Seleccionar página

El corredor polaco se exhibió en solitario durante 70 kms. antes de llegar a la meta de El Barraco en donde quiso compartir emociones por el recuerdo de su padre fallecido. Por detrás quedaban momentos formidables en los que demostró el corredor que siempre competía con los mejores, aunque la edad no perdona y las victorias cuestan. No ganaba desde 2017. «Hoy lo he intentado desde la salida hasta el final. Quería ganar la etapa por mi padre y mis dos hijos»

Existían, por tanto, razones suficientes como para mostrar felicidad en la llegada después de una etapa larga, con varios puertos de montaña y mucho calor. Steven Kruijswijk fue el único que trató de cambiar el final de la jornada, pero no pudo con el ganador y cedió 1’27».

El tercero en pasar bajo la pancarta fue Hamilton (a 2’19). El grupo de notables se respetó mucho. No hubo ataques salvo uno, al final, de Adam Yates para arañar unos segunditos, a esta hora, intrascendentes. El líder le ha cogido gusto al maillot rojo y fue sexto, cediendo con Majka 2’57».

Con él, el famoseo de los Ciccone, Miguel Ángel López, Roglic, Mader, Enric Mas, Vlasov, Haig, David de la Cruz…Luego, grupos en los que se encontraban los hermano Izagirre, Mikel Landa, Mikel Nieve, El grupo, antes de la jornada de descanso, decidió desgastarse lo menos posible, pensando en la semana que les espera. La última, antes de la llegada a Compostela, ciudad en la que este año concluye la Vuelta.