Ezkurdia-Zabaleta, por encima del bien y del mal (11-22)

Los aficionaos que acudieron a la final del Ogeta esperaban otra cosa, sobre todo más igualdad, más pelea en la conquista de los tantos, pero debieron rendirse a la evidencia de una pareja superior. Ezkurdia y Zabaleta dejaron sin opciones a Laso e Imaz. En la dupla del campeón hubo poco tiempo para el respiro y la gollería. El partido que abría festival animaba el cotarro hasta la última pegada. En un partido a «18» En el primer partido, Elordi-Tolosa superaban a Alberdi-Aranguren (17-18). Luego llegaba la madre de todas las especulaciones, apuestas, favoritismos, la final del torneo de la Virgen Blanca.

Desde hace muchos años siempre he creído que si José Javier Zabaleta está de dulce, poco hay que discutir. El pelotari de Echarren se ha pegado una feria de puerta grande. Por eso, no es de sorprender que le eligieran como el mejor pelotari. Devolvió todo lo que le llegaba y mortificó a su rival de zaga.

Como quiera que Ezkurdia no pensaba diferente, a Ander Imaz le llegaban bombazos a diestro y siniestro. Aunque Unai laso trató de quitarle trabajo, los ganadores del torneo trataron de impedir que el campeón manomanista disfrutara, gozara en la zona de conflicto. El de Viscarret-Guerendiáin no se encontró a gusto y aunque dejó pinceladas de su arte, para el partido por el título hacía falta brocha gorda.

Poco más de 500 pelotazos (507) fueron suficientes para ganar una final que duró 57′. La elocuente marcha del tanteo no deja lugar a dudas del son que llevaba la contienda. Del 1-0 favorable a los perdedores, se pasó a diez tantos consecutivos de los ganadores (1-10). Pese a que los aficionados esperaban la reacción, el ritmo siguió la misma marcha, erre que erre hasta el final: 3-11, 3-16, 6-16, 6-17, 8-17, 8-20, 11-20 y 11-22. (Foto: Grupo Noticias)