del corredor de Eslovenia en esta carrera. Bahrein es la mejor escuadra entre los equipos y Cavendish se va contento con el maillot verde de los puntos. Bonnamour sube al podio como ganador de la «supercombatividad».