Seleccionar página

La escapada del día volvió a tener premio en el Tour de Francia. El pelotón consintió la fuga de dos decenas de corredores de los que solo tres llegaron al final en condiciones de ganar la 14ª etapa. Lo hizo Michael Mathews, dejando en la puerta de la tienda de golosinas a Bettiol y Pinot que no pudieron resistir el espíritu combativo del ciclista que logra su cuarto triunfo en la particular historia de la ronda gala y le concede a su equipo, Team BikeExchange, el aire que necesitaba.

Poco a poco fueron llegando los corredores que formaban parte de la escaramuza, aunque dejándose segundos respecto del ganador. Marc Soler, Konrad, Fuglsang, Grosschartner, Kamna, Geschke, Mentjes, Rigoberto Urán o Luis León Sánchez seguro que soñaron con l triunfo en algún momento del caluroso día en la zona del Macizo Central.

El pelotón de solistas aspirantes llegó a más de doce minutos. En la subida final al aeródromo de Mente, Pogacar apretó las clavijas al líder Vingegaard, pero el danés respondió sin titubeos y mantiene el amarillo a su espalda. Antes de la jornada de descanso del lunes, el pelotón llegará a Carcassonne en donde lo más previsible es la disputa de un sprint.