Seleccionar página

Andoni Gaskue (Larraintzar, 1999) ya es pelotari profesional de oficio. Debutó en el frontón Toki Alai de su pueblo natal en el estelar de un programa en el que Iker Irribarria fue el padrino, el delantero que le ayudó a ganar y hacer de esa jornada un día inolvidable. Las cosas no empezaron bien para la pareja azul, quizás por los propios nervios del debutante y porque en frente competía una pareja con más oficio, Elezkano-Tolosa. Los coloraos llevaban una ventaja muy sustancia (11-2)l, pero poco a poco las cosas cambiaron hasta hacerlo de forma definitiva (19-22). En el encuentro que abrió festival, triunfo muy claro de Elordi-Erostarbe sobre Darío -Ladis Galarza (12-22).

La empresa Aspe incorpora con este debut a un zaguero con una derecha formidable y una izquierda que deberá potenciar. Llega, después de haber superado una grave lesión del talón de Aquiles que le obligó a pasar por el quirófano, el pasado marzo. Siete meses de baja, horas y horas de trabajo para recuperarse física y mentalmente. «Se me cayó el mundo encima. No te lo puedes creer. Tienes que cambiar tu forma de pensar: te das cuenta de que lamentarse no sirve para nada, que hay que afrontar la rehabilitación con ganas e ilusión. A eso me puse» declaraba en una entrevista al grupo Noticias. Se proclamó campeón del mundo Sub-23

Su siguiente partido tendrá lugar en Bilbao, el día de la final del cuatro y medio. Ese día la atención estará puesta en los aspirantes al título Jokin Altuna y Unai Laso. Gaskue disputará el tercer encuentro cubriendo la espalda de Zabala frente a Larrazabal y Uriondo.