Seleccionar página

Prácticamente, el maillot amarillo, Van Aert, atacó de salida. Se llevó con él a Jakob. Fuglsang y Quinn Simmons (Trek-Segafredo). Nadie entendía nada porque era una especie de lo locura de la que se apartó el ciclista del Israel-PremierTech. Van Aertt por la propia inercia de su pedalada se quedó solo en cabeza. Creyó que podía ganar la etapa y se fue de cabeza hacia la meta de Longwy. Allí se llegó con mucho adelanto, pese a disputarse la etapa más larga de este Tour.

A 11 kms de la meta, el belga fue neutralizado y a partir de ahí podía pasar de todo. Primero atacó Alexis Vuillermoz, pero no le dejaron mucho tiempo para la alegría. Pogacar iba a por él. Ya dentro del ultimo kilómetro atacó Primoz Roglic pero le pasaron. Su compatriota, Tadej Pogacar, se llevaba el sprint y la bonificación, por delante de Matthews, Gaudu, Pidcock, Nairo Quintana, Dylan Teuns, Vingegard, Daniel Felipe Martínez, el citado Roglic, Romain Bardel y Enric Mas, en undécimo lugar.

El corredor del UAE es el nuevo amarillo, con una exigua renta de cuatro segundos sobre Nelson Powless ( a 4″). Vingegaard es tercero (a 31″). Este viernes se anuncia la primera etapa de alta montaña con llegada a la Super Planche del Belles Filles. Se anuncia trajín

(Foto: Tour de Francia)