Seleccionar página

Cuando todavía no ha terminado la temporada que da sus últimos coletazos, el Tour de Francia ha presentado la edición de 2022. Frente a lugares clásicos que no pueden faltar y que relacionan con Alpes y Pirineos, la organización plantea algunas novedades. Por ejemplo, la salida que está prevista el 1 de julio de 2022 en Copenhague (Dinamarca). Es la edición 109ª de la ronda gala y los ciclistas disputarán 21 etapas que circularán por carreteras de Bélgica y Suiza, además de las francesas. Sumando todo, está previsto un recorrido de 3.200 kms. hasta llegar al Arco del triunfo el 24 de julio.

La prueba se moverá de norte a sur, para volver en la última jornada realizar un traslado al entorno de París en donde concluirá la carrera, como siempre en los Campos Elíseos.

No es fácil adivinar qué corredores son los más idóneos para esta edición, porque sentirán los adoquines (20 kms.) de la Paris-Roubaix, porque la organización hace un guiño a esa prueba. Se prevén abanicos en las etapas de Calais y Dunquerque, y es posible que en las danesas en donde el viento puede jugar su papel.

Los llegadores disponen en principio de seis etapas para atacar el sprint. Los todo terreno cuentan con otra media docena e jornadas de media montaña, quebradas, y los especialistas en afrontar grandes puertos disponen de siete, cinco de ellas con final en alto. Las dos etapas que faltan hasta completar las 21 corresponden a sendas contrarreloj individual, siendo una de ellas en la primera jornada (13 kms.) mientras que la segunda se anuncia como penúltima etapa y con 40 kms. de trazado con llegada a Rocamadour..

Por citar algunos momentos de máximo interés, la afición estará atenta a la llegada de la quinta etapa, con final en Arenberg. Dos días después la pancarta de meta se sitúa en la Planche des Belles Filles, primera llegada en alto. El atractivo en los Alpes está en el mítico Alpe d’Huez que vuelve al recorrido. No faltarán ni el Telegraph, ni el Galibier, ni la Croix de Fer, ni el Col de Granon, otro final de etapa después de más de treinta años.

Parecido sucede en los Pirineos, días 20 y 21 de julio, con sendas llegadas en alto: Peyragudes y Hautacam. En el recorrido de ambas jornadas, el pelotón subirá el Aspin, Horquet Anzizan, Val Louron, Aubisque, y Spandelles.