El Bidasoa podrá presumir de contar con un jugador en los JJ.OO. de Tokio 2020, al confirmar la renovación del contrato del pivote irundarra. Julen Aginagalde (Irún, 1982) seguirá con el «13» a la espalda, esa parte del cuerpo que tantos quebraderos de cabeza le ha causado a lo largo de la temporada.

Felizmente recuperado, recibió la llamada del seleccionador Jordi Ribera para la cita olímpica. Si todo va en orden, serán sus segundos Juegos que, normalmente, significarán su despedida como jugador del equipo estatal de balonmano masculino, con el que ha disputado hasta el momento 200 partidos.

Ahora, se confirma su renovación con el equipo «de su vida». Prolonga por una temporada y será parte importante en el juego del equipo. No tendrá a su lado a Iker Serrano, el viejo capitán que se ha ido a Benidorm, pero llega sangre irundarra desde el At. Valladolid en la persona de Ander Ugarte para completar la posición de pivote.

Será el segundo ejercicio con el equipo amarillo desde su regreso, La pasada temporada disputó un total de 40 partidos en los que anotó 100 goles. Aspira a marcar unos cuantos más. Quiere llegar a 500 con la selección española (está a cinco) y por supuesto seguir sumando en la formación con la que acaba de renovar.

En declaraciones a la web del Bidasoa reconoce que sigue una temporada más porque «Tenía ganas de seguir jugando. He disfrutado mucho con el equipo y con los éxitos que hemos obtenido, pero la esperanza de que haya público el año que viene es lo que anima a seguir. Esa es la ilusión de todos, tanto de la afición como de los jugadores. Hemos echado mucho de menos este año a la afición, queremos disfrutar con ellos y estamos deseando jugar con normalidad, con Artaleku lleno

Aunque a Julen le gusta más mirar hacia adelante que al pasado, por muy reciente que sea, valora lo que el equipo realizó los últimos meses: «Difícil, pero lo hemos sacado adelante aunque nos han apretado. Nos quedan un poco las espinas de las copas, tanto la Copa del Rey como la Copa Sacyr ASOBAL. Ahí está nuestro margen de mejora”. Sabe de sobra que el próximo ejercicio: «Será una temporada
complicada, pero ilusionante también, porque a todos nos gusta jugar ese ritmo de partidos de Liga, Europa… Creo que podremos disfrutar de buenos partidos”.

Ahora está en Tokio, a la espera del primer rival Egipto con el que abrirán la participación olímpica. No quiere hablar de objetivos, sino de vivencias, valorando al grupo por encima de las individualidades. Todos a una, como un samurai invencible. Por lo menos, ya cuentan con el uniforme.



2012.
La “esperanza de disfrutar junto a la afición”
El pivote irundarra ha reconocido que “tal y como ha ido la temporada,