Seleccionar página

Una nueva edición de la Volta a Catalunya ha puesto en marcha al pelotón profesional de corredores. Al trazado de la primera etapa se unieron el viento y la lluvia lo que aún complicó más las cosas, sobre todo en el entorno del Alt de Romanyá. El peligroso descenso por el estado de la calzada no animó a los ciclistas a intentar aventuras relativamente cerca de la meta

. Un grupo numeroso se la jugó al sprint y fue Michael Matthews (3.47.11) quien enseñó tubular a Sonny Collbrelli y a Quentin Pacher.. Pese a que se protagonizaron algunas escapadas en el tramo inicial de la jornada, con salida y llegada a Sant Feliú de Guixols, nada llegó a buen término. La peor noticia llegó al cruzar la meta el italiano Colbrelli (Bahrein). Sufrió un desvanecimiento que recomendó su traslado a un hospital de Girona, después de recibir ayuda cardiorespiratoria. El parte médicos señala que: “Colbrelli ha sufrido un episodio de pérdida de conocimiento con convulsiones y posterior paro cardiorrespiratorio. Ha sido atendido inmediatamente por los médicos mediante reanimación cardiopulmonar y desfibrilador, revirtiéndose el paro”