Seleccionar página

Jokin Altuna y Julen Martija suman su segundo punto en las semifinales del Campeonato de Mano Parejas. Lo hacen después de ganar por la mínima a sus compañeros de empresa Iker Irribarria y Beñat Rezusta (22-21) en un partido de tremendo desgaste durante una hora y medio de juego en la que se dieron casi 800 pelotazos a buen. ¡Una barbaridad!.

Los aficionados que llenaron el Labrir disfrutaron de lo lindo y tardarán tiempo en encontrarse un partido semejante. No hubo treguas, ni siquiera para los corredores que cantaba momios en todas las direcciones. Cuando un partido llega al 20-20 se desatan todas las tormentas. Eso fue lo que paso, porque desde el empate inicial (1-1) y las primeras ventajas coloradas no se daba un empate en el marcador. Irrribarria y Rezusta se acercaban a un tanto, pero la respuesta de sus rivales era inminente. Ambos le dieron fuerza a la pelota para dejar a Martija sin resuello, pero éste aguanto contando además con la ayuda de su compañero que entró muchas veces en juego, pese a que trataron de evitarlo.

El desenlace final (necesitaban dos tantos para ganar) supuso un tanto de los colorados con un pizca de fortuna. Irribarria trató de apartarse para no chocar con Altuna, pero la pelota dio en el delantero de Arama y subió al marcador. Una volea al ancho del mismo jugador empató el partido. Pese a disponer del saque, Altuna mandó un pelotazo al que, de sotamano, Rezusta no pudo darle la respuesta que deseaba. Pudo ganar cualquiera. Lo que es cierto es que los cuatro pelotaris deberán recuperarse bien, porque la paliza fue colosal. Si este domingo en el partido del Astelena, Elezkano-Zabaleta se imponen a Laso-Imaz, la victoria del Labrit valdrá una final.

Así se movió el marcador: 0-1, 1-1, 6-1, 6-4, 9-4, 9-8, 11-8, 11-9, 11-10, 12-10, 12-11, 14-11, 14-12, 17-12, 17-13, 18-13, 18-17, 20-17, 20-20, 21-20, 21-21, 22-21.

En el partido que abrió festival, Jaka-Aranguren 22-9 Urrutikoetxea-Salaverri II