Marc Soler no se olvidará nunca de la etapa Irun-Bilbao

Cuajó la escapada, que tardó mucho en hacerse, entre Irún y Bilbao. La Vuelta a España circulaba por territorios conocidos para muchos de los corredores. Entre ellos, Marc Soler que durante muchas temporadas defendió los colores del Movistar antes de elegir los aires de la UAE. El pelotón salió del paseo de Colón irundarra y sintió cerca el apoyo de muchísimos aficionados.

Buscaban al líder Roglic, pero encontraron a otros protagonistas. El Jumbo Visma no quiso desgastar balas en la defensa del liderato y miró de lejos la fuga del día. En ella estaban, el propio Marc Soler, «el farmaceútico» Roger Adriá, Victor Langellotti (Burgos-BH), Rudy Molard y Jake Stewart (Groupama-FDJ), Mühlberger (Movistar Team), Nikias Arndt (Team DSM) e Ibai Azurmendi (Euskaltel) hasta completar una nómina de 17 corredores.

En el camino se fueron perdiendo algunas unidades y el asunto se redujo a la hora de afrontar los últimos retos montañosos, el más complicado (Alto del Vivero) muy cerca de la meta. Aquí atacó el ciclista de Vilanova i la Geltrú, aquí le siguieron unos pocos. Fue una contrarreloj en toda regla, pero sintiendo el calor de quienes le perseguían. Todo muy emocionante pero redondo para los intereses del corredor del UAE. Al final, el triunfo llegó con cuatro segundos de ventaja sobre diez corredores. Un pequeño pelotón encabezado por Impey en el que estaba también Roger Adrián (Kern Pharma) y Rudy Molard, nuevo maillot rojo de la Vuelta.

El «otro» pelotón llegó a 5’09» lo que significa que Primoz Roglic deja de liderar la prueba y se sitúa a 4’09» del ciclista del Groupama. El segundo es ahora Wright (Bahrain, a 2″, ocupando Niklas Arndt (DSM) la tercera posición (a 1’09». Los corredores afrontan este jueves la sexta etapa desde Bilbao hasta la ascensión del Pico Jano, (181 kms) en una jornada con perfil montañoso y que seguro desencadenará batalla. (Foto: Artaleku Photo)