Seleccionar página

Rein Taaramäe es uno de esos ciclistas curtidos en mil batallas. A sus 34 años es el nuevo líder de la Vuelta a España después de conseguir, en solitario, el triunfo en la tercera etapa de esta ronda que los equipos señalaron en rojo cuando conocieron el recorrido. Una larga subida al Picón Blanco (Espinosa de los Monteros) podía determinar cosas. Por delante, una fuga que aprovechó los muchos kilómetros en llano antes de que llegase la hora de la verdad. Enorme esfuerzo el de los ocho corredores que la integraron: Julen Amézqueta (Caja Rural-Seguros RGA), Antonio Jesús Soto (Euskaltel-Euskadi), Tobias Bayer (Alpecin-Fenix), Lilian Calmejane (Ag2r-Citroën Team), Jetse Bol (Burgos-BH) Joe Dombrowski (UAE Team Emirates), Kenny Elissonde (Trek-Segafredo) y Rein Taaramäe (Intermarché-Wanty). Después de varias escaramuzas de Calmejane, fueron estos tries últimos corredores los que permanecieron en solitario al frente de la etapa.

Un ataque del corredor estonio le dejó al mando de las operaciones. Emocionado, cruzó la meta, tras una subida con el viento en contra que aprovechó el pelotón para recortar los ocho minutos que llegaron a disponer de ventaja, para dejarlo en poco más un minuto. Pese a ello, la diferencia le otorga el maillot rojo de líder de la prueba en detrimento de Primoz Roiglic que cae a la tercera plaza. El tiempo empleado por el ganador fue de 5.16.57. Dombrowski fue segundo (a 21″) y Elissonde, tercero (a 36″). Calmejane concluyó cuarto y fue Enric Mas arañó tres segundos al primer pelotón (a 1’48»).

En esa unidad viajaban muchos favoritos: Miguel Ángel «Supermán» López, Roglic, Adam Yates, Mikel Landa, Ciccone, Egan Bernal, Fabio Aru, Mark Padun, David de la Cruz, Alejandro Valverde. Mikel Bizkarra, jaleado por los centenares de aficionados que se dieron cita en las cunetas, cedió 2’12» y ocupó el 20º puesto. Quien no pasó un buen día fue el campeón olímpico Richard Carapaz que entró en un grupo a 2’48» del ganador perdiendo un minuto respecto de sus directos rivales.

El pelotón abandona la provincia de Burgos y afronta la cuarta etapa entre Burgo de Osma y Molina de Aragón (163 kms), de perfil llano y oportunidad para otra escapada o sprint masivo.

(Foto: La Vuelta.com)